Inicio > Libros > Narrativa > Making of de La Senda del Rey

Making of de La Senda del Rey

Making of de La Senda del Rey

Hace unos meses la académica de la Historia María Fidalgo escribía en Zenda una completa y apasionante reseña de mi segunda novela La Senda del Rey. Un artículo donde no sólo diseccionaba la novela, sino que la enmarcaba en su contexto histórico y se convertía, como suele ser habitual, en una de las más leídas de Zenda.

Meses después, gracias al Premio Best Seller a la mejor novela, entraba felizmente a formar parte del elenco de Grijalbo, y hace sólo unos días La Senda del Rey salía de nuevo al mercado, como se suele decir, “corregida y aumentada”. Una edición mucho más cuidada que incluye hermosísimos mapas desplegables con el itinerario que recorrían mis personajes, una nueva y atractiva portada con Mencía, la protagonista, invitando al lector a conocer su historia y un fragmento de Zenda en la solapa.

"No sé cómo me vi inmersa en un tema en el que a medida que me iba adentrando me cautivaba más: la expulsión de casi 300.000 moriscos de los reinos españoles"

Cuando me aconsejaron que por ello sería interesante que escribiera sobre el proceso creativo de mi novela La Senda del Rey, me sentí confusa porque no hay nada que me inquiete más que contar lo que hago. Ya hablar es otro tema. Hablo sobre lo que haga falta, pero escribir, lo que se dice escribir, sólo me siento a gusto cuando estoy creando.

Así pues, intentaré plasmar en el papel lo que diría si le estuviera contestando a alguien que me hubiera preguntado cómo se me ocurrió escribir sobre el tema de la expulsión de los moriscos. Buena pregunta, exclamaría para ganar tiempo, como hacen todos los interpelados. Pero la verdad es que no tendría que pensar mucho, porque la respuesta no la sé. Sí, así es, no sé o no me acuerdo, que para el caso es lo mismo, del porqué se me ocurrió escribir sobre un tema que jamás estuvo de moda.

Escribir la novela me llevó dos años más otro de correcciones, contactos con la editorial, plazos para la publicación… porque ser profesora de 140 alumnos adolescentes me quita tiempo, pero sobre todo fuerzas. Así que no recuerdo si fue algo repentino, algún libro o artículo que leí, en fin, que no sé cómo me vi inmersa en un tema en el que a medida que me iba adentrando me cautivaba más: la expulsión de casi 300.000 moriscos de los reinos españoles. Ahí es nada. En una España de menos de diez millones de habitantes.

"En cuanto me metí en faena cada vez que me ponía a escribir los personajes vivían su vida sin tener en cuenta ni fichas ni el proyecto que yo les había preparado"

El tema requería bastante documentación, así que me puse a ello: archivos, documentos, correos, visitas a lugares, internet, entrevistas, libros, más internet. Hoy día casi todo está en internet.

Tuve la suerte de que mi primera novela, Los Ojos de Dios, también reseñada en Zenda, fuera un éxito, en Extremadura, pero un éxito, al fin y al cabo. Sin embargo, tengo que reconocer que el proceso fue totalmente caótico, tal vez por ser novata en estas lides de escribir “novelones”. Pero ahora no quería que me sucediese lo mismo, por lo que preparé fichas con personajes, fechas, sucesos, tramas, mapas, croquis… En fin, esta vez sólo tendría que ensamblar vidas y hechos y sería coser y cantar. Pero ¡ay!, en cuanto me metí en faena cada vez que me ponía a escribir los personajes vivían su vida sin tener en cuenta ni fichas ni el proyecto que yo les había preparado.

Eso sí, tenía claro lo que quería contar. Quería que el lector supiese del sufrimiento de todo un pueblo, Magacela, al tener que abandonar el lugar donde nacieron sus antepasados; plasmar el dolor que suponía el tener que elegir entre, por ejemplo, seguir a los maridos y abandonar a sus hijos; narrar una gran historia de amor; describir la locura del sultán de Marruecos al perder sus valiosos libros; intrigar al lector con el misterio de la biblioteca de El Escorial y todo eso con un hilo conductor: la superación de la adversidad.

"Tenía interés en mezclar personajes rigurosamente históricos con ficticios: Felipe III, frailes y bibliotecarios de San Lorenzo de El Escorial, el sultán Mulay Zaidan…"

Además, tenía interés en mezclar personajes rigurosamente históricos con ficticios: Felipe III, frailes y bibliotecarios de San Lorenzo de El Escorial, el sultán Mulay Zaidan… y sorprender al lector cambiando de escenarios, de las vastas dehesas extremeñas a las calles bulliciosas de la Sevilla del siglo XVII o a los exóticos lugares de Marrakech.

Cuando por fin me pareció que la novela estaba terminada decidí no enviarla a ninguna editorial, quizás por miedo a que fuera rechazada, a pesar de que el grupo de incondicionales intentaba convencerme de que era una buena historia. Pero en fin, los amigos, ya se sabe. Así que busqué una editorial para autopublicarla. Había muchas. Me decidí por Caligrama, dependiente de Penguin Random House, entre otras cosas porque ofrecía algo muy interesante para el escritor novel: optar a un concurso cuyo premio consistía en la publicación de la novela en alguno de los sellos de la gran multinacional.

"La Senda del Rey ya ha dejado de ser mía para volar sola y ser de todos aquellos lectores que espero que disfruten con sus páginas "

En marzo de 2018 se publicó y seis meses después participábamos varias centenas de escritores en el concurso. Mi historia sobre los moriscos arrancados de sus tierras cautivó al jurado, como antes lo había hecho con los lectores, y conseguía alzarse con el preciado galardón: Premio Best Seller a la mejor novela.

Y ya, como conté al principio de este making of, desde el 9 de mayo está en las librerías. La Senda del Rey ya ha dejado de ser mía para volar sola y ser de todos aquellos lectores que espero que disfruten con sus páginas tanto como yo lo hice escribiéndolas. Si consigo su favor, las nuevas historias que fabule podrán convertirse en nuevas novelas que reseñe Zenda y podré seguir caminando por el complejo mundo de la novela histórica.

—————————————

Autor: Rafaela Cano. Título: La senda del rey. Editorial: Grijalbo. Venta: Fnac

5/5 (1 Puntuación. Valora este artículo, por favor)