Inicio > Actualidad > Luis Carlos Castañeda, ganador del Premio Literario Amazon Storyteller 2020

Luis Carlos Castañeda, ganador del Premio Literario Amazon Storyteller 2020

Luis Carlos Castañeda, ganador del Premio Literario Amazon Storyteller 2020

Luis Carlos Castañeda ha sido el ganador del Premio Literario Amazon Storyteller 2020 con su novela Cuando venga el rey. Este premio, creado para descubrir nuevos nombres de la literatura, ha recibido en su última convocatoria 5500 títulos a través de su plataforma de autopublicación Kindle Direct Publishing (KDP).

«Quiero agradecer a los lectores que me han dado su oportunidad, al equipo de #KDP, a todos los miembros del jurado y, por supuesto, a mis compañeros finalistas cuyos trabajos tienen una calidad tal que podrían ser los trabajos ganadores”, ha declarado Luis Carlos Castañeda después de conocer que había sido elegido como ganador de este premio.

Los finalistas de esta edición eran, en su mayoría, thrillers y novelas históricas, dos géneros que continúan siendo los favoritos de los lectores. Seleccionados entre autores procedentes de 50 países, los cinco finalistas fueron elegidos por su calidad literaria, la creatividad de sus propuestas, la viabilidad comercial de sus títulos y la originalidad en la que se sustentan sus novelas.

El jurado de estos premios ha estado formado por Isabel Acuña, Javier Aznar, Fernando Gamboa, Blanca Miosi, Karina Sainz Borgo, Kristel Ralston, Alberto Villarreal y la booktuber Fa Orozco. El premio para el ganador se compone de 4.500 € y una campaña de marketing para promocionar su libro en las tiendas Amazon.es, Amazon.com y Amazon.mx. Se le ofrecerá además un contrato con Amazon Audible para producir su título en formato de audio.

Zenda ofrece a sus lectores una entrevista con el ganador y también con los cuatros finalistas de esta edición del Premio Literario Amazon Storyteller.

***

Luis Carlos Castañeda González, autor de Cuando venga el rey, una ficción histórica: «Llegar a finalista es un premio por sí mismo, y, en mi caso, con mi primera novela, un éxito grandioso»

—¿Sabía, desde el inicio de la concepción de la novela, que quería presentarla a este premio literario?

—Esta es mi primera novela. Al inicio de su preparación, no había en mí ninguna idea previa de su destino final. Y lo digo en el más amplio sentido del concepto: no me paré a sopesar su camino futuro, si sería autopublicada, enviada a editorial o presentada a algún premio. Ni siquiera era consciente en ese momento de la existencia del Premio Literario Amazon. Solo quería darle vida a la historia, sentarme a contarla y librarme de ella. Fue a posteriori, una vez concluida y corregida cuando, por un azar, se me presentó la posibilidad, por coincidencia de tiempos y facilidades, de concursar.

—¿Se ha presentado al premio en alguna otra ocasión? ¿Qué experiencia tiene en el mundo de los premios literarios?

—Esta ha sido, pues, mi primera experiencia en los avatares de los premios literarios. En este de Amazon o en cualquier otro. Creo recordar que de muchacho gané alguna convocatoria municipal por unos versos apasionados. Pero ya lo olvidé.

—Su novela se ambienta en una isla del Caribe durante el periodo colonial español. En su opinión, ¿dónde radica el éxito de la novela histórica?

—Permite que aclare esto. La novela se ambienta en una isla canaria, la última en ser visitada por el joven rey Alfonso XIII en la primavera de 1906. Fue en la isla de La Palma, que llegó a convertirse en el tercer puerto en importancia del imperio español, por detrás solo de Sevilla y Amberes. Durante siglos fue el puente donde confluían dos culturas, la europea y la americana, y de ambas se nutría, dando lugar a una idiosincrasia única que unía rasgos propios de la más avanzada sociedad europea (el primer ayuntamiento de elección popular del país, la sexta ciudad mundial en instalar la luz eléctrica, decenas de cabeceras de periódicos para una población minúscula, la instalación del primer cinematógrafo, del telégrafo, etc, etc.), con otros más propios de las regiones de ultramar, como el habla, la gastronomía, la arquitectura colonial, las fiestas populares, etc.

En mi opinión, la ficción histórica no es distinta de cualquier otra novela; es decir, primero ha de ser novela, donde lo importante son los personajes y sus conflictos y dificultades para alcanzar lo que desean. En este sentido, poco reseñable es que estén viviendo en la Gran Guerra o en una nave espacial futurista. Dicho esto, la ficción histórica se sumerge en lo ya vivido, por lo que, para no resultar chocante al lector, los hechos han de ser verídicos, contrastables, y las licencias literarias las mínimas. Hay distintos grados de novela histórica, según sean más o menos literarias. En mi caso, mi novela se desliza sin duda hacia lo literario. Cuento una historia de personajes ambientada en un momento y un lugar concreto del pasado. Aunque bien documentada, destacaría más su estilo literario.

—¿Qué significa un premio como este en su trayectoria literaria?

—El Premio Literario Amazon es multitudinario. Este año, según datos de la organización, se han presentado más de 5.500 obras procedentes de 50 países. Participar aquí es como montar una tremenda fiesta en la más grande librería del mundo, una fiesta de escritores y lectores. Llegar a finalista es un premio por sí mismo, y, en mi caso, con mi primera novela, un éxito grandioso. Mi trayectoria literaria es incipiente y contar con un galardón como este significa un acicate sin parangón. Si esto despierta o no la curiosidad de alguna editorial tradicional es algo que está por ver. Pero no es algo que, en estos momentos, me inquiete. He encontrado una manera idónea de hacer llegar mis escritos a los lectores. Lo que haya de venir debería superar esto.

—¿Por qué comenzó a escribir?

—Creo recordar que fue porque estaba enamorado. Ese es un estado de ánimo que te impulsa a cometer temeridades. Aquel amor juvenil pasó, dejándome en ruinas, pero a lo de escribir le cogí el gustillo. Descubrí que tenía facilidad para contar historias. Y me hice periodista. Y seguí enamorándome: de la gente, de la vida; y, por tanto, continué escribiendo. Creo que aun voy a seguir un poco más.

—¿Quiénes son sus referentes literarios?

—Siempre me ha atraído, como lector, la literatura no realista. Además, he estado inmerso en una corriente cultural muy próxima a los escritores latinoamericanos. De tal modo que me he empapado casi sin querer de toda la tradición literaria que arranca tal vez en Faulkner, pasa por Carlos Fuentes y Rulfo, por García Márquez y Vargas Llosa, y más allá incluso, con el cubano Carpentier y su idea de lo real maravilloso y Cabrera Infante; y otros.

—Preséntenos su novela en un párrafo.

—Cuando venga el rey es una ficción histórica que nos cuenta las vicisitudes de los habitantes de una isla olvidada en mitad del Atlántico que esperan, anhelan, la anunciada llegada del rey del imperio que los rescatará, los salvará de todos sus males, y cómo el destino y sus propias acciones se conjuran para que ese evento histórico, del que depende sus existencias, acabe siendo, no el comienzo de una nueva vida, sino el colofón de la tragedia que los persigue. Una novela literaria que apela a la universalidad de los sentimientos humanos para mostrarnos la vida de unas gentes que viven y aman y odian con el vértigo de los que habitan en el borde del mundo.

Enlace a la novela en Amazon.

***

En Zenda hemos querido conocer también a los otros cuatro escritores que han sobresalido entre todas las propuestas, y hemos hablado con estas cuatro plumas sobre sus obras y sobre el camino que tomaron para llegar hasta aquí.

***

Raquel González Osende, autora de La pata de la oca, una historia en el Camino de Santiago: «La ruta jacobea tiene una profundidad inusual y un atractivo inexplicable»

—¿Sabía, desde el inicio de la concepción de la novela, que quería presentarla a este premio literario?

