Inicio > Libros > Narrativa > Guerra y paz en Japón
Guerra y paz en Japón

Toda novela histórica muestra las peripecias de personajes ficticios —o reales, convertidos en ficticios por la mirada del autor— en un contexto histórico trascendente. No basta con que la importancia de los hechos sea capital, lo básico es que el escritor sea capaz de evidenciarla, de provocar ese interés al lector. Los personajes creados por el autor suelen tener un papel relevante en los hechos, y el lector, en los mejores ejemplos, al mismo tiempo disfruta de una narración vibrante y aprende los fundamentos, muchas veces distorsionados por los propósitos de la narración, de los auténticos hechos históricos. Si atendemos a esta definición podría afirmarse que Las nubes sobre la colina es una gran novela histórica, a la altura de otros grandes hitos del género, como La marcha Radetzky. Incluso podría decirse, con un cierto atrevimiento, que es la Guerra y paz japonesa. Así ocurre porque consigue que hechos ajenos, como es la modernización de Japón o las guerras que mantuvo contra China y Rusia, y las peripecias de tres hombres en un país lejano se vivan como propias por el lector, con auténtico interés. La clave del éxito no es otra que el talento de Shiba para entrelazar la emoción y la acción, la épica y los sentimientos.

Sin duda Las nubes sobre la colina es un libro nacionalista, un canto a las virtudes de Japón y a su indiscutible fuerza de voluntad, que conduce a sus gentes a sacrificios inconcebibles en Occidente y a una autoexigencia que en otras latitudes se consideraría lacerante. La patria aparece como un fin absoluto, por encima de cualquier otra motivación. Contemplamos también su peculiar noción del periodismo, del dinero, de la vida en sociedad, una mezcla de competitividad y de un profundo sentido del deber, que deja escaso lugar para la redención y sí para una vergüenza tan profunda que puede conducir al suicidio. Todo ello unido a una emoción estética a flor de piel. Es el mismo mundo que canta Mishima, pero desde una perspectiva radicalmente distinta: Mishima defendía la tradición y Shiba la modernidad. Porque Las nubes sobre la colina refleja la occidentalización meiji del país. Su auténtico nacimiento tras el ocaso de los samuráis, que aparecen al principio del libro, con sus vestimentas y peinados tradicionales, como personajes perdidos, que aún reivindican su código y su predominio, como una especie de indígenas del far west, devorados por una civilización inapelable, que no aciertan a comprender. Shibu no solo muestra el entusiasmo de todo un país por la modernidad, también consigue que el lector haga suyo ese fervor. Así ocurre también con el entusiasmo juvenil de los protagonistas, el esfuerzo que realizan para vivir al mismo tiempo su vida y contribuir al éxito de su país. Al final del camino, como una sombra omnipresente, aparece la Segunda Guerra Mundial, que es la triste culminación del nacionalismo y del crecimiento salvaje del país. También del choque entre la modernidad y la occidentalización y una cultura tradicional que nunca terminó de ceder ante los impulsos del extranjero.

"Los sentimientos de los personajes son absolutamente reconocibles, gracias al intenso trabajo de complejidad que realiza el autor"

Pese a su nacionalismo, Shiba escribe con un estilo muy occidental y el lector sigue la narración con auténtico interés. Se centra en tres personajes, muy unidos entre sí; uno de ellos se dedica a la escritura y al periodismo y los otros dos al ejército. Son los hermanos Yoshifuru y Saneyuki Akiyama y el poeta Shiki Masaoka. Sus vidas soportan la evolución del país y contribuyen a ella. También tienen un papel fundamental en dos guerras: la chino-japonesa y ese prólogo fundamental a la Segunda Guerra Mundial que fue la Guerra Ruso-Japonesa. La victoria de los japoneses precipitó el fin del Imperio Ruso y también concedió a los japoneses una confianza ciega de cara a la próxima contienda.

Los sentimientos de los personajes son absolutamente reconocibles, gracias al intenso trabajo de complejidad que realiza el autor. Incluso consigue momentos de auténtica emoción, sobre todo en los momentos más críticos de los protagonistas. Shiba es un gran escritor, que no se pierde en divagaciones pero sabe mantener la tensión de la trama, tanto por lo emocional como por lo externo, durante toda la obra.

"Incluso incorpora una magnífica y detallada descripción de nuestra Guerra de Cuba, con una inteligente descripción de sus causas y consecuencias"

Las batallas están narradas con brío y con emoción, sin permitir que los desplazamientos de ejércitos y la importancia de la táctica militar anule la narración. Resulta apasionante para todo historiador militar, pero no son frías, asépticas, su emoción forma parte de la novela. Y esa conmoción también proviene de la forma en que aborda a los rivales, sobre todo a los rusos, que no son en absoluto deshumanizados, sino reconocidos como seres humanos que merecen todo el amor y todo el reconocimiento. Incluso incorpora una magnífica y detallada descripción de nuestra Guerra de Cuba, con una inteligente descripción de sus causas y consecuencias, siempre desde la perspectiva de uno de los protagonistas, cuyo puesto militar le empuja a estar como observador de las batallas. De ellas, en las que las fuerzas navales tuvieron una importancia enorme, extrajeron datos importantísimos para la guerra ruso-japonesa, uno de los prólogos de la decadencia rusa, que evidenció el desastre absoluto del régimen de los zares.

Gracias al esfuerzo de Tres Hermanas esta novela es traducida por primera vez al español. No es solo un regalo para cualquiera que quiera conocer la transición entre el Japón tradicional y el moderno. También es una lectura tan enriquecedora como entretenida.

—————————

Autor: Ryotaro Shiba. Título: Niebla sobre las colinas, Tomos I y II.  Traducción: Yoko Ogihara y Fernando Cordobés. Editorial: Tres Hermanas. Venta: Todostuslibros y Amazon.

4.7/5 (3 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios