Inicio > Libros > No ficción > La mentira y la construcción de  la realidad

La mentira y la construcción de  la realidad

La mentira y la construcción de  la realidad

Desde que tengo uso de razón me ha preocupado lo que es cierto y lo que no, me he sentido atraído por la idea de ilusión, por el mundo de las apariencias, por el engaño de nuestros sentidos. En uno de mis primeros recuerdos, a los cuatro años de edad, me veo preguntando a mis padres cómo podía saber si yo estaba loco, y los demás cuerdos, o también locos, tanto da. Ellos atajaron mi dilema con una respuesta sencilla, categórica: «Tú no estás loco». Pero en mi cabeza la cuestión era más compleja: en realidad, aunque no lo supiera explicar, mi duda era cómo podía saber yo si su afirmación sobre mi cordura y cualquier otra cosa que pensara o sintiera eran ciertas, en el caso de que mi mente estuviese alterando todo lo que se pasara por ella.

Tardaría más de una década en descubrir que estaba remedando a Descartes y su duda metódica, creando hipótesis que me permitieran establecer las bases de lo seguro y verdadero. Y poco después decidí formarme en filosofía pura. Pasé los años de la carrera siguiendo la pista a los fundamentos de nuestra epistemología, interrogando a la antropología, la psicología, la metafísica, para comprobar qué me podían decir ellas sobre lo que sabemos o dejamos de saber. Y los años de posgrado acudiendo a la neurología para tratar de averiguar dónde se hallaba el reducto de nuestra conciencia.

Por otra parte, había empezado a escribir. Y, viéndolo ahora con perspectiva, todos mis libros de ficción, desde los primeros borradores e inéditos, han girado siempre en torno a las mismas cuestiones.

"Después de que el imaginador sin límite dejara completamente agotada mi capacidad de seguir ficcionando, decidí que debía volver a la filosofía"

En mis relatos y novelas he transitado el problema de la identidad, los límites del conocimiento humano, la subjetividad y la deformación de lo que percibimos, la realidad como simulacro. Quizá la obra en la que más indago en el trasunto de la realidad simulada sea en la novela El sueño del otro, donde construyo todo un reflejo de nuestro mundo para hacer que los personajes no sepan decidir cuál de las dos emulaciones es la real más allá de toda duda. Sin embargo, fue con El gran imaginador cuando llevé más lejos mi obsesión por la ficción, con un protagonista capaz de imaginarlo todo, quien en el tramo final del libro llega a afirmar: «La ficción lo es todo. Es la única manera que tiene el hombre de relacionarse con el mundo, y eso incluye la propia noción de verdad».

Y, como al fin todos los caminos se entrelazan, después de que el imaginador sin límite dejara completamente agotada mi capacidad de seguir ficcionando, decidí que debía volver a la filosofía: quería seguir reflexionando sobre la ficción, pero lo haría desde el ensayo. Ahí nació Una historia de la mentira.

Necesitaba continuar profundizando en nuestra naturaleza como animales ficcionales, pero sin verme obligado a imaginar una trama, a buscar la excusa de unos personajes y sus conflictos, sin tener que esconder los argumentos filosóficos ni escribir entre líneas. Esta es la razón que explica el cambio de género.

"La mentira no solo es el rasgo evolutivo primordial del ser humano, lo que nos distingue de todas las demás especies"

Desde que comencé a escribir Una historia de la mentira advertí la sencillez del ensayo frente a la novela. Podía decir lo que pensaba sin más, de una manera directa. Por el contrario, me encontré con una complicación que hacía tiempo sospechaba: la mentira no solo es el rasgo evolutivo primordial del ser humano, lo que nos distingue de todas las demás especies y nos ha hecho posible sobrevivir y dominar nuestro entorno, sino que está inserta en cada una de las disciplinas que desarrollamos, en cada actividad que ejercemos, en todo acto intelectivo.

En todos y cada uno de los distintos aspectos humanos ―biológicos, antropológicos, sociales, religiosos, políticos, económicos, artísticos― la mentira está presente y ha sido fundamental para la construcción de esto que hoy llamamos realidad.

Esa es la hipótesis que intento analizar y defender en este nuevo libro, que todo acto, también el mío ahora de escribir y el suyo de leer estas palabras, también las propias hipótesis, incluidas las científicas, implican la mentira.

————————

Autor: Juan Jacinto Muñoz Rengel. Título: Una historia de la mentira. Editorial: Alianza. Venta: Todostuslibros y Amazon

5/5 (7 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)