Inicio > Libros > Narrativa > Novela negra en estado puro

Novela negra en estado puro

Novela negra en estado puro

Cuando conocí a Carlos Augusto Casas llevaba la camisa de flores más fea que había visto en mucho tiempo. Fue hace unas cuantas semanas, durante una de las mesas redondas de Cartagena Negra. La sala estaba a rebosar, por lo que me tuve que sentar en una de las sillas de la última fila. Fue desde allí donde pude ver que la gente cuchicheaba y lo señalaba. Mira, ese es. Ese es el escritor del que todo el mundo habla. Ese es el autor de Ya no quedan junglas adonde regresar. Sí, sí, el que tiene a toda la comunidad del género negro vuelta del revés. Premio Ciudad de Santa Cruz (Tenerife Noir 2018), premio Wilkie Collins, premio Novelpol 2018, premio Morella Trufa Negra 2018 y nominado en Pata Negra, Black Mountain Bossòt y en la Semana Negra de Gijón a la mejor novela.

Vaya aburrimiento de tío. Ha escrito su primera novela y ya lo ha ganado casi todo.

"No llevaba ni cinco páginas cuando supe que tenía entre las manos una novela especial. La obra de un escritor que se salía de lo común"

Tenía muchas razones para leer a este escritor. Los compañeros de letras solo sabían recomendarme la lectura de esta novela. Y quizá por eso nunca lo hice. Ya lo he dicho en anteriores ocasiones: siempre intento huir de las modas que parecen impuestas. Odio dejarme arrastrar por la corriente de la opinión general. Ver las mismas pelis, escuchar la música o leer los libros que todo el mundo lee.

Total, que como los buenos escritores, después de su presentación en Cartagena Negra acabamos en un bar. Nos tomamos un par de birras y hablamos de esto y de aquello hasta que se nos echó la madrugada encima. Desnudo, en una cama a la que se le había antojado dar vueltas en la habitación a oscuras, tuve una certeza: tenía que leer a Carlos Augusto.

A ver.

A ver si es tan bueno como dicen.

"Ya no quedan junglas adonde regresar es una de esas novelas que los escritores leemos a medio camino entre la admiración y la envidia"

No llevaba ni cinco páginas cuando supe que tenía entre las manos una novela especial. La obra de un escritor que se salía de lo común. Como me habían dicho tantas veces: un fuera de serie, Fopi; una máquina. Qué coraje me da reconocer que la gente llevaba razón. Además de lo de la camisa, también hacía mucho tiempo que no leía una novela tan buena. Razones, dos puntos. Una narrativa original, propia, libre. ¿Única? Sí, puede ser que hasta incluso eso. Protagonistas inolvidables, nunca vistos, y tan vivos que uno anda por la calle esperando encontrarse a cualquiera de ellos. Una trama que se lee sola, de las que sorprende por la espalda cuando menos se la espera. Esas llamadas perdidas en el buzón de voz de la inspectora, esa pelea de bar entre dos octogenarios, esa segunda vida que intenta llevar uno de los matones. Esa segunda oportunidad que quiere darle el protagonista a la vida.

Miradme, joder. Ahora mismo tengo los vellos de punta.

Madre mía, qué libro.

Ya no quedan junglas adonde regresar es una de esas novelas que los escritores leemos a medio camino entre la admiración y la envidia. Un trabajo redondo en el que destaca la libertad de su expresión y la ligereza del lenguaje. El autor ha disfrutado escribiéndola, y eso se respira en cada párrafo de la novela. La historia transmite buen rollo a los lectores, y eso es lo que todo el mundo está agradeciendo de este libro.

"Carlos ha entrado por la puerta grande del género negro"

Vejez, amor, soledad, venganza y mucha, mucha sangre. Todo ello salpimentado con un reparto de personajes excéntricos, encuadrados en unas situaciones de lo más singulares. De verdad, si pudierais verme le haría una reverencia a esta novela. Me apuesto los gin tonics que queráis, sin temor a perderlos, a que dentro de unos años a Augusto Casas se le conocerá como el Tarantino de las letras.

¿Cómo?

¿Que aún no habéis leído Ya no quedan junglas adonde regresar?

Pues estáis tardando, porque yo ya me he unido a todos esos cansinos que no saben hacer otra cosa que repetir que es la novela negra del año. Carlos ha entrado por la puerta grande del género negro, y a nosotros, los lectores, solo nos queda cruzar los dedos de las manos y de los pies para rezar por que este hombre no tarde demasiado en publicar otro libro.

 

——————————

Autor: Carlos Augusto Casas. TítuloYa no quedan junglas adonde regresar. Editorial: Mar. VentaAmazon y Fnac