Inicio > Actualidad > Noticias > Javier Cercas: «Sant Jordi es lo mejor que hemos inventado»

Javier Cercas: «Sant Jordi es lo mejor que hemos inventado»

Javier Cercas: «Sant Jordi es lo mejor que hemos inventado»

«Sant Jordi es lo mejor que hemos inventado», asegura el escritor Javier Cercas, que triunfó en varias ediciones del día del libro de la década de 2000 con Soldados de Salamina y que este año vuelve con la versión gráfica de la novela.

Cercas asume que en esta edición firma ejemplares de Soldados de Salamina como «consorte», pues cree que el mérito es de José Pablo García, autor de la versión en cómic del long seller del escritor. El mérito de esta fiesta literaria es, según Cercas, que «no ha salido del negocio, sino de la gente» y, por esta razón, «es difícilmente exportable a cualquier otro lugar» y no entiende que alguien pueda hablar mal de esta jornada, porque «va más allá del negocio, incluso aunque no firmes nada». Sin firmar nada, como le pasó al propio Cercas al principio de su carrera, o firmando ejemplares tan extraños como el que ha dedicado a una lectora china, que se ha presentado en la caseta con un ejemplar en chino de El impostor, que fue distinguido en el país asiático con el premio Taofen.

Otro veterano en esta lides, Eduardo Mendoza, asiste al encuentro con los lectores casi como un acto litúrgico: «Me suelen contar cómo comenzaron a leer mis novelas, y algunos incluso me dedican piropos, y aunque traen cualquiera de mis libros, normalmente coinciden los más recientes». Y hasta a veces, relata con perplejidad, se da el hecho de que, por las confusiones en la caja de la librería, se encuentra «dedicando un ejemplar que había dedicado justo antes a una lectora anterior».

El debutante Éric Vuillard, último premio Goncourt, no podía ocultar sentirse «abrumado» por tanto trasiego de lectores y viajes de caseta en caseta, como si se tratara de un cambio de guardia a cada hora, aunque confesaba sin embargo que su relación con este encuentro con los lectores era «más secular que ritual». Su compatriota, el político Manuel Valls, candidato a la alcaldía de Barcelona con el aval de Ciudadanos, no se ha detenido ante su mesa, pero sí en cambio frente a la de Alfonso Guerra, que firmaba en la misma caseta.

Aunque no es un debutante en los 23 de abril barceloneses, Fernando Aramburu continúa paseando la gloria de Patria, recién traducida al catalán. «Es la tercera ocasión que vengo y ahora me siento muy halagado por el interés de la cultura catalana por mi libro», reconoce. Fiel a los lectores, la alicantina Matilde Asensi, que se ha encontrado con un periodista que había estudiado en la universidad con ella, no se levanta de la mesa hasta que no ha atendido a todos los lectores que hacían cola, un inconveniente que le ha hecho llegar tarde a algunas de sus citas a lo largo del día. Para Asensi, que llega a la fiesta con una novedad literaria, Sakura, «Sant Jordi es la fecha que divide el año en dos partes en mi calendario y no se puede comparar con ninguna otra feria del libro en el mundo».

Otra periodista que ha cruzado la frontera de la ficción, la televisiva Cristina Villanueva, no podía ocultar su emoción por «estar al otro lado» este año, pero tampoco olvidaba que cuando estudiaba en la universidad, para costearse el viaje de fin de curso, «vendía rosas en Sant Jordi».

Uno de los autores de mayor edad entre los firmantes, el dibujante Francisco Ibáñez, no ha parado de firmar o dibujar a Mortadelo y Filemón en álbumes de sus populares personajes, con un público que «antes era mayoritariamente infantil y que ahora es mayoritariamente adulto» y añade: «Casi no veo la fiesta, porque apenas puedo levantar la cabeza de la mesa y el único ruido que se oye es el de mis articulaciones, mis huesos y mis vértebras».

0/5 (0 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)