—¡Qué va! Empecé a escribir esta novela hace dos años con la idea de probar suerte en alguna editorial. Cuando estaba terminándola se nos vino encima el confinamiento. Empezaron a salir noticias dramáticas del sector: librerías desesperadas por abrir, editoriales posponiendo lanzamientos de autores consagrados… Soy una escritora desconocida y pensé que si ya normalmente es difícil llamar la atención de una editorial, en esas circunstancias sería misión imposible. Al empezar a explorar el mundo de la autopublicación, descubrí este premio literario y vi que había una comunidad creada entre sus participantes: se leían entre ellos, se apoyaban… Me pareció la mejor forma de empezar, de conseguir que alguien me leyera. ¡Jamás imaginé que llegaría a la ronda de finalistas!

—¿Se ha presentado al premio en alguna otra ocasión? ¿Qué experiencia tiene en el mundo de los premios literarios?

—Esta es mi primera novela publicada y también la primera vez que me presento al premio literario de Amazon. He quedado finalista en varios concursos de narrativa breve, pero nada de la envergadura de este. Ha sido una alegría enorme.

—Su novela se ambienta en el Camino de Santiago, un escenario que en los últimos años ha conseguido mucha relevancia en los lanzamientos literarios y cinematográficos. ¿Qué tiene el Camino de Santiago que lo convierte en un escenario tan «novelable»?

—El Camino es un viaje muy distinto. Supone recorrer ochocientos kilómetros a pie, sin prisas, con cierto “sufrimiento”. Atraviesa algunas de las regiones más especiales y olvidadas de España: las lomas doradas de Burgos; la piedra hecha arte en Palencia; Galicia, todo lluvia y montes viejos… Además, te encuentras con gente de todo tipo: hospitaleros que renunciaron al mundo para dedicarse a los demás, peregrinos con historias dramáticas que buscan paz espiritual, gente que jamás se encontraría en la vida normal y, en el Camino, conecta… La ruta jacobea tiene una profundidad inusual y un atractivo inexplicable. Llega a ser una experiencia más exótica y trascendente que irse a Bali.

—¿Qué significa un premio como este en su trayectoria literaria? ¿Cree que puede impulsarla a publicar con editoriales tradicionales?

—¡Ojalá! ¿Qué escritor no ha soñado con ver su novela en la mesa de novedades de una librería importante? La distinción de finalista en el premio literario de Amazon supone a la vez un enorme reconocimiento y una gran oportunidad para dar a conocer mi trabajo. Para abrirme al mundo literario con una especie de “carta de presentación”. Autopublicar ha sido una experiencia fantástica, muy enriquecedora. He aprendido a amar los libros no solo por su contenido, sino también por su continente: una portada atractiva, una corrección impecable, una maquetación bien cuidada… Sería fantástico que este premio me abriera una puerta a la edición tradicional. Los escritores autoeditados comprendemos bien el trabajo que hay detrás de la publicación y la promoción de una novela.

—¿Por qué comenzó a escribir?

—Más que por qué comenzar, la pregunta interesante es por qué seguir. ¿Por qué seguir escribiendo cuando nadie te lee? ¿Cuando te rechazan editoriales o ni siquiera contestan? ¿Por qué seguir perdiendo el tiempo en una actividad en la que estás tan sola? Llevo escribiendo desde muy pequeña y lo que recuerdo con mayor claridad es el momento glorioso en que terminé mi primera “novela”. Tenía doce años y llevaba uno entero trabajando en esa historia. Era Nochevieja y estábamos en una casa rural con otras familias. Como no había niñas de mi edad, mientras todos se divertían después de las uvas, yo cogí mi libreta y me colé en la cocina, con su fuego amistoso en la lareira. Afuera nevaba. Me puse a escribir. Me olvidé de la nieve y de la fiesta: había naufragado con mis personajes en una isla en medio del Atlántico donde había un tigre suelto y estaban a punto de ser rescatados, al más puro estilo Julio Verne. Puse el punto y final a las cuatro de la mañana. La satisfacción que sentí… Fue un instante de felicidad perfecta y creo que sigo escribiendo en la búsqueda de otros momentos como ese.

—¿Quiénes son sus referentes literarios?

—Es difícil elegir entre tantos escritores que admiro. Me encanta la literatura inglesa, entre la que destacaría la imaginación de Tolkien y la exquisita agudeza psicológica de Jane Austen. En lengua castellana, me fascinan los relámpagos metafóricos de Carmen Martín Gaite, la profundidad y valentía de Fernando Aramburu, y esa comprensión que muestra Pérez-Reverte de que buena literatura y entretenimiento son perfectamente compatibles. Tengo un apartado en mi blog para reseñas de libros que me dejan huella. Estos cinco son algunos de los escritores sobre los que he reflexionado ahí.

—Preséntenos su novela en un párrafo

—La pata de oca es la historia de dos peregrinos en el Camino de Santiago: Nacho, un padre de familia con una vida demasiado ideal para hacerle feliz, y Lorena, una joven bióloga que acaba de perder su primer trabajo en una ciudad extraña. Cada uno tiene la vida que el otro anhela: Nacho añora la libertad sin ataduras de Lorena y ella envidia la familia y el hogar que él tiene. En el mes de peregrinación de Roncesvalles a Compostela, sus Caminos se entrelazarán mientras él busca un respiro y ella, una nueva vida. Irán de albergue en albergue, de puente a puente, de oca a oca. Porque el Camino es un juego, y una ruta por España, y un recorrido por la propia alma. Y no suele darte lo que pides, sino lo que necesitas.

Enlace a la novela en Amazon.

***

Lara Beli, autora de El hilo dorado, una saga familiar: «Mi novela se ambienta en los años 40, una época desgarradora, convulsa, en la que hubo grandes actos de heroísmo»

—¿Sabía, desde el inicio de la concepción de la novela, que quería presentarla a este premio literario?

—El hilo dorado es una novela que tiene detrás un proceso de creación complejo y laborioso, sobre todo por la gran tarea de documentación que tuve que hacer para plasmar con la mayor fiabilidad posible la época histórica durante la que transcurren los hechos. Al coincidir las fechas del premio literario Amazon con el momento de finalización de la novela, decidí probar suerte, ya que se trata de un certamen muy consolidado y una magnífica oportunidad para los autores autopublicados.

—¿Se ha presentado al premio en alguna otra ocasión? ¿Qué experiencia tiene en el mundo de los premios literarios?

—Ya me había presentado al Premio en su edición de 2018 pero, más allá de eso, mi experiencia radica en premios en algunos concursos de relato corto. Considero que el Premio Amazon es una gran catapulta para los autores. Es un premio internacional, muy dinámico, en el que desde mi punto de vista siempre se encuentran novelas de gran calidad.

—Su novela se ambienta en la ocupación alemana de una pequeña localidad francesa. ¿Qué tienen los años 40 —este periodo convulso y fascinante— para resultar tan novelable?

—Se trata de una época desgarradora, convulsa, durante la que se cometieron barbaries y se produjeron grandes tragedias humanas, pero también hubo lugar para grandes actos de heroísmo. Creo que es muy novelable ya que da pie a historias en las que se puede explorar lo mejor y lo peor del ser humano. Hay mucha literatura sobre los guetos, los campos de concentración… pero en el caso de El hilo dorado exploro otro punto de vista, el de los ciudadanos de a pie, los civiles que vieron cómo su mundo estallaba en pedazos tras el inicio de la contienda.

—Ha firmado su novela con pseudónimo. ¿Por qué lo ha hecho así?

—Es el seudónimo literario que he escogido para firmar mis novelas, un nom de plume que tiene un significado muy especial para mí, ya que está formado a partir de los nombres de mis hijas.

—¿Qué significa un premio como este en su trayectoria literaria? ¿Cree que puede impulsarla a publicar con editoriales tradicionales?

—Es un gran reconocimiento al esfuerzo y a la dedicación, a ese camino lleno de recovecos que supone la escritura. Hasta la fecha estoy muy contenta con la autopublicación, pero sé que este concurso es una catapulta importante para los autores.

—¿Por qué comenzó a escribir?

—Siempre he sido una lectora voraz y, como paso casi natural, pasé de sumergirme entre las páginas de un libro a lanzarme de cabeza a mis propias historias, a esa aventura que supone crear personajes y escenarios.

—¿Quiénes son sus referentes literarios?

—Leo todo tipo de géneros y no podría nombrar un solo referente. Desde la dulce ironía de Jane Austen hasta los crímenes redondos de Agatha Christie o los terrores cotidianos de Stephen King.

