Inicio > Actualidad > Divitos y literatos > Lepisma y la definición de Truman Capote

Lepisma y la definición de Truman Capote

Lepisma y la definición de Truman Capote

Como podéis ver en estas viñetas, Bichabola, y por extensión el resto de su especie, interpreta todo con excesiva literalidad: no sólo es que si Lepisma le pide que le eche un capote ella le tire un libro a la cabeza, es que si oye hablar de John Dos Passos da por hecho de que se trata de un escritor con problemas para caminar; cree también que un juego de sábanas ha de ser divertido porque su nombre así lo indica y que un pastel ha de ser dulce aunque sea de carne o bien una técnica pictórica. Incluso le llegó un texto con el sutil título de ¿Sois idiotas? ¡¡ARTURO PÉREZ-REVERTE VUELVE A METER EL DEDO EN LA LLAGA!! ¡¡¡INDECENTES!!! y creyó que era en verdad obra del autor cartagenero, porque así lo señalaba el encabezado, y además con mayúsculas y entre signos de exclamación… ¡Como para no creerlo! Y es que si las cochinillas caen tan a menudo en las denominadas fake news (denominadas así por quien no tiene ni idea de inglés, o noticias falsas por quien domina el idioma de la Pérfida Albión y no necesita demostrarlo) es precisamente por esa exagerada lectura de la realidad y el lenguaje. Nada peor para leer que fijarse sólo en las líneas y no lo que se oculta entre ellas ni nada peor para entender el mundo que tomárselo en serio.

4.7/5 (6 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)