Inicio > Libros > Narrativa > Making of de «El último gudari»: El fin de ETA con aroma a Le Carré

Making of de «El último gudari»: El fin de ETA con aroma a Le Carré

Making of de «El último gudari»: El fin de ETA con aroma a Le Carré

Sentí la necesidad de escribir El ultimo gudari en el confinamiento, pero el germen de la idea se coló en algún lugar de mi cabeza mucho antes, durante los veranos de mi adolescencia en Zarautz. Supongo que hay cosas que permanecen contigo y de las que resulta difícil escapar.

Cuando pienso en aquellos veranos recuerdo llorar de la risa con mi primo y su cuadrilla, las noches de katxis y zuritos en los bares y los partidos de fútbol con la marea baja. Recuerdo la foto con Rafa Alkorta en Anoeta y la figura de Aritz Aramburu cabalgando sobre las olas como un titán, la mirada socarrona de Karlos Arguiñano paseando por el malecón y los enamoramientos no correspondidos en los botellones bajo las estrellas. Y recuerdo en medio de todo ese despertar a la vida, momentos de asombro y de silencio. Como los dos días que acabaron con el asesinato de un chaval de Ermua a unos 20 km de donde nos encontrábamos.

"Al final tuvieron que pasar 14 largos años para que ETA dejara las armas, y otros cuantos más hasta que desempolvé un viejo guion cinematográfico que tenía guardado en un cajón"

Luego vendrían las imágenes de la gente pidiendo cuentas frente a las herrikos, de las amas de casa consolando a unos ertzainas que se quitaban los verduguillos y lloraban como si se fueran a derrumbar. Como alguien que había sido niño a principios de los 80, que regresaba del cole y se merendaba día sí y día no con noticias de secuestros y asesinatos, bombas y zulos, recuerdo que pensé: “Esta reacción es tremenda, esto es un momento histórico”. Y a continuación, un par de preguntas: “¿Por qué no antes? ¿Por qué es esta la línea roja que hace que digamos «hasta aquí, se acabó»?”.

Al final tuvieron que pasar 14 largos años para que ETA dejara las armas, y otros cuantos más hasta que desempolvé un viejo guion cinematográfico que tenía guardado en un cajón. Como dice Tarantino, el deber de un escritor fascinado con un tema es inocular esa misma fascinación en sus lectores. Y con ese mantra me lancé a convertir aquel guion en una novela de policías y etarras enfrascados en un peligroso juego del gato y el ratón, de escoltas y amenazados bajo un clima opresivo, de abogados y colaboradores con crisis de conciencia y de borrokas y chivatos al servicio de una causa.

"Lo que queda es una exploración del final de ETA narrado a ritmo de thriller, una propuesta que pretende recuperar el espíritu de los libros de bolsillo de los 70"

La escritura de guion puede resultar un pelín encorsetada: 120 páginas, presente de indicativo, 3 actos bien diferenciados y arcos de personajes muy marcados. Quizá por eso la introspección psicológica de la novela resultó tan liberadora. A mi modo de ver, contaba con un as en la manga: una estructura narrativa consistente que entrecruzaba las historias de unos personajes arrolladores y en trayectoria de colisión. Y fui añadiendo suspense, intriga y acción, y algo de humor cuando la ocasión lo permitía. Me enfrenté a nuevos desafíos para capturar la efervescencia de un lugar y de una época y refiné las caracterizaciones. Procuré mantener la historia en movimiento en todo momento, sostener el crecimiento de los personajes y puede que pecara de cierto lirismo en algún pasaje del que no tarde en avergonzarme.

Lo que queda es una exploración del final de ETA narrado a ritmo de thriller, una propuesta que pretende recuperar el espíritu de los libros de bolsillo de los 70 ―libros ajados, con el nombre de Forsyth, Follett o Le Carré en la portada― y, de paso, ofrecer una reflexión sobre asuntos como la venganza, la traición y el carácter cíclico de la violencia, pero también sobre el heroísmo, el valor de la amistad y la posibilidad de redención.

Espero que os guste.

—————————————

Título: El último gudari. Autor: José María Nacarino. Editorial: Ediciones B. Venta: Todos tus libros, Amazon, Fnac y Casa del Libro.

4.3/5 (17 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

2 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Sonia López
10 meses hace

Es bueno que aparezcan libros como este para seguir aprendiendo sobre lo ocurrido. No debemos olvidar.

ANGEL
ANGEL
3 meses hace

He leído este trabajo y solo personas que trabajamos en es ese tipo de dispositivos conocemos tan certeramente su funcionamiento ,es de felicitar su documentación y asesoramiento que no tengo duda lo ha vivido en primera persona. Un trabajo que sin duda emociona por su modo de contar la historia, emotivo,pero realista , enhorabuena al autor.