Inicio > Blogs > Ruritania > Multivitamínico
Multivitamínico

La virgen santa, lo pesado que puede llegar a ser esto de tener varios trabajos, escribir y encima tener una conciencia. Querría estar leyendo y en su lugar aquí estoy, con mi dosis de mercromina semanal. Holis.

Pues parece que ahora los de WWF se han dado cuenta de que nos estamos comiendo el Planeta y han sacado una campaña medianamente controvertida. Con esto pretenden contarle al mundo, al humano, que es un ser inconsciente y malvado por consumir hasta las raspas del planeta azul.

También se van a reunir, se han reunido, se reúnen, lo hacen en un tiempo verbal inexacto y tan inútil como la misma acción que describe, algunos de los líderes de las banderas más empoderadas del mundo. Aunque ya de partida Rusia, Brasil y México anuncian que van a incrementar sus emisiones de carbono a la atmósfera en el próximo año. Porque Brasil es la nación propietaria del Amazonas, los rusos son temibles con su dictador de la KGB y su armamento, y los mejicanos… los mejicanos, bueno, les hicimos tanto daño con la conquista (descubrimiento) que los españoles les deben una disculpa y el mundo les debe la permisividad que nadie otorga, pero aun así se la auto-asignan, a esas naciones egoístas que con tal de crecer se cagan en el futuro de todos y cuando estén ellos los primeros hundidos en tormentas, agua de mar, incendios y mierda habrá que tenerles pena y ayudarlos.

"Los mandaba yo a un supermercado cubano, a que vieran los estantes amnésicos de puras décadas en la más socialista austeridad"

El mundo anda desabastecido, o eso creemos, porque algunos fabricantes y supermercados tienen escasez de productos innecesarios. Y por esto ya nos creemos que se acerca el final de los tiempos, nos dedicamos a acumular, a consumir, a demandar más, como las bestias voraces y taradas que somos, y esto no hace sino estrechar el cuello de botella responsable de esta pequeña escasez en las naciones desarrolladas. O puede que sean los aliens, o la vacuna del COVID, o los francmasones, o los moros que van a invadir España y tendrá que venir Abascal con la primera luz del quinto día, por el este, con los Rohirrim o un par de rejoneadores. Qué sé yo cuál será la idea que se hará esta civilización histérica. Los mandaba yo a un supermercado cubano, a que vieran los estantes amnésicos de puras décadas en la más socialista austeridad, y a los empleados trabajando por el Oscar a mejor actor de reparto, fingiendo que hay algo que hacer en una tienda en la que nunca hay de nada. Que lo mismo así unos aprendían la definición justa y precisa de «desabastecimiento». O al menos se compraban unos Cohiba baraticos.

Escribo todo esto de oídas, de leídas, pasadas en modo vuelo, leyendo sin casi tocar la pantalla con la mirada, porque entre la paja del periodismo y la repetición de las mismas historias no puedo evitar la caída a plomo en la desidia. Una desidia que no se debe a la pereza, sino a nuestra incapacidad para redimirnos. Año tras año, siglo detrás de siglo, el ser humano no cambia. Ni siquiera lo hace la esperanza de que seamos capaces de hacerlo, levantarnos, apechugar, apretar los dientes y hacer lo que la moral nos exige. Nos dicen que el planeta no aguanta ya ni unas décimas más de aumento de temperatura, que si extinciones, que si carencias reales para muchas poblaciones humanas y animales… Hay criaturas que mueren allá fuera, donde la imaginación ni siquiera llega, porque nuestra existencia ha hecho la suya imposible en el planeta, en su planeta. Pero nos suda todo la punta.

"Suena a ciencia ficción, pero es que ya vivimos una distopía, es que muchos de los relatos publicados hace cuatro días en el libro Exhalación de Ted Chiang se han hecho reales en solo un año"

Miro a mi hijo, que es el gato, y no será otro más que él, y me pregunto cuándo veremos a los gobiernos prohibiendo o limitando el número de mascotas. Porque no, cuando las carencias sean severas para los privilegiados, cuando de verdad empiecen a faltar alimentos, no se hará lo lógico. Ni se llevará a la mesa de los politicuchos. Hablo, claro, de la limitación de la natalidad humana. Que dejéis de reproduciros, coño. A follar con condón. Me río, porque veo lo contradictorio que es tener a un autor que en parte escribe para niños diciendo que ya vale, que más críos no. Que no es porque sean ruidosos, sucios, estúpidos, engreídos, apestosos e insoportables, sino porque esos niños se convertirán en ustedes, y tendrán más pequeños apestosos. Y bueno, no creo que esto haya que explicárselo. Pero nadie planteará esta salvajada, si hasta hay quienes dicen que el aborto nunca está clínicamente justificado. Pero las mascotas… Ah, eso es algo que, en circunstancias extremas, quizás veamos controlado y limitado. Suena a ciencia ficción, pero es que ya vivimos una distopía, es que muchos de los relatos publicados hace cuatro días en el libro Exhalación, de Ted Chiang, se han hecho reales en solo un año. Que si Facebook es el demonio y quiere que nos vayamos a vivir a su birria de realidad virtual, y todos los que dicen que no way estarán ahí pastando yerba los primeros. Tenemos capacidad computacional para hacer verdaderas maravillas y vivir en un mundo justo, equilibrado, protegido y con futuro. En su lugar la usamos para poner un computador en las manos de simios pa que se pajeen, se hagan Tinder, jueguen a lo que sea que esté ahora de moda y manden decenas de imágenes por minuto a su famélica corteza visual. Y la leche lo loco que se está poniendo el mundo, que me faltan los días para desconectarlo todo y pirarme a algún sitio hostil y remoto donde pueda pegarle un tiro al primero que se acerque a mis dominios y no preocuparme por que nadie se entere. Y dejar que los demás se las entiendan con sus críos, sus abastecidas panzas bajo cabezas en carestía y los gobernantes que invierten más dinero en desarrollar absurdos misiles supersónicos con capacidad nuclear, o en mandar basura al espacio que en cuidar a nuestra primera madre, el Planeta Tierra. De esto vamos esta semana, quién sabe la siguiente, lo mismo hago una riviu del aifon 13.

5/5 (13 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios