Inicio > Blogs > La lectora de Guermantes > A Night without Armor
A Night without Armor

Descubrí a Jewel en 1995. Yo era adolescente y mis gustos musicales no eran más que el reflejo del contexto en el que vivía. Una ciudad pequeña sin apenas radiofórmula. La solución más fácil para crearse una cultura musical era dejarse guiar por los jingles publicitarios y los anuncios de las compañías discográficas.

Quedaba aún mucho tiempo para que Alejandro Sanz nos partiese el corazón a todos, y la disolución de Take That había dejado a las adolescentes de medio mundo un poco huérfanas. Aún faltaba mucho para que Robbie Williams despuntase con éxito como solista, Gary Barlow se atreviese con las baladas y para que una nueva boyband prefabricada, The Backstreetboys, llenase nuestras carpetas escolares y se convirtiera en la banda sonora de nuestros viajes.

Para todos los que nos criamos entre aguas de esos dos mundos fue la televisión el camino más corto hacia la cultura musical. Y entre anuncios de Porcelanosa y de Ferrero Rocher se alzó una voz inmaculada y cristalina. Se llamaba Jewel y acababa de publicar su primer disco, Pieces of you.

piecesofyou

Recuerdo escuchar en el walkman la que fue mi primera cinta de casete que me costó 2.000 pesetas (me siento terriblemente mayor hablando de walkmans, casetes y pesetas).

Tenía una carátula blanca y azul con el rostro de la compositora.

Y dentro había poesía.

Canciones como You were meant for me o Foolish Games la alzaron como una de las intérpretes de mayor éxito (vendió ese año 12 millones de discos sólo en Estados Unidos) y cantó el himno nacional en la Super Bowl tres años después.

Por aquel entonces ya había publicado su segundo disco con un aire más comercial, Spirit, y había hecho varios tours promocionales por Europa.

En uno de ellos concedió una entrevista a un programa de televisión (les cuento todo esto porque en aquellos momentos no había internet y debíamos leer prensa, escuchar la radio y ver la televisión para estar informados) donde describió una juventud un tanto errática. Vivió bastante tiempo como una nómada en una furgoneta, desplazándose por todo Estados Unidos para cantar en bares de carretera. En uno de esos miniconciertos fue descubierta.

Tras estos inicios prometedores, su carrera ha deambulado entre el pop y un retorno periódico al country género en el que sin duda se encuentra más cómoda.

a-night-withour-armourDespués de esta introducción les cuento a qué viene todo esto. Jewel se convirtió en la poeta más vendida de Estados Unidos ( y no me estoy refiriendo a la suma de venta de todos sus discos).

En medio de esta vorágine de promoción discográfica, la compositora publicó en 2008 una antología de poemas A Night without Armor, y una autobiografía, Chasing down the dawn, dos años después. Vendió más de un millón de ejemplares del primero y el New York Times lo calificó como bestseller.

Tampoco es necesario ir hasta Estados Unidos para encontrar este perfil de poeta.

En España tenemos(con cifras de ventas más modestas) a Marwan,Luis Ramiro, Elvira Sastre, Carlos Salem, Diego Ojeda o Escandar Algeet . Pueden seguir amando la poesía con Raquel Lanseros, Antonio Lucas, Elena Medel, Luna Miguel, Carmen Juan Romero, Luis García Montero o Alicia García Nuñez (por citar unos pocos).

Para que digan de Dylan.

 

0/5 (0 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)