Inicio > Libros > No ficción > La Guerra Civil sin tópicos
La Guerra Civil sin tópicos

Desde que comenzamos a escribir reportajes sobre la Guerra Civil hace más de una década en ABC, el único diario de España que publicó una edición en la zona republicana y otra en la nacional, así como en las principales revistas especializadas del país, siempre nos movió la misma motivación: no se ha contado todo. Estábamos convencidos de ello, a pesar de la gran cantidad de noticias que genera todavía este conflicto, y teníamos que encontrarlas y sacarlas a la luz cuanto antes, pues sus últimos protagonistas nos están dejando.

Estos setenta relatos son un buen ejemplo de esa labor casi espeleológica que hemos realizado a través de una contienda con medio millón de muertos y otro medio millón de exiliados. En ellas se recogen los últimos testimonios de los pocos protagonistas que aún viven. Jamás habían querido contar su experiencia hasta que nos pusimos en contacto con ellos e, incluso, algunos fallecieron poco antes de la publicación del libro. Esta obra es también suya, pues muchas de sus historias son inéditas y, de no haberlas contado aquí, se habrían perdido para siempre. Otras habían pasado desapercibidas en los grandes manuales de la guerra, y la mayoría son ignoradas o desconocidas.

"Nosotros buscábamos algo más: rellenar ese vacío con el calor que desprenden, por ejemplo, las palabras rotas de algunos testigos del bombardeo del mercado de Alicante, el más devastador de la guerra"

La idea era acompañar al lector con estas pequeñas grandes historias en un viaje diferente por la Guerra Civil, casi como si lo estuviera viviendo en primera persona, con un enfoque más cercano y personal. El periplo comienza en los meses previos al golpe de Estado y finaliza en la dictadura con el testimonio que nos brindaron en exclusiva los hijos de Vicente Gil, el que fuera amigo y médico personal de Franco durante el conflicto y las décadas posteriores, dándonos un acceso privilegiado al lado más íntimo del Generalísimo. «Mi padre era la única persona en una corte de aduladores que se atrevía a decirle la verdad; era un hombre íntegro», comentan.

Casi tres años de muertes, hambre y desvelos dan para escribir un sinfín de historias. El problema es que extraer los testimonios de viejos libros hace que, en muchos casos, queden huecos y sin alma. A veces cuesta empatizar con unas viejas líneas impresas en una hoja. Nosotros buscábamos algo más: rellenar ese vacío con el calor que desprenden, por ejemplo, las palabras rotas de algunos testigos del bombardeo del Mercado de Alicante, el más devastador de la guerra. «Nuestra profesora se dio cuenta de que nos atacaban y nos dejó ir en busca de nuestro padre. Yo solo vi a un avión y los fogonazos que pegaba, y a mi padre en medio de la plaza del Mercado haciéndonos gestos para que fuéramos hacia él. No nos dio tiempo a llegar, porque en ese momento vi a un avión caer en picado y me refugié en un corralón. Pero no se estrelló, de repente levantó el vuelo y soltó una bomba que le cayó encima a mi padre», cuenta el superviviente Juan Ortiz, que en aquel momento no eran más que un chaval asustadizo que solo había visto la huerta de su pueblo.

"Sería presuntuoso ceñirnos solo a los detalles, pues la obra cuenta también con una pila de reportajes que narran la Guerra Civil de otra manera"

Al hablar con muchos de estos testigos te percatas de que las ideologías poco importan. Lo que vale es cómo pasaron aquellos días, lo que sintieron o el familiar muerto por el que lloraron. Los datos fríos quedan a un lado en una conversación frente a un par de cafés bien cargados. Enriquece más saber, por ejemplo, la alegría que estremeció a la hija de Antonio Vidal, el anarquista que a punto estuvo de matar a Franco, cuando, años después, se enteró de la historia de su padre: «Del atentado nunca nos contó nada… ¡Jamás! Ni siquiera se le escapó cuando se manifestó su demencia. Ahora, de repente, hemos podido reconstruir toda su vida entre ambas familias».

También saber que la hija de Joaquín García Morato, el piloto del bando nacional que más derribos sumó, con 40, adoraba el olorcillo a tabaco rubio que desprendía el mono de su padre cuando este volvía del frente para verla. Esos detalles son los que enriquecen, y suponen el elemento diferenciador de este ensayo, aunque sería presuntuoso ceñirnos solo a ellos, pues la obra cuenta también con una pila de reportajes que narran la Guerra Civil de otra manera.

Por el medio millar de páginas pasan acciones militares olvidadas, personajes desconocidos, declaraciones que pasaron desapercibidas a pesar de su importancia, reuniones ocultas y aspectos más curiosos como el papel del cine durante el conflicto contado por cineastas como Fernando Trueba. Todo para demostrar que, aunque parezca imposible, aquel periodo trágico todavía guarda secretos.

—————————————

Autores: Manuel P. Villatoro e Israel Viana. Título: Historia de la Guerra Civil: Sin mitos ni tópicos. Editorial: B de Bolsillo (Penguin Random House). Venta: Todos tus libros, Amazon y Casa del Libro.

4.8/5 (8 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios