Inicio > Historia > Efemérides de la historia > La noche de los cristales rotos

La noche de los cristales rotos

La noche de los cristales rotos

El 9 de noviembre de 1938 tuvo lugar la conocida como «Noche de los Cristales Rotos». Cien judíos fueron asesinados. Los negocios de esta comunidad fueron saqueados y sus sinagogas incendiadas. Los nazis entraron en sus casas para golpearlos. Comenzó la represión que derivó en el Holocausto.

¿Qué pasó la noche de los cristales rotos?

"El 15 de septiembre de 1935 se aprobaron las Leyes de Núremberg, una serie de decretos antisemitas y racistas"

Antes de la subida al poder de Hitler ya se habían producido casos de acoso y agresiones a judíos en Alemania. Con los nazis en el gobierno su situación empeoró. Goebbels se encargó de acusarlos de la derrota en la I Guerra mundial y de las crisis bursátiles de la década de los años 20. En 1933 se inició el boicot contra sus comercios con carteles que exhortaban a los alemanes a no comprar en los negocios de la población judía. El 15 de septiembre de 1935 se aprobaron las Leyes de Núremberg, una serie de decretos antisemitas y racistas que eliminaron sus derechos políticos. Luego se los obligó a declarar sus bienes. El objetivo de estas políticas era obligarlos a emigrar.

"Goebbels lanzó un discurso incendiario que activó el pogromo en el cual falleció un centenar de judíos"

La Kristallnacht —Noche de los Cristales— marcó un antes y un después en la relación de la sociedad alemana con la comunidad judía de ese país. El ministro de propaganda de Hitler, Joseph Goebbels, necesitaba una excusa para enviar a las SS de cacería y la consiguió el 7 de noviembre de 1938. En esa fecha Herschel Grynszpan disparó contra el diplomático alemán Ernst von Rath en la embajada alemana de París, para protestar por las deportaciones de judíos polacos que estaba realizando el gobierno nazi desde el mes de agosto. Dos días después del atentado, Von Rath falleció por las heridas de bala. Goebbels lanzó un discurso incendiario que activó el pogromo en el cual falleció un centenar de judíos, 26.000 fueron arrestados y 7.000 comercios fueron arrasados. Los prisioneros fueron enviados a los campos de concentración de Mauthausen y Sachsenhausen. Persecuciones similares tuvieron lugar en Viena, mientras en el exterior crecía la presión contra el gobierno nazi, aunque la falta de unión en la toma de medidas evitó que la situación empeorase y seis millones de judíos fuesen ejecutados en los años siguientes.

Más efemérides históricas del 9 de noviembre

El día 9 de noviembre de 1620 los peregrinos que viajaban en el Mayflower vieron por primera vez la costa de Massachusetts.

El día 9 de noviembre de 1799 el Directorio fue derrocado por Napoleón, que se convirtió en Cónsul de Francia.

El día 9 de noviembre de 1867 se puso fin al shogunato Tokugawa y se inició la Restauración Meiji.

El día 9 de noviembre de 1989 cayó el Muro de Berlín, y el bloque comunista. Comenzó en esa fecha el proceso de reunificación de Alemania.

4.6/5 (22 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
2 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Ricarrob
Ricarrob
7 meses hace

En su última frase, antes de «evitó», quizás le ha faltado un «no». Tal cual está redactada la hace a usted una negacionista de la soha. Eso unido a que en su artículo sobre la independencia de estado de Israel evitó incluir el «pequeño» detalle de que al día siguiente de la proclamación, 5 estados árabes atacaron al estado recien creado… no aceptando la partición de la Onu. En historia no decir toda la verdad…

Ricarrob
Ricarrob
7 meses hace

Permítame que, de nuevo, me dirija a usted. Por si no lo ha leído, hoy mismo se pubica en el periódico «La Razón» un articulo sobre la noche de los cuchillos por Concha García. La diferencia de orientación es tan notoria que no puedo por menos que remarcarla. Relata con sentimiento el horror de aquel desastre como una masacre. A mi juicio, usted lo hace como el relato de un acto de kale borroka sin la trascendencia de un acto criminal.