Inicio > Poesía > La plaga
La plaga

El tiempo ensalza o barre del mapa. Veinte años hace de la primera edición de este libro, y ahora se vuelve a reeditar, con ilustraciones de Manes Sánchez. El poema inicial avisa, ese zumbido de la conciencia será una constante en este itinerario: Hoy la soledad. La soledad. El silencio.

Se marca un tiempo y un momento, pero las claves de entonces siguen estando muy vigentes, y eso demuestra que este poemario se ha fortalecido con el paso de los años.

"Ese tábano, omnipresente, con su estructura y sus apéndices, no es más que un zumbido de la conciencia"

Una de esas claves está en la mirada, en la perspectiva que se elige para ir redondeando un universo que nos toca, de una manera u otra. El yo se posiciona con una presencia casi invisible en muchos poemas, lo que provoca un cierto distanciamiento frente a la acción o lo que se cuenta, ello permite tender un puente con el lector de manera directa, y también establecer esa complicidad rápida cuando se comparte la sensación de angustia e inquietud.

Ese tábano, omnipresente, con su estructura y sus apéndices, no es más que un zumbido de la conciencia, ese zumbido puede adquirir otro disfraz en forma de plaga, de virus si se quiere… lo metáforico alcanza el plano de lo visionario,  y acaba frutificando, finalmente en un hilo que suena y resuena marcando su propio territorio, el de la intuición que se cobra en certeza. La búsqueda de amparo ante lo desconocido —o fuga, según se mire—, la indefensión ante una amenaza que sobrevuela todo el recorrido, obligan a esa reflexión inmediata sobre el ahora: Me pregunto cómo se puede definir este segundo … / el mismo momento que vivimos todos / al unísono. Y lo particular crece hacia lo común, hacia lo colectivo, volviendo las preguntas del yo hacia una generalidad más universal.

"La proposición final de sueño o realidad, obliga al lector a plantearse algunas pregunta"

No es gratuito que el presente en su rapidez se instale en casi todos los poemas, sin posibilidad de retrospectiva; lo invasor de otra especie está ahí, entra en las vidas de los personajes, las habita, esos insectos que cubren cada centímetro de la escena y que desenmascaran la fragilidad, y la consiguiente transformación que dicha plaga produce.

La proposición final de sueño o realidad, obliga al lector a plantearse algunas preguntas, pero dejando la mortandad atrás, se acaba por recuperar ese hilo de falsa cotidianidad-normalidad, como si hubiese pasado algo, sí, pero ¿el qué? La verdad siempre puede esconderse a los ojos de quién no quiere ver, pero las respuestas están ahí, flotando en descomposición, buscando a esos personajes y sus reacciones ante lo desconocido que les asola.

————————————

Título: La plaga. Edición XX aniversario. Autor: Raúl Alonso. Editorial: Cántico. Venta: Todostuslibros y Amazon.

3/5 (2 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios