Inicio > Libros > Narrativa > Nostalgias de un cínico

Nostalgias de un cínico

Nostalgias de un cínico

Escribo estas palabras hoy, 9 de diciembre de 2018, aunque no sé cuándo saldrán publicadas. Podía haberlas escrito hace un par de días, pero me pareció que hacerlo hoy las adornaría de símbolo, y eso es importante.

Natsume Soseki murió exactamente hace 102 años, el 9 de diciembre de 1916. Este intento de reseña de su obra Botchan está escrita por un lector lejano, en el tiempo y en más cosas; un lector occidental que ha tratado de comprender la batalla que, de manera sutil y en primera persona, hizo patente en su obra. Esta lejanía quizá me impida captar todo el mensaje, o quizá sea precisamente lo que me permita hacerlo. No lo tengo claro. Juzguen ustedes mismos.

Entre Botchan y Soseki hay escenarios comunes, líneas secantes. Soseki también estuvo destinado como profesor en una provincia a las afueras de Tokio. Y echó de menos su país cuando vivió en Inglaterra, unos años que no catalogó como buena experiencia. Incluso criticó duramente a los escritores ingleses.

"Quizá porque Botchan, y en mayor medida las obras posteriores de Soseki, sirvieron de medida y definición de esos profundos cambios, se convirtieron en clásicos de la literatura japonesa"

Vivió una época (Meiji) de profundos cambios sociales y culturales. La sociedad nipona se abría a occidente. La fractura al acomodarse a la modernidad también se produjo en literatura. Si Japón es sinónimo de elegancia, de discreción, de suavidad, de literatura evocadora, brumosa y envolvente, lo que venía de fuera se entendía como lo contrario: el exilio de lo simbólico, la realidad cruda, presente, sin protección. La vida “a pelo”. Toda la obra de Soseki está herida de lucha por preservar la tradición, la propia esencia.

Botchan es un joven, creído y soberbio. Autosuficiente. De su vida se nos cuentan apenas unas semanas, justo cuando chocarán los trenes. Lo antiguo y lo moderno. Lo tradicional y lo actual. El final de la adolescencia y el paso a la edad madura. Quizá porque Botchan, y en mayor medida las obras posteriores de Soseki, sirvieron de medida y definición de esos profundos cambios, se convirtieron en clásicos de la literatura japonesa; clásicos de verdad, de los que se leen en las escuelas. Ayudó su tono satírico, su lectura fácil, sus escenas cómicas, disparatadas a veces, siempre hilarantes. Y la facilidad con que cualquier joven japonés puede verse reflejado en ese “niño mimado”, impulsivo, tonto, pero de ideas firmes sobre el bien y el mal, que aun siendo mediocre y poco inteligente, se mantiene fiel a lo que él considera la forma correcta de hacer las cosas.

"Botchan esconde esa duda, y la convierte en seguridad. Es puro cinismo lo que caracteriza al personaje y lo que conduce y guía la trama"

La historia de Botchan parece sencilla. Un joven termina sus estudios y consigue una plaza de maestro en un colegio de provincias. Lejos de Tokio, donde siempre ha vivido. Lejos de Kiyo, que siempre le ha cuidado. En esta nueva etapa nadie parece tomarle en serio. Ni sus estudiantes, que se burlan de él, ni sus compañeros de trabajo, conspiradores hipócritas a los que rápidamente pone motes y desprecia. Todo lo externo está corrompido y sólo Botchan parece conocer el camino de lo correcto. Aunque siempre duda. ¿Seguir o volver? ¿Dimitir o perseverar?

Botchan esconde esa duda y la convierte en seguridad. Es puro cinismo lo que caracteriza al personaje y lo que conduce y guía la trama. Todo está invadido por el discurso cínico de su protagonista, y sólo la sátira, la broma y el humor consiguen disminuir su intensidad. Precisamente por esto Botchan (1906) es considerado por algunos como precursora de El guardián entre el centeno, de J. D. Salinger (1951). El “yo contra el mundo” es el mismo, aunque en el caso de la obra de Salinger, la lucha de Holden Caulfield era contra la hipocresía y la mediocridad. Botchan no se ve a sí mismo como el salvador de nada ni de nadie. Su perplejidad, y su miedo, lo originan los cambios, lo nuevo, lo que viene de fuera, lo desconocido. No es una novela instigadora de masas. Pero sí es una novela nostálgica. Una mirada atrás en la huida. Un “cualquier tiempo pasado fue mejor”.

———————————

Autor: Natsume Soseki. Título: Botchan. Editorial: Impedimenta. Venta: Amazon, Fnac y Casa del Libro