Inicio > Firmas > Romanzas y donaires > Grease es fascista
Grease es fascista

Perdonen que la anécdota cultural con la que se abre cada jueves esta sección esté dedicada hoy a eso que los horteras llaman «cultura de masas», esto es, dedicada al cine; y en concreto a esa aura que transmite todo lo que rodea a Grease, el mítico musical dirigido por Randal Kleiser y protagonizada por John Travolta y la recientemente fallecida Olivia Newton-John. A uno le basta con cerrar los ojos para visualizar a esos jóvenes ungidos por la belleza espontánea de la juventud, el pelo engominado, bien amasado con los codos arriba, las miradas que nunca miran fijamente, como quien mira un mundo recién estrenado, reluciente como todo a esa edad. Y luego están los bailes ingenuos e inocentes teñidos de una hortera pretensión macarra, la trama que no por pisar varios lugares comunes deja de atraer al hombre común, los escenarios acogedores. Grease apela a la juventud, la verdadera patria del hombre más allá de Rilke, de ahí nuestro amor por ella.

"Sólo alguien con la mente lo suficientemente perturbada por la política puede no darse cuenta de que Grease es lo que es: un mero producto de entretenimiento para que las masas se olviden, entre otros, de ellos"

Sin embargo, estos días, al calor del fallecimiento de Newton-John, surgen voces que critican la película por su «escaso compromiso social». Se dice de ella que no dio espacio a negros, que no dio testimonio de las tensiones raciales que asolaban los institutos de la época. Puestos a politizarlo todo, intención de la que tantos viven en este país, se habla incluso de que la película buscaba anestesiar no sé qué mentalidad revolucionaria bajo los efectos del narcótico hollywoodiense. Como si pequeños Ches Guevaras en potencia del Nueva York de los setenta dejasen atrás aquello de preferir vivir de pie para vivir de rodillas frente a la tiranía de la Paramount. Como si una generación de Luther Kings se perdieran en el camino atusándose con el peine los flequillos. Sólo alguien con la mente lo suficientemente perturbada por la política puede no darse cuenta de que Grease es lo que es: un mero producto de entretenimiento para que las masas se olviden, entre otros, de ellos.

Siento referirme a este filme de una manera tan superficial, pero es que no hay nada profundo en una historia que estaba destinada al cajón de los VHS a cien pesetas y a las sobremesas de Antena 3, pero que por esa extraña conjunción de astros con las que a veces nos sorprende la cultura derivó en un fenómeno social. Es simplemente eso: una fachada brillante que nos recuerda que nosotros alguna vez brillamos.

4.6/5 (103 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
7 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Ricarrob
Ricarrob
1 mes hace

De nuevo, excelente su artículo, sr. Mayoral. Y me ha dejado usted estupefacto con las opiniones que se están vertiendo sibre Grease. Cómo es posible que el fanatismo de izquierdas llegue a estos extremos. Ya estábamos observando que se está llamando fascista a todo lo que se mueve, respira o piensa. Todo aquello que no comulga con sus presupuestos, con sus prejuicios, con su cuadriculación mental, es fascista. ¡Qué peligro! Todo lo que es susceptible de poderse ver, oir o tocar tiene que ser polítizado. TODO es fascista o machista es este triste mundo bipolar. Vamos a llegar a oir que las ballenas son fascistas o que los pinguinos son machistas y no va a haber animal o vegetal (quizás la escepción sean las rosas y claveles rojos) e incluso mineral que no sea fascista. Y puede que llamen fascista a «El quijote» de Cervantes o fascistas a los versos de Becquer o a los de Fray Luis de León (si los leyeran) o, por supesto a Picasso. Llamarles «perturbados» es una forma muy suave de describir a estos especímenes.

Bixen
Bixen
1 mes hace

hortera
m. Dependiente de comercio, especialmente a finales del siglo XX.
Grease, Vaselina y Brillantina… aunque también Gomina. ¡Qué buena peli!

Vicente
Vicente
1 mes hace

No puedo estar más de acuerdo.

Josey Wales
Josey Wales
1 mes hace

Grease es fascista? Pues que viva el fascismo.

Alicia Acevedo
Alicia Acevedo
1 mes hace

No puede calificarse de fascista a un producto que busca entretener y su propósito tampoco era dormir a las masas, puedes elegir no verla y ya; la música, la coreografía por algo sigue estando dentro del gusto de muchos es para pasar un rato, totalmente de acuerdo con la frase sobre la belleza ungida por la juventud, I : ) vaselina.

Francisco
Francisco
1 mes hace

Nada hay más social que el fascismo, que es, además, de izquierda.

Javier
Javier
1 mes hace

Yo no he visto la película. Ni tengo intención porque no me atrae. Pero creo que también soy fascista, ya que me dan nauseas todas las mentiras políticamente correctas, el fanatismo de izquierdas (y también el de derechas) y los postureos. El Mundo va para atrás.