Inicio > Series y películas > «Gretel & Hansel», la excelente película de terror de Amazon

«Gretel & Hansel», la excelente película de terror de Amazon

«Gretel & Hansel», la excelente película de terror de Amazon

La covid-19 no ha hecho más que acelerar un proceso ya en marcha: el desalojo de las salas de cine de la extensa gama de películas medias de los más diversos géneros que, pese a sus cada vez peores resultados comerciales, en el peor de los casos complementaban la oferta cinematográfica con nuevas propuestas. Oh, sí, los cines volverán, qué duda cabe, pero la fractura entre los blockbusters capaces de tranquilizar a la junta de accionistas de un estudio y la mínima película indie para un nicho más bien urbano que busca, ante todo, un elemento diferenciador de la multisala, será más radical que nunca. ¿En qué posición deja eso a películas como Gretel & Hansel, estrenada directamente en Amazon y otras plataformas digitales tras cancelarse su estreno en salas por el coronavirus? Bueno, en realidad ya se lo hemos dicho, y el asunto no parece demasiado alentador.

En cuanto a la película de terror dirigida por Oz Perkins, hijo del actor Anthony Perkins, ésta podría etiquetarse como otra muestra más de ese elevated horror que cultivan realizadores como Robert Eggers (La bruja, El faro), Ari Aster (Hereditary, Midsommar) o David Robert Mitchell (It Follows, Lo que esconde Silver Lake). Con un añadido particular: es cierto es que Gretel & Hansel trata en todo momento de diferenciarse del común denominador del cine de terror en su acepción más comercial, con una puesta en escena elegante y un cuidado diseño de sonido alejado del susto fácil (aunque no siempre, y lo aplaudimos). Pero al final, todo es cuestión de etiquetas, y la película de Perkins consigue situarse por encima de otras apuestas más pretenciosas de ese estilo gracias, precisamente, a la previsibilidad que aporta el relato tradicional codificado por los hermanos Grimm, un ancla demasiado fuerte que evita que Perkins, a diferencia de otros como Aster, haga su autopsia al género sin tampoco aportar más que una maniobra de estilo.

"Perkins logra una atmósfera abrumadoramente bella, amenazante y de una sexualidad soterrada pero evidente, diabólica"

Perkins, en efecto, vuelve a contar un cuento clásico, y aunque su modo de abordar el invento es eminentemente visual y sonoro, y el (evidente) giro contemporáneo está ahí, no intenta vestir la mona de seda salvo en lo referido a los valores de producción. Y es en esa honestidad no exenta de juego donde Gretel & Hansel funciona a las mil maravillas, como un puro juguete estético diseñado para el placer del (sádico) espectador. Pese a un excesivo uso de la voz en off que podría justificarse (o no: la explicación final es un tanto vergonzante) en la tradición oral en la que se apoyan los cuentos de hadas, y de unos diálogos crípticos y más bien pretenciosos, Perkins logra una atmósfera abrumadoramente bella, amenazante y de una sexualidad soterrada pero evidente, diabólica. Al final, Gretel & Hansel es un film capaz de navegar al margen de etiquetas que traten de destacar su “nobleza” y originalidad.

"Gretel & Hansel (que no Hansel & Gretel) funciona como paisaje mental de un alucinado relato de autoexploración personal femenina"

Se trata, en todo caso, de una herramienta legítima para aproximar su película al clásico británico En compañía de lobos, la memorable reinterpretación de Neil Jordan del cuento de Caperucita y la licantropía. Con esta referencia en mente, Gretel & Hansel podría funcionar como una película de terror de casa encantada, entendida ésta tanto como una entidad física (memorable ese diseño de producción entre industrial y primordial, telúrico) o como una encrucijada psicológica eminentemente femenina, terrestre. Gea, o la Tierra, era la Diosa griega de la feminidad, y el bosque de Gretel & Hansel (que no Hansel & Gretel) funciona como paisaje mental de un alucinado relato de autoexploración personal femenina materializado, a su vez, en ese desdoblamiento especular entre la niña y la bruja. Aunque, en honor a la verdad y en beneficio de la película, también supone una suerte de reinicio masculino, una página en blanco para ambos sexos que aborda el relato iniciático o coming of age de los dos hermanos arrojados, los dos por igual, a un mundo terrible de amenazas y culpa.

“Nadie te da nada sin quitarte algo” es la frase más repetida de la película (aunque también algo así como “no existen los regalos”). Los dos protagonistas de la función son los hermanos Hansel y Gretel, interpretados por la hipnótica Sophia Lillis, el descubrimiento de It y de la celebrada serie de Netflix Esta mierda me supera, y Samuel Leakey, y ambos dan la talla perfectamente. Alice Krige, la bruja, evidentemente también. Lillis y la cámara de Perkins crean un bosque abrumador, como abrumadora es la responsabilidad de una niña que se debate entre su propio deseo y los designios de un mundo enfermo que ya ha decidido por ella. Gretel se confunde con la niña de su cuento favorito y al final se encuentra con su propio subconsciente en una película hipnótica y altamente recomendable.

4.7/5 (3 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)