—Preséntenos su novela en un párrafo

—El hilo dorado es una novela de ficción histórica, una saga intergeneracional que narra la lucha por la supervivencia en tiempos de guerra y el peso que tienen en el destino de los demás los secretos que quedan enterrados durante décadas.

Enlace a la novela en Amazon.

***

José Escalera, autor de Los Oehler: La Casa Hoffnung, saga familiar en clave de thriller: «Escribir era una deuda pendiente que tenía conmigo mismo»

—¿Sabía, desde el inicio de la concepción de la novela, que quería presentarla a este premio literario?

—Lo cierto es que no. Lo decidí a lo largo del mes de junio. De hecho, iba retrasado y tuve que trabajar más horas de las previstas para poder llegar a tiempo. La presenté el día 14 de agosto, quince días antes del final de la fecha de presentación.

—¿Se ha presentado al premio en alguna otra ocasión? ¿Qué experiencia tiene en el mundo de los premios literarios?

—Es la primera vez que presento una novela a un premio literario. He presentado a otros concursos un par de relatos, hace tiempo, y me concedieron una mención especial (aunque no gané) en un concurso de microteatro. Poco más.

—En su caso su novela es un thriller de suspense. En su opinión, ¿dónde radica el éxito de una novela negra? ¿Por qué cree que gustan tanto?

—Creo que la novela negra es un género que ha ido ampliando sus límites y adaptándose con los tiempos, pero que sigue atrayendo a un público muy amplio. Quizá se deba a que los personajes se mueven siempre entre sombras y luces, sin que haya buenos y malos definidos, además de un lenguaje directo y claro, que permite al lector conectar con ellos. Me atrevería a decir que lo de menos son los crímenes o los bajos fondos; tiene más que ver con la falta de polaridad de los personajes y con la moral difuminada por las circunstancias que empujan a los personajes. De todos modos, aunque mi novela toma todo eso de la novela negra, yo no la incluiría solo en ese género, quizá porque es una novela muy coral, repleta de escenarios y personajes muy diversos, cada uno de los cuales tiene motivaciones complejas. Pero sí es cierto que hay capítulos que, incluso a mí, me recuerdan a los códigos de la novela negra clásica que leía cuando era más joven.

—¿Qué significa un premio como este en su trayectoria literaria? ¿Cree que puede impulsarlo a publicar con editoriales tradicionales?

—En este momento de mi vida, un reconocimiento así lo supone todo a un nivel muy personal. Me ha ayudado a superar uno de los males de pesan sobre quienes nos iniciamos tarde en esto de escribir: el síndrome del impostor. Es una voz que te recuerda, casi a diario, que este mundo es muy duro y que nunca llegarás a ser reconocido como un escritor con posibilidades. Ser finalista ha conseguido acallar esa voz. Lo que significará en mi carrera no puedo saberlo. Puede ser el principio de algo, pero seguirá dependiendo de mí y de mi capacidad de trabajo y entrega. Lo que tenga que ser, será. Respecto a lo de las editoriales tradicionales, me muevo en un terreno desconocido. Nunca he enviado un manuscrito a un agente o a una editorial. Si esto me ayudará en un futuro a conseguirlo, no lo sé, el tiempo lo dirá.

—¿Por qué comenzó a escribir?

—Era una deuda pendiente que tenía conmigo mismo. Creé un taller de literatura siendo niño, con ayuda de mi profesor de Lengua y Literatura (al que dediqué mi primera novela) y desde entonces siempre he deseado ser escritor. Pero con el tiempo y las obligaciones se diluyó la idea, que no la ilusión. Hace unos años llegué a un punto de inflexión en mi vida y decidí que tenía que escribir o, al menos, intentarlo. Y aquí estoy, y con ganas de quedarme, si los lectores quieren.

—¿Quiénes son sus referentes literarios?

—Con los años me he dado cuenta de que los referentes van cambiando, sin que ninguno deje de estar presente. Podría enumerar a los grandes (entre los que incluiría a Pérez-Reverte, Zafón o Eslava Galán, por citar contemporáneos en lengua castellana), y entiéndase bien lo que digo, porque disfruto mucho de esa literatura ahora. Pero a la hora de la verdad, siendo honesto, creo que Frederick Forsyth, Ken Follett, Tom Clancy, Leon Uris, John Grisham o Robert Ludlum, a los que leí siendo joven, están más presentes en mi subconsciente creativo de lo que incluso a mí me gusta reconocer.

—Preséntenos su novela en un párrafo

—Los Oehler: La casa Hoffnung es una novela de suspense y acción, que mezcla aspectos de la novela negra, del género de aventuras, y del de espionaje, en la que múltiples personajes cumplen una función muy distinta en el engranaje de una poderosa familia multimillonaria, que junto a otras doce familias ejerce su influencia decisiva en la política y la economía mundial desde tiempo inmemorial. Emma Oehler es una de las hijas del millonario que dirige la familia, afincada en Madrid y ajena a los negocios de su padre; pero un robo en su casa, y el interrogatorio de un desaprensivo policía, la alertan sobre la posibilidad de que su familia esconda mucho más de lo que creía. Los conflictos familiares, las intrigas del poder, los asesinatos, el espionaje y el viaje a la Antártida del que fuera su novio de juventud se irán conjugando hasta obligarla a elegir. Sobre toda la familia se cierne un pasado oscuro, que podría poner en peligro la agenda de «Los Trece» y de su familia.

Enlace a la novela en Amazon.

***

Pablo Poveda, autor de El misterio de la Familia Fonseca, un thriller mediterráneo: «Mis referentes literarios son Patricia Highsmith y Raymond Chandler»

—¿Sabía, desde el inicio de la concepción de la novela, que quería presentarla a este premio literario?

—No. Escribí la novela un año antes para que mi agente literario la moviera. Dado que no hubo interés, decidí presentarla porque consideraba que era una buena historia que los lectores debían disfrutar.

—¿Se ha presentado al premio en alguna otra ocasión? ¿Qué experiencia tiene en el mundo de los premios literarios?

—Mi única experiencia ha sido con Amazon. Me presenté en 2018 con la novela El doble al Premio Literario Amazon y quedé finalista también.

—En su caso su novela es un thriller de suspense. En su opinión, ¿dónde radica el éxito de una novela negra? ¿Por qué cree que gustan tanto?

—Prefiero decir que esta es una novela mediterránea, ya que tiene más ingredientes de misterio y suspense que de lo que se conoce como novela negra. Desconozco dónde radica el éxito, aunque creo que las personas sentimos una fuerte atracción por el lado más oscuro de la vida. Resolver un crimen, descubrir la causa y las razones por las que alguien es capaz de matar, provoca un atractivo difícil de ignorar.

—¿Qué significa un premio como este en su trayectoria literaria? ¿Cree que puede impulsarlo a publicar con editoriales tradicionales? ¿Por qué comenzó a escribir?

—Para mí supone una gran alegría y otro hito en mi carrera como escritor. Vivimos en un momento de cambio, tanto para la industria como para quienes escribimos. Siempre me ha gustado leer historias de misterio. Debido a la vida que he llevado, sentí que podía dar a conocer lo que había visto y experimentado, en el formato que mejor conozco y en el género con el que más cómodo me siento. Gracias a la publicación digital, hace unos años que me dedico a esto a tiempo completo. Actualmente, el único interés con las editoriales tradicionales es el de llevar mi obra a un sector de lectores que aún lee en papel, pero la tecnología ha permitido que esto, cada vez, sea un obstáculo más pequeño.

—¿Quiénes son sus referentes literarios?

—Sin duda son Patricia Highsmith y Raymond Chandler.

—Preséntenos su novela en un párrafo.

—Silvia Domenech, la matriarca de una de las familias más ricas e influyentes de toda la Costa Blanca, encarga un reportaje sobre su vida a una de las revistas más prestigiosas del país, con la condición de que lo escriba el periodista Leopoldo Bonavista. Cuando éste viaja a Alicante para conocer los entresijos de la familia, Domenech muere en extrañas circunstancias. Forzado a resolver lo que ha ocurrido, Leopoldo descubrirá que la muerte de la mujer es el inicio de una oscura madeja de traumas, secretos, envidias y disputas entre los miembros de la familia Fonseca.

Enlace a la novela en Amazon.

4.7/5 (6 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)