Inicio > Historia > Efemérides de la historia > Nicolás Salmerón, el presidente que se negó a firmar una pena de muerte

Nicolás Salmerón, el presidente que se negó a firmar una pena de muerte

Nicolás Salmerón, el presidente que se negó a firmar una pena de muerte

El día 20 de septiembre de 1908 murió Nicolás Salmerón, uno de los políticos españoles más destacados de la I República, que dimitió como presidente del poder ejecutivo —el cargo más importante en ese momento— al negarse a firmar las penas de muerte a unos militares que habían colaborado con los cantonalistas —partidarios de una estructura federal de cantones independientes—.

¿Quién fue Nicolás Salmerón?

"Su carrera política en la I República fue meteórica: a los cuatro meses fue nombrado presidente del congreso y un mes más tarde fue elegido presidente del ejecutivo"

Nicolás Salmerón formó parte del krausismo —una doctrina que defendía la tolerancia académica frente al dogmatismo— por la influencia de Julián Sanz del Río, el que fuera maestro de Francisco Giner de los Ríos, creador y director de la Institución Libre de Enseñanza. Su activo papel dentro del Partido Demócrata le llevó a prisión por sus ideas revolucionarias. Después del triunfo de la revolución la Gloriosa, Salmerón se sumó al republicanismo y consiguió un acta de diputado, y al abdicar el monarca Amadeo de Saboya se convirtió en ministro de Gracia y Justicia —sus dos aportaciones más destacadas fueron la separación de iglesia y Estado, y una importante reforma penitenciaria—. A partir de ese momento, su carrera política en la I República fue meteórica: a los cuatro meses fue nombrado presidente del congreso y un mes más tarde fue elegido presidente del ejecutivo, el cargo equivalente a presidente de gobierno. Salmerón solo gobernó un mes y medio, pero fue un periodo especialmente convulso en el que tuvieron lugar la Guerra de Cuba y la Tercera Guerra Carlista.

"Varios de los militares que habían participado en la sublevación fueron condenados a muerte, pero el presidente republicano se negó a firmar sus ejecuciones"

Nicolas Salmerón tuvo que enfrentarse también a la revuelta cantonalista que había provocado una importante brecha en el ejército. Varios de los militares que habían participado en la sublevación fueron condenados a muerte, pero el presidente republicano se negó a firmar sus ejecuciones. Este fue el principal motivo —además de su negativa a mediar en el enfrentamiento entre su antecesor Pi y Margall y el general Pavía— por el cual Salmerón renunció a su cargo y pasó a la oposición, en la que realizó una dura resistencia contra su sucesor, Emilio Castelar. Con la llegada de Alfonso XII a España, que supuso la restauración de la casa de los Borbones, Nicolás Salmerón tuvo que exiliarse a Francia. A su regreso al país se convirtió en un firme luchador contra la monarquía, pero sus múltiples intentos para intentar unir a las diferentes facciones republicanos fracasaron, y solo consiguió un mínimo éxito al unirse a la coalición Solidaridad Catalana.

Otras efemérides históricas del 20 de septiembre

El 20 de septiembre de 672 Wamba es elegido rey de los visigodos en Toledo.

El 20 de septiembre de 1187 el mítico líder musulmán Saladino comienza el Sitio de Jerusalén.

El 20 de septiembre de 1519 Fernando de Magallanes zarpó de Sanlúcar de Barrameda, junto a Juan Sebastián Elcano, para emprender una de las mayores hazañas de la navegación, dar la primera vuelta al mundo.

El 20 de septiembre de 1604 finaliza el sitio de Ostende con la victoria de los tercios españoles.

El 20 de septiembre de 1979, fue derrocado el dictador Jean-Bédel Bokassa por un golpe de estado apoyado por el gobierno de Francia.

5/5 (6 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

1 Comentario
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Raoul
Raoul
8 meses hace

En que quedamos: ¿se negó a firmar una pena de muerte, como dice el titular, o se negó a firmar varias, como dice el artículo?