Inicio > Libros > Narrativa > Making of de ‘Amargosa’

Making of de ‘Amargosa’

Making of de ‘Amargosa’

Todo empezó con una imagen. Hace mucho tiempo, viajando por el desierto de Death Valley, conocí a una mujer de unos ochenta años que llevaba más de cuarenta representando sus funciones en medio del desierto. Amargosa partió de esa mujer fascinante y enigmática. Cuando todavía estaba buscando la historia, había elementos que venían continuamente a mí: las texturas del desierto, el silencio y sobre todo lo que ese teatro evocaba. Supe que tenía que llevar a mi personaje principal hasta allí y ver qué pasaba, así que la primera escena que escribí fue la que narra el encuentro entre Marta, la protagonista, y Suzanne Bloom, la bailarina del desierto. Ahí comprendí que Suzanne funcionaba como un espejo y un anhelo al mismo tiempo. Ha llegado al desierto con la misma edad de Marta, más o menos, y ha desafiado al sueño americano decidiendo seguir el suyo propio. Siempre me ha gustado el misterio, aquello que nos seduce por todas las posibilidades que se abren frente a nosotros sin darnos una respuesta exacta. Suzanne es eso para Marta: un personaje extraño, que le atrae y asusta al mismo tiempo, pero del que siempre quiere saber más. Ponerlas a ellas juntas en esa escena me hizo dar con el tono, porque hay algo como de ensueño en la forma en que se presenta Suzanne. Amargosa se convierte entonces en un lugar aparentemente irreal, con un juego continuo entre realidad y ficción y, curiosamente, hay quien ha visto algo de realismo mágico en la novela.

Supongo que, por haber trabajado toda mi vida en cine, es inevitable construir historias a través de imágenes, de sensaciones. Y por eso el espacio y el escenario juegan un papel fundamental y envuelven a los personajes como una segunda piel. Quería que el desierto se palpase, que se escuchasen el vacío y el silencio.

Una vez en Amargosa, la historia me fue encontrando a mí y, como una road movie a la inversa, los personajes van pasando y poblando el lugar de forma azarosa. Todos ellos tienen algo de outsiders, están descolocados, o perdidos. De hecho, cuando hablé con Roiz, la diseñadora que hizo la portada del libro, lo primero que le transmití fue que quería que fuera una imagen que sorprendiera por ser algo que estaba en el lugar equivocado, algo que uno no espera. Y quizás hay mucho de eso en Amargosa, un personaje que se escucha pero no se ve, otro que a veces es Mona y otras es Roger, un público que son pinturas, murales que son historias que posiblemente pasaron, o no.

Mucha gente ve reminiscencias de Fellini, o me pregunta si me he inspirado en Bagdad Café, o en Crónicas de motel de Sam Shepard, hay quien incluso me dice que escucha las bandas sonoras de Nino Rota. Indudablemente, todo eso vive en mí y puede que se haya colado entre las páginas de la novela, pero si fue así, fue de forma inconsciente.

—————————————

Autora: Isolda Patrón-Costas. Título: AmargosaEditorial: Tres Hermanas. Venta: Todos tus libros, Amazon, Fnac y Casa del Libro.

4.1/5 (9 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios