Inicio > Historia > Efemérides de la historia > Napoleón se fuga de la isla de Elba

Napoleón se fuga de la isla de Elba

Napoleón se fuga de la isla de Elba

El 26 de febrero de 1815 Napoleón Bonaparte huyó de la isla de Elba, donde estaba confinado desde el año anterior, cuando el Congreso de Viena decidió restaurar la monarquía borbónica en Francia. Su fuga fue la antesala del comienzo del periodo conocido como el de los Cien Días.

¿Qué ocurrió durante el periodo de los Cien Días?

"El nuevo monarca, Luis XVIII, decidió huir antes de vérselas con el militar corso. Comenzó en ese momento el llamado Gobierno de los 100 Días"

Después del final de las guerras napoleónicas, el antiguo emperador estuvo once meses prisionero en la isla de Elba —situada en el Mar Tirreno, entre Córcega y la península italiana—. La crítica situación que se vivía dentro del ejército favoreció su retorno. Francia estaba sufriendo las consecuencias económicas de las decisiones acordadas por las potencias europeas para fijar las indemnizaciones de guerra. Además estaba sometida a la constante presión de Rusia, que exigía más demandas compensatorias. Ante esa situación, Napoleón decidió marcharse de la isla de Elba acompañado de 600 hombres fieles al antiguo emperador en el barco Inconstant. El 1 de marzo Bonaparte desembarcó cerca de Cannes. Desde allí emprendió su camino triunfal hasta París, donde llegó el 20 de marzo entre vítores y sin haber disparado un solo tiro en su marcha hasta la capital del país. El nuevo monarca, Luis XVIII, decidió huir antes de vérselas con el militar corso. Comenzó en ese momento el llamado Gobierno de los 100 Días.

"El 18 de junio el general francés inició su última batalla, la de Waterloo. Después de la derrota regresó a París con la idea de disolver las cámaras y comenzar una dictadura"

Napoleón no era el mismo dirigente que el de sus tiempos de gloria. Más debilitado y con algunos achaques, tuvo que lidiar además con las demandas liberales, que casaban bien poco con su forma de gobernar. Aunque no tuvo una gran oposición dentro del país, sí que vio cómo las potencias europeas se movían en su contra. Este último no fue ningún problema, porque le permitió volver al lugar que más le satisfacía, el campo de batalla. Los intentos diplomáticos por lograr que Austria no participase en la coalición contra Francia no prosperaron. Napoleón decidió entonces que la mejor forma de defenderse era atacar. Y así lo hizo: movilizó a sus tropas hacia Bélgica, donde estaban los ejércitos aliados. El 18 de junio el general francés inició su última batalla, la de Waterloo. Después de la derrota regresó a París con la idea de disolver las cámaras y comenzar una dictadura, pero su idea chocó con el malestar creciente de los políticos y de la población. Con los prusianos a las puertas del país, Napoleón decidió huir a Estados Unidos, pero no pudo completar su plan y tuvo que pasar el resto de sus días desterrado en la isla de Santa Elena.

Otras efemérides históricas del 26 de febrero

El día 26 de febrero de 1266 tuvo lugar la batalla de Benevento, en la que se enfrentaron sicilianos y franceses, con victoria de estos últimos.

El día 26 de febrero de 1658 se firmó la Paz de Roskilde, que puso fin al enfrentamiento entre suecos y daneses.

El día 26 de febrero de 1924 Adolf Hitler fue juzgado por el Putsch de Múnich, un intento de golpe de estado contra la República de Weimar.

El día 26 de febrero de 1961 Mohammed V se convirtió en rey de Marruecos tras la muerte de su padre.

5/5 (10 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios