Inicio > Firmas > El bar de Zenda > Fabricando misóginos
Fabricando misóginos

Me lo cuenta el padre, que es amigo mío. Y me lo cuenta preocupado. Escríbelo tú que puedes, dice. Porque para estar preocupado no le falta razón.  Su hijo, al que llamaremos Pedro, o Pedrito, tiene doce años. Es un crío vivo y listo, rápido de cabeza, honrado, buen estudiante. De los que dicen buenos días, gracias y por favor. Además, le gusta leer libros y ver películas viejas con sus padres. Un chico, en fin, de ésos que vamos a necesitar mucho como adultos dentro de unos años: los que levantan la mano en clase, hacen sus propias preguntas y no se dejan comer el tarro, o no demasiado para los tiempos que corren, por el grupo ni la tendencia. Un niño como Dios manda.

Todo iba bien hasta el curso pasado, dice el padre. Obediente, educado, buenas notas. Así era Pedrito. Todo iba de perlas hasta que se cruzó el azar, reforzado por la estupidez humana. Y lo hizo en forma de niña. El suyo es un colegio mixto, de una ciudad grande: Valencia, para ser exactos. Unos treinta críos en clase, entre ellos y ellas. Convivencia normal, respeto mutuo, etcétera. Todo según los cánones actuales. Formado en el respeto a las niñas y la igualdad, Pedrito era de los que no pasaban por alto un comentario supuestamente machista, una frase hecha, un lugar común. Valoraba al otro sexo porque había sido educado para ello por sus padres y profesores. En esa materia era puntilloso, implacable como un gendarme prusiano. Sin embargo, llegó el día fatal. El incidente.

Ni siquiera fue en el colegio, señala amargo el padre. Fue en la calle, a la salida, cuando Pedrito y un grupo de niños y niñas charlaban esperando el autobús. Críos de doce años, repitámoslo. Surgió una discusión sobre los motivos de cada cual para ser delegado de clase, y en un momento determinado, sin que mediase acto previo ni provocación especial por parte de Pedrito, una niña –de carácter difícil, que ya había protagonizado otros incidentes en clase– le dio una bofetada. A ella la llamaremos Lucía. Al recibir el golpe, la reacción del chico fue automática: devolvió la bofetada. Todo acabó allí, al menos en esa fase del asunto. Llegó el autobús, fuéronse todos y no hubo más. Aparente final, de momento.

Pero de final, nada. Sólo era el principio. Al día siguiente, en el colegio, consejo de guerra: vista disciplinaria sumarísima por parte de los profesores. Los padres de la niña se habían quejado; y el colegio, sin escuchar a nadie más, comunicó por teléfono a los de Pedrito que su hijo quedaba suspendido durante dos semanas por agredir a una compañera. Los padres del chico no se tragaron el asunto tal cual, le preguntaron a él, hicieron llamadas telefónicas, lo interrogaron, preguntaron a los otros niños, acudieron al colegio exigiendo igualdad de trato. De ese modo lograron que se escuchase a los demás testigos y también a Pedrito, que compareció al fin para dar su versión ante los profesores, con la calma de quien tiene la conciencia tranquila. No negó en absoluto el hecho, asumió su parte de responsabilidad, confesó que fue la reacción instintiva a un golpe dado por Lucía, y con la honrada convicción de quien todavía no ha sido estropeado por la mierda de sociedad en la que vive y va a vivir, dijo: «Me pegó y le pegué sin pensarlo, es verdad. Nada más. Castigadme si lo hice mal, pero también ella lo hizo, y además me pegó primero. Así que castigadla también a ella. ¿No decís que los chicos y las chicas somos iguales?».

De nada, o de poco, sirvió el argumento. Reunido el consejo escolar, dictó sentencia final: Pedrito, suspendido una semana y nota negativa en su expediente. Lucía, absuelta de todo y tan tranquila, segura en adelante de su poder y su impunidad. Pero lo más grave, cuenta el padre, fue cuando el niño conoció la sentencia. Lo que dijo referido a sus profesores y también a sus padres: «Es injusto, me habéis estado engañando con eso de las chicas». No añadió nada más, y desde entonces no ha vuelto a comentar el asunto, como si quisiera borrarlo de su cabeza. Pero he notado algo, señala el padre. Y no me gusta. Ahora, cuando estamos viendo la televisión y hay una escena de reivindicación feminista, alguien defiende los derechos de la mujer o habla de igualdad o algo parecido, no falla: cada vez, Pedrito, impasible el rostro, cambia de canal si tiene el mando automático en las manos. Y si no, se levanta y sale de la habitación con el pretexto de beber un vaso de agua, hacer pipí, sacar al perro al jardín. Al cabo de un par de minutos regresa, mira de reojo la tele y se sienta de nuevo, imperturbable, silencioso. Y a su madre y a mí, dice el padre, nos llevan los diablos.

____________

Publicado el 18 de septiembre de 2021 en XL Semanal.

4.7/5 (1054 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
123 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
David Sepúlveda Pérez
David Sepúlveda Pérez
26 ddís hace

Tal cual.
He visto docenas de similares reacciones ante injusticias parecidas. Incluso entre abogados y jueces: desde hace unos años se inventó en Chile el delito de «femicidio», que consiste en dar muerte a una mujer por parte de su pareja -Lo que conocíamos como «homicidio pasional» pero solo si la víctima es una mujer- y tiene una pena mayor que si la víctima es el hombre.
O sea: si la situación es la misma y los motivos son los mismos, la única diferencia es el sexo de víctima y victimario… lo que viene a ser discriminación, aparte de ser inconstitucional (Claro que eso de la Constitución, en Chile, vale menos que un gas despedido por el anverso inferior. En fin).
Lo mismo si se trata de víctimas homosexuales o de alguna otra «minoría» -Pongo en duda lo de «minoría», pues tienen más poder que la «mayoría»- porque los delitos contra ellos son más penalizados que contra varones heterosexuales, adultos o menores.
Como bien dice, se está formando toda una generación de resentidos con el tema y las consecuencias, más allá del discurso público de buena crianza y las buenas intenciones, se hacen notar ya.

Tommy
Tommy
26 ddís hace

A las mujeres no se les pega jamás, ni aunque golpeen ellas primero ni por cualquier otro motivo. Ni con razón ni sin ella. Me sorprende que los padres de Pedrito no le enseñaran eso.

David Sepúlveda Pérez
David Sepúlveda Pérez
26 ddís hace
Responder a  Tommy

Me sorprende que no sepa Ud. comprender lo que lee: eran niños de 12 años. Y se lo repitieron.
Por lo demás, no veo motivo alguno para no golpear a una mujer que agrede, a una persona, sea del sexo que sea, que ataca injustamente a otra en forma física. No se trata de igualdad, sino de mera autodefensa elemental.
Por supuesto, y como bien lo ha expuesto antes don Arturo en este mismo espacio, la legítima defensa es otro de los anatemas para el nuevo pensamiento imbécil que gangrena nuestras sociedades.

Tommy
Tommy
25 ddís hace

Mi hijo de ocho años, no doce, ya sabe que no puede pegar a las chicas bajo ningún concepto, ninguno, porque eso solo lo hacen los cobardes. En cuanto a que «no vea motivo alguno para no golpear a una mujer que agrede», existe un motivo: nosotros somos más fuertes que ellas.

Libertario
Libertario
25 ddís hace
Responder a  Tommy

Imagino que usted es de los que piensan que cuando un ladr´ón armado entra en nuestra casa, no hay que defenderse porque «eso sólo lo hacen los cobardes»

Tommy
Tommy
24 ddís hace
Responder a  Libertario

No me voy a molestar en contestar semejantes disparates.

Marta Mariblanca
Marta Mariblanca
25 ddís hace
Responder a  Tommy

En 1984 tuve la misma escena en el patio de mi colegio, mixto, de monjas, y en ese caso fui la agresora. Ni qué decir tiene que me pareció completamente justo que me el chico en cuestión me devolviera la bofetada. Y mucho mejor el argumento: no se pega a un oponente, las cosas se resuelven hablando.
Los sexos de los interlocutores, aparte.

Sergio
Sergio
20 ddís hace
Responder a  Tommy

Eso de decir que le pegan cobardes a las mujeres es más machista que el propio hecho de que un niño de 12 años le pegue a una niña una bofetada (no una paliza).

Rafael
Rafael
19 ddís hace
Responder a  Tommy

Falso, una chica de 12 años por regla general es más grande y fuerte que un chico de la misma edad.
A esa edad ya las chicas han comenzado el desarrollo, los chicos lo comienzan por regla general mucho más tarde, a los 17 o 18 años.

Maria
Maria
18 ddís hace
Responder a  Tommy

Primero, ese pensamiento es totalmente machista. «A la mujer nunca se le pega». Que pasa, eres de los que piensan que las mujeres somos algo parecido a un discapacitado? Si una mujer agrede físicamente a alguien, también tiene que estar preparada para recibir las consecuencias de sus actos.
Y segundo, esta mal pegar a quien sea, independientemente del genero. Eso es lo que debes enseñarle a tu hijo.

Carlos
Carlos
12 ddís hace
Responder a  Tommy

No, hablamos de ser más fuerte o no. Estoy seguro que si la fémina tiene 17 años y el niño 10 aún siendo más débil la aplicación de l leye es la misma.
No somos iguales antes la ley, ante la presunción de inocencia, ante laos medios sociales, ante un consejo escolar, ante ningún juicio.
Pero es que yahemos pasado a ser culpables de ser hetero patriarcado machista opresor por ser simplemente varones. Esto en un entorno de agresividad en los entornos juveniles inaudito. Tengo 2 hijas de 21 y 23 años y así lo constato.
Si queremos y especialmente quieren las feministas que señalemos a los machistas, que reprobemos todos estos comportamientos… deberá ser incorporando a sus valores la mitad de la sociedad y con l tensión y deriva de la forma de aplicar la ley hoy en día lo único que provocan es confrontación, y hastío y rechazo de tanta artificialidad.
Una injusticia social de muchos años no se soluciona haciendo otra injusticia de signo contrario.
Yo rechazo en principio todo feminismo porque lo primero que hacen es acusarme simplemente por ser hombre.

Seluca
Seluca
5 ddís hace
Responder a  Tommy

La opción «a una mujer no se le pega nunca, ni en defensa propia» presupone que una mujer no va a utilizar la violencia física para atacar a un hombre. Es Vd. victima de un prejuicio, rancio y machista.

Mar
Mar
23 ddís hace

El niño es más imteligente que todos ustedes. Él aceptó que había hecho mal y el castigo, sea niño o niña la violencia no es una respuesta, el problema aquí es que eso debe ser así para todos, no solo para un género. ¿Vamos a criar princesas violentas y canallas? ¿Despotas descerebradas que quieren salirse con la suya? Si yo tuviera una hija así, hablaría con ella y le animaría a pedir perdón independiemtememte de lo que diga el colegio, y no por el niño, sino por ella misma, porque si cree que la violencia lo arregla todo lo va a pasar fatal cuando esté en un puesto de trabajo con un jefe de superior.

Keler
Keler
23 ddís hace
Responder a  Mar

Incorrecto su argumento de que «el niño aceptó que había hecho mal».
El niño esperaba justicia, él no inició la agresión, lo hizo ella. Él sólo respondió con el mismo argumento usado por ella. Si la sanción hubiese sido para los dos, lo habría aceptado, porque la máxima es «no se pega», y no «si te pega una niña, te lo comes y a aguantar, porque a ella no le van a castigar por ese comportamiento». Esa es la injusticia que el niño sintió, y que le abrió los ojos sobre lo que estamos viviendo con esta última ola feminista.

Feinmann
Feinmann
26 ddís hace
Responder a  Tommy

No has entendido, al niño le enseñaron la igualdad, y el niño se dio cuenta que le engañaron.

Tommy
Tommy
25 ddís hace
Responder a  Feinmann

Esa «igualdad», que en teoría y con arreglo a nuestra Constitución existe, es en realidad tan ficticia como la que existe entre un trabajador y un empresario cuando negocian un contrato. Me resulta curioso que el mismo niño no se haya dado cuenta por sí mismo a sus 12 años de la diferencia de fuerza física entre él y sus compañeras, pero más aún que sus padres no se lo hayan explicado (es evidente que el niño no tiene hermanas). Eso explica lo extendido y asumido que está el maltrato.

Última edición 25 ddís hace por Tommy
Miguel
Miguel
24 ddís hace
Responder a  Tommy

A ver una cosa hombre de dios, tu no has leído que es la niña quien a pegado al niño, la niña le ha pegado y el niño se ha defendido. Si a ti te atacan ya sea de forma física (como es el caso) o verbal como puede ser en un debate, tu te defiendes en el caso de la agresión física y en el caso de un ataque verbal tu te defiendes mediante argumentos que para ti son correctos y para la otra persona no.

Y en cuanto a lo que dices que le enseñas a tu hijo de 8 años, ¿Por qué no le dices mejor que las cosas de solucionan hablando y que no se deje intimidar por nadie, ya sea mujer, hombre o cualquier persona que puede encontrar en esta vida que le va a tener manía y le va a querer hacerle el mal para que sufra?.

No se, nací en 1998, tengo 22 años, y si, soy de esta generación que a mi pesar con este tipo de pensamientos poco racionales va a peor, y cuando era pequeño y pegaba a un niño o a una niña. Mi abuela o mi padre y mi madre me castigaban y me encerraban en mi habitación, ya pegar a un niño o a una niña.

Porque eso de pegar es una falta de educación y punto, ni genero ni nada.

Saludos

Sergio
Sergio
20 ddís hace
Responder a  Tommy

Tu no sabes como era la niña, ni como era el niño físicamente. Precisamente a los 12 años las niñas son generalmente bastante más grandes que los niños. Y una niña grande se las puede a un niño de crecimiento más retrasado.

Dantés
Dantés
19 ddís hace
Responder a  Tommy

Mis dudas tengo de que sus comentarios sean irónicos porque no puede entender tanto disparate y tanta tontería. ¿Qué debería haber hecho el niño si la niña hubiera pegado no un guantazo, sino una docena? ¿Quedarse quieto? ¿Salir corriendo? ¿Pedir ayuda, supongo? Y hasta llegar esta ayuda, según usted, a recibir palos como si fuera un perro. Pero es que su justificación absurda es aplicable a niños y hombres. El niño más pequeño o débil -o el hombre- tiene carta blanca para pegar al que sea más grande que él y tenga más fuerza. Porque entre niños y hombres también hay diferencias físicas como si se tratasen de niños y niñas, o de hombres y mujeres. En fin, reitero lo dicho al principio, quiero creer que sus comentarios son irónicos, que no piensa así y comenta de este modo para despertar aún más a quien pueda leerle.

Andrea Escudero
Andrea Escudero
26 ddís hace
Responder a  Tommy

Y ellas si pueden golpear sin consecuencias?? El niño acepto que se equivoco y aceptaba ser castigado pero tambien pedia igualdad de derechos que la chica quien agredio primero tambien tuviera sancion como corresponde..no podemos justificar la violencia ni del hombre a la mujer ni de la mujer al hombre debemos tener los mismos derechos y deberes..

Tommy
Tommy
25 ddís hace
Responder a  Andrea Escudero

Mucho me temo que, a la luz de la comparación de las cifras de maltrato físico de hombres hacia mujeres y viceversa, no merece la pena extenderse en comentar la problemática social que supone que «ellas puedan golpear sin consecuencias» frente al caso contrario, ¿verdad?

Dantés
Dantés
19 ddís hace
Responder a  Tommy

Me gustaría ver cómo estaría usted en posición gallarda y estoica recibiendo una paliza de una mujer. Porque entiendo que se quedaría recibiéndola.

Alejandro
Alejandro
26 ddís hace
Responder a  Tommy

Él niño respondió por instinto, no es para ponerse en pie de guerra, pero no estoy de acuerdo que ella no tuviera castigo, porque por esa regla de 3 las mujeres pueden hacer con los hombres lo que quieran sin miedo de reprimenda

Shadow
Shadow
25 ddís hace
Responder a  Tommy

Tommy, su comentario es el del típico caballero tradicional, lo cuál para las feministas es también machista.

Las mujeres no son seres de luz y como tales seres intocables. Son personas que llegado el momento serán adultas también, y deben asumir las consecuencias de sus actos. Pueden ir a la cárcel si delinquen, o recibir un golpe si ellas lo dan antes.

La verdad, de un comentario como el suyo dudo de si se trata del rancio caballero o del moderno aliado feminista. Pero las razones para pegar o no a las mujeres son exactamente las mismas que a los hombres.

Última edición 25 ddís hace por Shadow
Tommy
Tommy
24 ddís hace
Responder a  Shadow

Siéntete libre de encasillarme como mejor te plazca si eso te hace sentirte más cómodo. Desde luego, he de admitir que estáis consiguiendo hacerme abrir los ojos. Sabía, como todo el mundo que lee la prensa y ve los telediarios, que en este país tenemos un problema con la violencia de género. Lo que no podía imaginarme es que el comentario «A las mujeres no se les pega nunca» iba a recibir más de un centenar de opiniones negativas. Quisiera aprovechar para invitar a mis contertulios a expresar la que, en su opinión, sería la frecuencia adecuada para golpear a una mujer. ¿Solo en ocasiones señaladas? ¿Cada sábado, sabadete? ¿A diario? Sírvanse hacer uso de su libertad de expresión. Como ejemplo, diré que una vez conocí a un señor que decía «A tu mujer tienes que pegarle todas las noches. Da igual que tú no sepas por qué: ella sí lo sabe.»

Última edición 24 ddís hace por Tommy
Mar
Mar
23 ddís hace
Responder a  Tommy

Le sirve “pegar” no esta bien? Y ya dejamos el genero para otros menesteres x Dios!

Ackman
23 ddís hace
Responder a  Tommy

pegar no esta bien, pero si alguien me agrede, sea mujer, hombre, trans, binario, unicornio o ser de luz yo me defiendo en legítima defensa, y si, también me enseñaron de pequeño, tengo 40, que no se debe pegar a las chicas, pero también me enseñaron a no ser tonto y no dejar que se aprovechen de mi.

diegol
diegol
18 ddís hace
Responder a  Tommy

Por lo que veo, eres el típico adoctrinado que se come con papas todo lo que ve en la TV. Y claro, la gente que no piensa como tu son los malos malísimos que quieren golpear a las mujeres…
España es uno de los mejores paises del mundo para nacer mujer según Georgetown. Es de los que menos mujeres mueren por este tipo de violencia de su entorno y del mundo en porcentaje. Pero… como la TV, prensa escrita y lacra política se encargan de publicar a los cuatro vientos cada vez que un hombre mata a una mujer (para sacar redito político), entonces tenemos un gravísimo problema, no?
Claro que es un problema, pero ni mucho menos tan sobredimensionado como lo pintan, pero los fondos provenientes del FEDER por denuncia de genero son muy jugosos para nuestros políticos. Será por ello que fiscalía no actúa de oficio ante evidencia de denuncia falsa? Curioso.
Si de verdad se quisiese reducir este tipo de violencia, se aplicarían otras medidas, pero es mejor que haya más muertes, cuantas más mejor, así podemos seguir con nuestro discurso y negocio. Luego sacamos cada caso a bombo y platillo por los medios y atribuimos la causa de la muerte a una mera etiqueta que no ayudara a nada, pero venderá un montón a energúmenos como tu, que se lo comen todo. Total, salió por la TV, así que será verdad.

Oscar Francisco
Oscar Francisco
25 ddís hace
Responder a  Tommy

A las mujeres ni a nadie se les pega sólo porque si, pero si una mujer te pega a ti primero está bien defenderse porque estás sufriendo una agresión. Claramente si puedes defenderte sin pegarle está bien, pero si lo tienes que hacer hazlo

Fernando Castillo
Fernando Castillo
25 ddís hace
Responder a  Oscar Francisco

Sí que a las mujeres se les pega muchas veces porque sí. Los periódicos están llenos de noticias así.

Rosario
Rosario
25 ddís hace
Responder a  Tommy

La igualdad es para todos, por algo se llama así.

Based
Based
25 ddís hace
Responder a  Tommy

Manginazos como tú me dan puto asco. Sois una lacra a erradicar junto al feminismo y sus aliados chupiprogres.

Tommy
Tommy
24 ddís hace
Responder a  Based

Tú, sin embargo, solo me inspiras a mí una abismal lástima (aunque, por supuesto, no tanta como la que experimento por cualquier mujer que tenga la desgracia de aproximarse a ti). Mucho ánimo en tu lucha contra la Constitución Española, el Código Penal Español, y la mayoría de la población española representada en el parlamento español.

Claudia
Claudia
21 ddís hace
Responder a  Tommy

Bajo el paradigma planteado por usted, y visto que soy mujer puedo golpearlo y por supuesto usted después en retribución me dará chocolates y flores???

don señor
don señor
20 ddís hace
Responder a  Based

tommy no merece ni mirarlo sobre el hombro, no solo es un sirviente de las rads, sino que luce con orgullo el collar de esclavitud que le han impuesto; le lavaron el cerebro tan bien, que antes de escribir todas las tonterías que veas aquí, su ama le revisó hasta la última coma, no fuera a colarse algo de libre pensamiento.
las fem+++zis en todo su esplendor y tommy como su colaboracionista estrella.
esperemos que se haya ganado su pixel de teta
jajajajajajajajajajajajajajajajaja

Mabi
Mabi
25 ddís hace
Responder a  Tommy

Menudo trol estás hecho, Tommy

maivas
maivas
24 ddís hace
Responder a  Tommy

soy mujer y eso que acaba usted de decir me suena a que por ser mujer, puedo ir golpeando a quien sea porque no se me puede tocar, es así?

Jorge
Jorge
24 ddís hace
Responder a  Tommy

Tommy esa opinión es una ridiculez

Gaston Goyret
Gaston Goyret
23 ddís hace
Responder a  Tommy

No son hombres y mujeres son niños

Basurillas
Basurillas
23 ddís hace
Responder a  Tommy

Vaya limbo romanticón y rosa donde vive usted. ¿Usted sabe que hay mujeres que acuchillan, que atracan, que roban en las casas, que asesinan, que son jefas de cárteles de droga? Que no se encuentre con ninguna de esas por la calle. Bendito ingenuo.

C. Guerrero
C. Guerrero
26 ddís hace

Buenos días,
yo soy madre de otro Pedro como el que usted narra. Igual de buen estudiante, inteligente, con opinión propia que ve películas viejas del oeste con su padre y se bebe los libros que cuentan historias clásicas. E igual que Pedrito, a veces nos comenta que le hemos «estafado» (según sus palabras) porque el mundo para el cual le hemos educado no existe y muchas veces se siente perdido e incomprendido. La mayoría de las veces, en su clase de Instituto, donde tiene que aguantar lecciones de profesores que saben infinitamente menos que él de cualquier materia y le llaman la atención porque hace muchas preguntas o rebate los contenidos adoctrinadores.
¿Qu´`e estamos haciendo con nuestros niños? ¿Hacia dónde los estamos dirigiendo? ¿En qué sociedad vivimos?
Reflexiones de una madre que todos los días se pregunta si la educación que le está dando a su hijo es la que le ayudará a transitar por este futuro incierto que le espera.
Un cordial saludo Sr. Reverte. Siga escribiendo, necesitamos sus lúcidas reflexiones.

guiollermo braceras
guiollermo braceras
26 ddís hace

Y cada vez irá a más D.Arturo. Cada vez irá a más…!

redpilled
redpilled
26 ddís hace

No estamos fabricando misóginos. Ese chico ahora va camino de converstirse en un hombre NORMAL. Ha salido de la caverna de Platón y es un poco mas libre.
Lo que su padre, los amigos de su padre y toda la tropa progre estaba creando era un BUEY, en la modalidad «buey con cencerro delator que como gerdarme prusiano no pasaba ni una». Como buey que era, la socialchochocracia le pondría un yugo en forma de impuestos con su primer contrato laboral y le tendría toda la vida arando para pagar sueldos innecesarios en la Admon. Pública, cupos, permisos y demás prebendas a hijos que probablemente nunca fueran suyos.
Ahora, descastrado, aparte de entender que feminismo no es igualdad, lo mismo le da por leer/ver a Juan Ramon Rallo o a Ayn Rand y le dice a su padre que él sólo arará la tierra para si mismo.

David
David
26 ddís hace
Responder a  redpilled

Genial

Israel
Israel
26 ddís hace

De algo tienen que vivir los chiringuitos feministas. Al igual que a una empresa de ciberseguridad le interesa que hayan virus informáticos, al neofeminismo le interesa que hayan misóginos. Lo triste es que no salgamos a la calle a luchar por el futuro de nuestros hijos e hijas.

Maribel
Maribel
26 ddís hace

los misoginos llevan siendo legión desde el principio de los tiempos, por si no te habías mirado al espejo

David Sepúlveda Pérez
David Sepúlveda Pérez
26 ddís hace
Responder a  Maribel

Imagino que cuando Ud. se mirra al espejo cree ver a una mujer «empoderada», jeje.
También lo creían Robespierre y Saint-Just hasta que los llevaron a la guillotina.

Feinmann
Feinmann
26 ddís hace
Responder a  Maribel

Lógicamente, defiendes tus privilegios

don señor
don señor
20 ddís hace
Responder a  Maribel

siempre vendrá una radfem a defender las barrabasadas que sus iguales cometen bajo la bandera de la víctima.
los misóginos que usted cree ver aquí, solo son personas que han tenido encuentros muy desafortunados con las «pobrecitas feministas», pero seguro ser agredidos, insultados y hasta apresados, no es nada comparado con los «siglos de esclavitud y maltratos» que ustedes han tenido que aguantar.

Thomas Bold
Thomas Bold
26 ddís hace

Sus padres deberían estar contentos de que con 12 años su hijo ya haya sido vacunado contra la Ideología de Género. Se convertirá en hombre de provecho.

Sergio
Sergio
20 ddís hace
Responder a  Thomas Bold

El problema de la ideologia de g´énero es que bebe del marxismo la lucha de clases y su totalitarismo. Y eso terminará por reventar por algun lado.

Vicente
Vicente
26 ddís hace

De este relato, basado en hechos reales o no, lo que me hubiera gustado conocer son los argumentos, a favor o en contra, que motivaron la decisión final del consejo escolar.
Entiendo que la moraleja del artículo no se juzga el comportamiento de los chicos durante el incidente, sino la decisión del consejo escolar. En mi opinión, un error. El castigo, en principio, debió se el mismo para ambos.

mario
mario
23 ddís hace
Responder a  Vicente

Muy bien, como que por ahí va la cosa. Los jueces son de la generación anterior y conservan sus «valores» de aquellos momentos o sea juzgan a la vieja usanza…quizá en 20 años sean ambos sancionados Por igual.
Lo que es claro es que en estos momentos todo está obscuro.

Claudia
Claudia
21 ddís hace
Responder a  Vicente

Si bien es cierto que claramente el consejo educativo resolvió el conflicto con ideología de género, no debió hacerlo así sino con igualdad ante la ley. Ahora porque el consejo educativo juzga un acto que no se produce dentro del claustro educativo??

FelVe
FelVe
20 ddís hace
Responder a  Vicente

El castigo solo debió ser para la niña que golpeó primero, nada de «el mismo para ambos».

Pablo
Pablo
26 ddís hace

El «Femichismo» (a veces me invento algun palabro) no tiene futuro, gracias a que el sentido común de las mentes todavía relativamente limpias de los niños no se traga esas ruedas de molino.

Pepe Cuervo
Pepe Cuervo
26 ddís hace

Es la realidad, el adoctrinamiento de, ahora este gobierno rojo, pero no os confundáis, el otro, los de azul también, cómplices y mojigatos, que claudican ante las femirojas de camiseta del Ché y pasquín fotocopiado, todos tienen la culpa de que un gran sector de la población, entre los que me incluyo, estemos levantando trincheras en forma de animadversión, contra estos poseedores de la autoridad moral. Me siento mas misógino, racista e intolerante que nunca, algo que hace veinte años era impensable, ahora está en efervescencia, por que no hay nada mas peligroso que un animal acorralado y hoy en día nos sentimos cada vez mas acorralados y furiosos. Como siempre en la diana, jefe.

don señor
don señor
20 ddís hace
Responder a  Pepe Cuervo

el gobierno rojo???? femirojas?????? JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA… creo que usted vive el postfranquismo inmediato estimado pepe cuervo, le acepto que «los azules» son bastante conservadores (al parecer no tanto como usted quisiera), pero que me diga que los que están arriba ahora son «rojos»??? por favor, solo vea su cuenta de electricidad.
pero concuerdo en el asunto de que, nos van acorralando, poco a poco.

Jem21
Jem21
26 ddís hace

Dentro de unos pocos años los hombres tendremos que pedir la igualdad

Feinmann
Feinmann
26 ddís hace
Responder a  Jem21

¿dentro de unos años? yo creo que YA. Cuanto mas se espere, peor

Ping
Ping
24 ddís hace
Responder a  Feinmann

Pues estará bien que prueben su medicina. Pídanla y no tendrán que esperar siglos, como las mujeres, para conseguirla.

diegol
diegol
18 ddís hace
Responder a  Ping

No te preocupes, están estirando tanto la soga que tarde o temprano se romperá. Luego vendrán los llantos.

Ramón Durbán Carretero
Ramón Durbán Carretero
26 ddís hace

Magífico artículo señor Pérez-Reverte. Por desgracia lleva mucha razón en lo que dice. Esta sociedad es tan estúpida que por este camino que lleva está fabricando misóginos, niños y luego hombres, que odian a las mujeres, o son enemígos de alguna manera. No cabe otra, me parece a mí, con estos comportamientos absurdos, en este caso de los responsables de este colegio.

Mustafá
Mustafá
26 ddís hace

Pedrito debió decir durante su juicio escolar que se estaba planteando su conversión al Islam, que estaba leyendo en voz alta una traducción al castellano de los textos sagrados en una sección donde se comenta la vida conyugal y que la niña ofendida al escucharle pegó un botefón a Pedrito. Y decir también que acto seguido pondría ese incidente en conocimiento de la comunidad mulsulmana de Valencia que por lo visto parece activa en estos temas sociológicos y de convivencia.
Ahi si que se iba a cagar la la niña, los padres de la niña, la directora y toda Valencia.

Felipe
25 ddís hace
Responder a  Mustafá

Muy inteligente estrategia, estimado.

Maria
Maria
25 ddís hace
Responder a  Mustafá

Podría entender perfectamente que la niña le hubiése dado una bofetada a Pedro si él estuviese leyendo el Islam en voz alta, en concreto sobre la vida conyugal. Porque si te insultan, y te degradan, pues es una reacción lógica.
Que no digo que tendría que pegarle, (Pedro seguro que lo leería de forma inocente, o por curiosidad) pero que entendería las ganas.

Pero ese no ese el caso, porque nadie estaba hablando del Islam.

Estamos hablando de igualdad, señor Mustafá, igualdad entre hombres y mujeres, no sé igual es un buen momento para empezar a actualizar el Corán.
Eso ya, lo tendría que hablar usted con la comunidad musulmana de Valencia.

Bueno, volviendo al artículo, la niña no tendría que haberle pegado y es lógico que se la devolviera. En cualquier caso críos de 12 años.
Pésima reacción del consejo escolar, Tendrían que haberlos castigado a los dos. Tristemente fabricando misóginos como dice
el Sr P-R. Muchas gracias por sus artículos

Ana Otano
Ana Otano
26 ddís hace

Me parece una aberración lo que expone el ponente, no puede ser que un chico sea más castigado que una chica por el mismo hecho. Yo misma aprendí que pegar un cachete a un chico (yo tendría 7 años) cuando un chico me cogió al vuelo mi boina del colegio y me quitó el rabito y me la tiro al suelo, corrí detrás de el y le pegué un cachete que el me devolvió, ahí aprendí que nunca hay que pegar a nadie y menos a un chico, xque el me la dio bastante fuerte, yo creo que la mía habría sido más flojica…

ALVARO
ALVARO
26 ddís hace

Estaría muy bien saber qué colegio es ese

Feinmann
Feinmann
26 ddís hace
Responder a  ALVARO

Da lo mismo, no es el colegio sino el sistema

Hugo
Hugo
26 ddís hace

Lo he leído mordiéndome las uñas. No por el chico de la historia, sino por Reverte.

Toda la lectura pasando miedo por él, pensando…»cuidado con la siguiente palabra, Arturo, que te vas a meter en una buena.»

¿Qué está pasando?, ¿cómo hemos llegado a esto?

Feinmann
Feinmann
26 ddís hace
Responder a  Hugo

Pues como hemos llegado a la situación del separatismo catalan, consintiendo lo intolerable.

Margarita Linares
Margarita Linares
26 ddís hace

Cuando las mujeres abusan del lugar privilegiado que nos está dando este movimiento feminista, el objetivo noble del movimiento pierde toda legitimidad y se vuelve un sinsentido. Ahora resulta que los hombres tienen menos derechos. ¿Dónde está la igualdad? ¿Por qué no mejor hablamos de derechos humanos? Hay gente psicópata, mezquina, noble y honrada de todos los géneros y tendencias sexuales que tienen voz hoy.

luis
luis
26 ddís hace

Sobre la discriminación positiva habría mucho que hablar, necesaria en algunos casos siempre hay que ser consciente de que sigue siendo discriminación y por tanto debería mirarse con lupa su aplicación para evitar que cree mas males de los que venía a corregir. Dicho esto, tal sucesión de hechos es imposible en un colegio público, existen protocolos y desde luego obligan, como es lógico, a un estudio serio de lo ocurrido y de las versiones de los implicados antes de establecer una decisión de ese tipo.

Feinmann
Feinmann
26 ddís hace
Responder a  luis

La discriminación solo es positiva para quien se beneficia de ella, como los blancos en la Sudáfrica del apartheid. O las mujeres en la sociedad feminista que hemos construido.

Ping
Ping
24 ddís hace
Responder a  Feinmann

pica, ¿eh? ¿Acaso era mejor la sociedad machista de antes? Ojo, que esto solo es un maquillaje. La sociedad sigue siendo tan machista como antes, sólo que ahora están ustedes empezando a ver las orejas al lobo.

don señor
don señor
20 ddís hace
Responder a  Ping

el hembrismo quiere sustituir al machismo, y claro que la sociedad sigue siendo machista, y no es que antes no nos diéramos cuenta, pero ahora ya vimos que las del otro lado son iguales y hasta peores.
y no, no soy misógino, pero los nazis de cualquier sexo me repelen.

romeo
romeo
26 ddís hace

Es algo lógico, un desarrollo normal, teniendo en cuenta, que nos hemos cargado el principio de Igualdad entre hombres y mujeres, el principio de Justicia ( cargándonos la Presunción de Inocencia y presumiendo la presunción de culpabilidad, en caso de que el acusado sea varón, blanco, hetero y trabajador, siempre que no voté a la » siniestra»……. Por ejemplo si eres de podemos, y dices que » golpe arias hasta sangrar a una mujer «,…. Ahí no eres machista, la zurda te exime, si tutelas tarjetas de móviles de otra chica: si eres zurdo, no es controlarla,…… En fin, comprendo la decepción de este chico, pero la culpa hay que echársela, en parte, a su familia y a sus profesores.. NO LE HAN CONTADO LA VERDAD, Le han vendido principios como Igualdad, Justicia……. Y no le han dicho, que esos principios no valen si el otro, es mujer, se siente mujer, es homosexuales, es musulmán, es de Podemos……… Seguro que ahora ya está preparado, y podrá reírse cuando escuche a sus profesores, a sus padres, a los jueces y a toda esta sociedad de locos…….!!!

don señor
don señor
20 ddís hace
Responder a  romeo

Es que, seguramente, el otro no debe tener derechos si no piensa como usted, asi las mujeres, los homosexuales, los musulmanes, los de podemos, etc, etc, etc se pueden ir al carajo, simplemente porque no piensan como usted; la igualdad, los derechos y las obligaciones son para todos, y desde su lista de descalificados, sabemos de qué lado está usted.
la sociedad de locos tiene demasiado tiempo, más que los años que usted tiene, muchos más, pero vivir dentro del corral da mucha seguridad y le hace creer que los locos son los otros, ¿verdad?

Miguel Angel Flores
Miguel Angel Flores
26 ddís hace

Realmente hace falta conocer datos de la junta del colegio.
Segun yo un viejo de 76 años.
Los padres envian a los hijos al colegio para darles conocimientos, pero los profesores ya no tienen nada que aprender. Yo fui un chico muy inquieto y en aquel tiempo, los profesores decidian lo mas facil, mandarnos a casa. Pero donde queda la capacidad de los profesores para crear personas de bien.
No leo en este tema los comentarios de porque la niña le pego al niño en palabras de ella.

Felipe
25 ddís hace

Leímos la historia con mi mujer y nuestro hijo, de 14 años. Aún (afortunadamente) no hemos llegado a ese punto en Chile. Pero, sea como sea, había que extraer algo de esto. Primero, un axioma. Nunca se le pega a una mujer. Segundo, una enseñanza. La igualdad es algo tan bonito y dura lo mismo que la paz mundial. Tres, una estrategia. Neymar. Si una mujer te pega, chilla, retuércete: «me pegó! una niña me pegó! y no puedo responder!». Que quede la constancia para la tarjeta amarilla. Y, por último, nuestra moraleja. Lucía salió ganadora. Pero se comió un manwache. Lo va a pensar don veces otra vez frente a Pedro.

Tommy
Tommy
24 ddís hace
Responder a  Felipe

Excelente comentario. Saludos desde España.

Rolando
Rolando
25 ddís hace

Comienza un nuevo paradigma que va a terminar peor para las mujeres, el tiempo dira

Sancho
Sancho
25 ddís hace

Recomendaciones al que le suceda esto.
Presentarse al consejo escolar con una camiseta de Greta o el Che y decir que es un niño trans que estudia el islam denodadamente. Con esto escalará en la pirámide de oprimidos y se pondrá por encima de la niña con lo que pasará de «opresor» a «oprimido» consiguiendo empatía transversal, igualitaria y no binaria…

don señor
don señor
20 ddís hace
Responder a  Sancho

jajajajajajajajajajajaja, buena esa

Eduardo Medina
Eduardo Medina
25 ddís hace

Lo más acertado del artículo es el título. Efectivamente, con este tipo de historias se fabrican misóginos. Yo planteo: ¿qué ocurre cuando esta misma circunstancia se da entre un inmigrante y un autóctono? ¿Se fabrican entonces xenófobos? ¿y si hubiera sido entre un madrileño y un catalán?…. Un acto de injusticia del consejo escolar (según la redacción de su artículo desconocemos todos los detalles de la decisión) no justifica para nada denigrar la enorme diferencia que existe entre una mujer y un hombre en la sociedad actual. Para mí, sigue habiendo miles de motivos para seguir siendo feminista y seguir luchando por la igualdad entre hombres y mujeres. Flaco favor se le hace a las mujeres con este tipo de discurso. Y me consta que no es el primero que hace.

Keler
Keler
23 ddís hace
Responder a  Eduardo Medina

Efectivamente, si hubiese sido con un inmigrate o con una persona de otra raza, se estaría fomentando la xenofobia o el racismo, porque en ambos casos el resultado habría sido injusto.
Y si nuestras normas no operan bajo criterios de justicia, la peña aprende que, si quiere justicia, la tiene que lograr por sí misma, ya que quien tiene el deber de aplicarla no lo hace.
De ahí, al salvaje oeste, es solo cuestión de tiempo.

don señor
don señor
20 ddís hace
Responder a  Eduardo Medina

mangina detected!!!!!

Fernando Castillo
Fernando Castillo
25 ddís hace

Me da la impresión de que esta historia es una ficción, hecha para poner de relieve los supuestos puntos flacos de la legislación sobre igualdad y género, o como se llame. Imaginemos otra situación: un niño recibe una agresión de un compañero que está en condiciones de inferioridad (en silla de ruedas, manco, cojo, síndrome de Down, ciego, o cualquier otra situación parecida). El niño agredido responde a la agresión. ¿Se escandalizaría alguien porque las autoridades sancionasen al niño en cuestión? Creo que lo relatado es algo forzado, y me temo que se utiliza para descalificar algo que es absolutamente necesario: legislar para defender a la parte más débil. Las mujeres son, en su inmensa mayoría, más débiles físicamente que los hombres, y las agresiones realizadas por hombres sobre mujeres son infinitamente mas frecuentes que el caso contrario. Siempre se consideró agravante que la parte agredida estuviese en condiciones de inferioridad: niños, ancianos, subordinados jerárquicos, incapacitados físicos o mentales… Simplemente, la legislación de género añade a esa lista a las mujeres. porque está claro que tradicionalmente han sido víctimas muy frecuentes de los varones. Lo que pasa es que para muchos, esta dominación era natural. Recordemos aquella estúpida frase de «aunque no sepas por qué, pégale de vez en cuando a tu mujer: segura que elle si sabe por qué». Los hechos demuestran que hay que esforzarse por tener un marco legal que proteja a las mujeres. El niño en cuestión, sea real o imaginado, simplemente habrá aprendido que a la hora de repartir tortas, aunque sea para devolverlas, no puede comportarse igual con un compañero que con una compañera. Porque la realidad es que quienes se llevan las tortas en la inmensa mayoría de los casos son las mujeres.

Ping
Ping
24 ddís hace
Responder a  Fernando Castillo

Y yo que creo que tiene usted razón.. Pedrito, el niño perfecto que da los buenos días y las gracias, jamás devolvería una bofetada. Y lo sé porque yo tengo un Pedrito que recibió unas cuantas, y no las devolvió nunca, aunque seguro que le hubiera gustado. Porque no se pega a las niñas, ni a los más pequeños, ni a los que llevan gafas o s más bajitos, aunque ellos den primero.

Keler
Keler
23 ddís hace
Responder a  Ping

Yo, en cambio, animo a mi hija Anita a que vaya pegando a todos los pedritos que se encuentre en el camino, si con ello se sale con la suya.
Porque como todo el mundo sabe que es más débil, que a las niñas no se les pega, y que ha sido víctima de una opresión histórica, se saldrá con la suya, se irá de rositas, y que el Pedrito de turno no rechiste, porque sacaremos a relucir sus privilegios de «ser con colita» para terminar de hundirle con el apoyo de su propia madre, que tendrá una conversación muy civilizada con él y le castigará sin cena por no haber aceptado que le peguen.
Y con el paso de los años, un día Pedrito sufrirá una nueva injusticia y dirá para sí… «hasta aquí hemos llegado».

Tommy
Tommy
24 ddís hace
Responder a  Fernando Castillo

Uf, empezaba a pensar que era la única persona del foro que había llegado al siglo XX (del XXI mejor ni hablamos). Un saludo.

Ramón
Ramón
23 ddís hace
Responder a  Tommy

Tenemos cuatro hijos: tres ya adultos y uno aún menor. Tres muchachos y una chica. Los hemos educado a no devolver los golpes impulsivamente sino a denunciar las agresiones que reciben a dónde corresponda hacerlo. También a hablar con el agresor directamente en un momento tranquilo. Confrontarlo con su error. Les ha ido casi siempre bien. Son muchachos seguros de sí mismos y serenos ante los embates de la vida. Aunque al principio no parezca el camino más fácil, es mejor enfrentarse a una agresión con la fuerza de la palabras (no funcionará siempre y sin duda no te serviría sí te atacan para matarte;-)). Pero sí el agresor es de la misma edad casi siempre funciona hablar con el agresor o agresora, la familia del chico o chica y las autoridades escolares. La mayoría aprecia este gesto conciliante que implica un respeto a sí mismo y al otro. Nuestros hijos han recibido disculpas, a veces ellos tuvieron que disculparse y en ese camino han ganado amigos y amigas que aprecian su entereza. Entre devolver un golpe o no, pienso que este es un camino intermedio que implica de verdad ser muy valientes.
Así que Pedrito y sus padres deberían hablar con la niña y su familia, más allá de lo que escuela haya decidido. Y sí no llegan a nada, por lo menos han sido valientes en el intento. Se trata de niños y vale la pena intentarlo.

Keler
Keler
23 ddís hace
Responder a  Ramón

Muy bonito, se me saltan las lágrimas, pero no es ese el asunto tratado en el artículo. Lo es la injusticia sufrida por Pedrito por parte de quien tiene la obligación de juzgar el comportamiento DE AMBOS y actuar de acuerdo al mal comportamiento de las dos partes.
Quizás el claustro de profesores debería haber propiciado ese arreglo por medio de las palabras, y ambas partes hubieran salido reforzadas, como usted sugiere, pero no actuaron así.
El artículo no cuestiona a Pedrito ni a la niña, ni a sus padres, sino al sistema injusto creado, a la falta de competencia de los profesores y a las consecuencias que ese conjunto puede llegar a producir.

Seluca
Seluca
5 ddís hace
Responder a  Ramón

¿Está diciendo en serio qué en una pelea de niños de 12 años, espera que uno se deje golpear mientras le explica a su oponente los motivos para no recurrir a la violencia? ¿Se lo ha explicado a su gato?

Keler
Keler
23 ddís hace
Responder a  Tommy

Pues, efectivamente, los demás también pensábamos que eras el único bicho raro, dada la aplastante cantidad de personas que han votado en contra de tus comentarios o que te han rebatido. Pensábamos que vivías en una realidad paralela, quizás en el siglo XXX. Imagino que sentías el síndrome del conductor suicida, aquel de «todos conducen en dirección contraria».
Y si todo el mundo real , el que pisa la calle, piensa lo contrario que tú, quizás va siendo hora de que revises tus convicciones, puede que salgas reforzado en tu propia opinión o que caigas, por fin, de la higuera.
Mucho ánimo en tu labor de dar color en los debates.

don señor
don señor
20 ddís hace
Responder a  Keler

pierdes tu tiempo, tommy ya ha sido lobotomizado; le gusta su collar y espera con ansia que su ama le de permiso de lamerle los pies

don señor
don señor
20 ddís hace
Responder a  Tommy

el problema no es a qué siglo llegaste, sino de donde saliste.
¿el ama te dió permiso de seguir defendiendo tu esclavitud?

Seluca
Seluca
5 ddís hace
Responder a  Tommy

No Tommy no, mantienes unas ideas, como recientes del siglo XIII, obviamente no se devuelve una bofetada a una mujer, pero si una mujer va agrediendo a los hombres le espera la hoguera

Guirope
Guirope
1 día hace
Responder a  Tommy

No se preocupe, la estupidez está muy extendida. Repose tranquilo o tranquila.

Keler
Keler
23 ddís hace
Responder a  Fernando Castillo

Tanta letra para un argumento tan vacío.
Nada de los que usted escribe se ajusta a lo relatado en esta historia, sea real o ficticia, por lo que su alegato en favor de penas más duras para los hombres que agreden mujeres está fuera de lugar.
En otro foro, y no en este, que se está tratando otro tema, ya me molestaría en rebatirle, pero su intento de cambiar de tema o de analizar una cosa diferente al asunto tratado, debe ser ignorado.

pedro
pedro
25 ddís hace

EL TRASNBORDO DE LOS TIEMPOS

El trasbordo de los tiempos
Discurrir los viajes
Viajar es un placer
Para mi trabajo
Caminando entre a bordo .

Chulvy fue un piloto del cm-108 falleció en combate tercera de moscas 21-11,seisdobles ,a el recordé cuando escribí esto .El vivió la muerte para con nosotros ,No se debe pegar ,multar, etc .En los colegios hay mareas cada x años y seleccionan a quienes y para que deben utilizarse puede que sea solo una mala experiencia y una reacción normal de niños no debe interpretarse con mas pero los mayores la aprovecharan en especial los que mandan .Debemos cumplir y en esta tierra se hace de todo bien ,mal .No tengo hijos y la circunstancia de juzgar el acto pero uno debe meterse en sus asuntos y evidencia cierto temor por no diferenciar propio de la edad . Los adultos entenderían que cada uno tiene sus propias circunstancias y las hay peores pero lo dicho aprovechamos y debemos demostrar nuestro trabajo .
El hundimiento del Aco Esp tubo circunstancias similares los pilotos debían hundir el barco la guerra empezaba el daño era mayúsculo 450 marineros pero uno decidió hacer lo que debía hacer y otro fue expulsado del ejercito en plena guerra y se hizo una persona en derechos humanos en las Naciones Unidas en plena dictadura debería haberse metido en sus problemas .

pedro
pedro
24 ddís hace
Responder a  pedro

desigualdad y discriminación Miguel Rodriguez Piñeiro .100pg manual de lectura en derecho ,laboral y conceptual

Sergio
Sergio
25 ddís hace

“ Fue en la calle, a la salida, cuando Pedrito y un grupo de niños y niñas charlaban esperando el autobús”.
La ficción puede nacer de donde sea, y se puede dar una visión todo lo sesgada que se quiera de los docentes, pero querría recordar que un centro escolar no tiene ninguna jurisdicción sobre lo que pasa fuera. De hecho, al equipo directivo se le caería el pelo por sancionar algo sucedido fuera de horario lectivo o fuera de del recinto del centro educativo. Hubiera quedado más creíble si el episodio de la bofetada hubiera sucedido durante el recreo.
Saludos cordiales

sandra
sandra
25 ddís hace

Estan hablando de igualdad.. ese es el tema no otro

Basurillas
Basurillas
24 ddís hace

Disertación pueril e inútil. Esto ha sido siempre y seguirá siendo un matriarcado. Ellas siempre han sido más listas utilizando al mismo tiempo la inteligencia, la seducción y la violencia psíquica en las relaciones familiares, a su conveniencia. La única diferencia es que ahora se han atrevido a poner esa superioridad por escrito en normas, protocolos, noticias, libros de texto y funcionamiento de organismos.

Basurillas
Basurillas
24 ddís hace

Ah, no olviden el Titanic y los botes de salvamento, que la cosa no es reciente: ¡Las mujeres y niños primero!

DBlanca
DBlanca
24 ddís hace

A las mujeres no se les pega. Totalmente de acuerdo. ¿A los Ni hombres sí?.
De haber sido un varón el de la primera torta, no hubiera sucedido nada (entiendo).
Aunque ese varón hubiera sido más débil que La Niña.
Debemos legislar estableciendo el sexo de nacimiento como vara de medir y clasificar? Establecemos que tooooodas ellas son más débiles que toooodos nosotros?
Ojalá no os veáis juzgados por pertenecer a un colectivo y no por lo que cometéis individualmente.
Yo veo claro que Pedrito obró mal al devolver esa torta. No por ser niña (a esa edad hay niñas más fuertes que sus homónimos) sinó por reaccionar violentamente.
Y por ello debería ser amonestado en la proporción necesaria. Si el colegio estima que son dos semanas (parece demasiado a todas luces), debería haber actuado de la misma manera con la instigadora.
Premiar el comportamiento de ella (comparativamente) habiendo sido como mínimo tan grave como el de Pedrito es crear un peligroso precedente en su vida y en la de los demás (tal como avisa el artículo).
Da vértigo comprobar hacia dónde nos dirigimos y miedo me da el efecto rebote que esta forma de actuar va a generar.

Antonio Pallares Calle Campana Número
Antonio Pallares Calle Campana Número
24 ddís hace

Antonio

Pablo75
Pablo75
24 ddís hace

Dos cosas:

Hay un proverbio árabe (creo) que dice: «No pegues jamás a una mujer, ni siquiera con una rosa».

Quien conoce un poco la Historia sabe que los hechos se vengan siempre de las ideologías.

Jesús Salvador López Martínez
Jesús Salvador López Martínez
24 ddís hace

Soy una persona que cuando empieza a leer un artículo o un libro del señor Arturo Pérez-Reverte me suelo sentir »tan enganchado» a su prosa que no me despego de su obra hasta el final. Como escritor tiene un talento y un magnetismo especial. ¡Y no digamos de su capacidad de despertar la visceralidad del lector! Es un fenómeno como escritor.
Pero como profesor de secundaria durante veinte y tres años, los cuatro primeros en un colegio privado concertado, y al ser profesor de instituto público también he tenido muchos alumnos con seguimiento de juzgados de menores, veo ciertos detalles relevantes en este artículo que me resultan inverosímiles.
Lo primero es que para tratar una falta disciplinaria muy grave, como la que aquí se menciona ya que ha supuesto una expulsión de dos semanas, se nombra un profesor instructor del asunto, que es un profesor del centro que no imparte al alumno »Pedrito», en este caso, con el fin de no introducir sesgos en su informe. Este profesor instructor emplea varios días entrevistando al supuesto agresor/a, a la víctima de la agresión, a los testigos del hecho, a los padres de las dos partes y a los profesores testigos, estos últimos con presunción de veracidad (»iuris tantum») por su condición de autoridades públicas. Después se expone ese informe en un consejo escolar para que este tome una decisión disciplinaria, siempre coherente con la legislación educativa vigente (en la Región de Murcia se sigue el Decreto autonómico 16 del 2016).
Por lo que me cuesta mucho creer que esa decisión, en caso de ser real, se haya tomado en una sesión sumarísima de un consejo escolar, independientemente de la ley educativa que sea. En caso de no resultar satisfactoria dicha decisión por una de las partes, todavía pueden agotar la vía administrativa e, incluso, llegar a la vía contencioso administrativa.
Según mi experiencia trabajando con menores, toda la legislación referente a menores, sea escolar como penal, es muy garantista para todo tipo de menores. Tratan de recuperar siempre al menor, al extremo que las sanciones se procuran que no condicionen el futuro del menor.
En fin, es un caso tan extraño que me resulta difícil de creerlo después de tirarme muchos años enseñando matemáticas y siendo profesor tutor
de muchos adolescentes. Por favor, no hagamos menos serios nuestros centros educativos de lo que son.

Basurillas
Basurillas
23 ddís hace

Buenas tardes, no es por meterme en otro lodazal, pero de un sitio (Valencia como se indica en el texto) donde probablemente en un futuro cercano, y siguiendo otros ejemplos penínsulares, pongan en listas negras (con no se sabe que fines y consecuencias), por la propia administración educativa, al profesorado de los centros por hablar en castellano y no en valenciano….me espero ya cualquier tropelía procedimental. Puestos a ser sesgados, vayamos sumando.

Jesús Salvador López Martínez
Jesús Salvador López Martínez
21 ddís hace
Responder a  Basurillas

Ahí no entro yo. Solamente pretendo matizar que los docentes de los centros públicos no somos ningunos aprendices de »Tomás de Torquemada» y los procesos disciplinarios se realizan con total garantías para los alumnos y sus familias, muy lejos del hecho de que podamos imponer nuestros criterios ideológicos, como se insinúa en este artículo de opinión.
Una de las realidades con las que nos encontramos por parte de las personas que no conocen los centros es que muchos extrapolan sus experiencias, generalmente en los años 60, 70 y 80, en la actualidad pero dirigido por profesores progresistas. Posiblemente alguien está extrapolando la praxis de los maristas de los años 60 a la actualidad pero con profesores con mentalidad actual.

María
María
21 ddís hace

Gracias profesor por explicar, por dar a conocer los pasos.
Como usted indica al inicio, el señor Reverte es un maestro con la pluma, contando historias, pero también despertando su viscelaridad, bajos instintos, mala leche o como queramos denominarlo. Incluso con un punto inicuo notorio.
Creo que el problema es ficcionar y no decirlo, pero si soltarlo «made in Reverte» como si fuera un hecho real que le acaban de contar y, lo peor (al igual que ocurre en las redes sociales, en general), es que la gente responde de todo, sin más, sin confirmar lo que ha leído, sin preguntarse si será una historia inventada con premeditación y cierta alevosía y sin ni siquiera reflexionar lo que expulsan a través de las teclas (en ocasiones burradas, que aquí también las hay, si uno tiene la paciencia de leer todas las respuestas, una a una).
Y si del amor al odio solo hay un fina línea que lo diferencia, de lo «inocuo» a lo «inicuo», por desgracia, hay mucho más por debajo, entre líneas, que una simple y llana vocal.

Bixen
Bixen
23 ddís hace

El título debería haber sido ‘Discriminación positiva’. Sí, esa locución tan contradictoria avalada por la RAE, que debería por popular, remarcarse como expresión coloquial.

Amando
Amando
23 ddís hace

E pur si muove.

Lala
Lala
23 ddís hace

Estamos en una etapa de transicion y va a llevar tiempo lograr estabilidad en el tema.
No somos iguales ni lo vamos a ser, ni queremos ser iguales que los hombres. El tema feminista viene por el lado de derechos humanos, lamentablemente se mezclan los temas fundamentales con la bobada.
El hombre no debe pegar a una mujer porque tiene 8 veces mas fuerza que ella, por eso se les enseña a los varones a no pegarles.
En este caso particular, la escuela tendria que haberlos suspendido a los dos. Los padres deberian explicarles para que entiendad la situacion. Hay que educar a los jovenes.
Todavia la mujer sufre injusticias grandes. Por ejemplo, en Texas se volvio a prohibir el aborto.
No hay malos, ni buenos, es un periodo de adaptacion para ambos generos.

José Antúnez
José Antúnez
11 ddís hace
Responder a  Lala

Claro, como que en el aborto la madre y el feto están en igualdad de fuerzas…la mujer siempre se ensalza con los más débiles o cuando está arropada por el estado feminista

themet
themet
22 ddís hace

Pedrito, Pedrito…que buena lección has aprendido gracias la hostia que te metió Laura. Una lección que estará presente en tu vida para siempre.
No te creas lo que te dicen, no te fíes ni de tu padre, y no esperes justicia ni compasión de nadie. Y si tienes que callar y joderte para evitar males mayores, cállate y jódete. Siempre vas a tener las de perder.
Eso si, toma nota y si algún día tienes que defenderte, procura que no te vean y que parezca un accidente. Recuerda siempre a Laura…el mundo está lleno de malnacidos y malnacidas que no dudarán en machacarte si con eso salen beneficiados.
Les vas a importar un carajo, chaval…Así que cuanto antes aprendas a olerlos, menos disgustos te vas a llevar.

Tomás
Tomás
21 ddís hace

Debo decir que a mi me educaron como a Pedrito, muy parecido, pero me dieron un matiz que nunca olvidé y que me esforcé en trasmitir a mis hijos -hijo e hija-, a una mujer no se le pega jamás, nunca, bajo ningún concepto, por el mero hecho de que somos más fuertes, como diríamos con la edad de Pedrito, les podemos. Del mismo modo que no le pegamos a un niño, ni a un anciano por lo mismo, es así de sencillo. Me apena que el señor Reverte no sepa, o no quiera, subrayar ese matiz que debería ser clave para no haber escrito este artículo, o hacerlo de otro modo.

corcharelli
corcharelli
19 ddís hace

Estremecedor el testimonio… No me creo la historia, que me parece bastante mala, ni el problema sobre el que quiere poner el foco, totalmente exagerado y artificial.

Última edición 19 ddís hace por corcharelli
fernando
fernando
12 ddís hace

Qué texto tan horrible! Ud se inventa una situación hipotética, donde tergiversa el discurso de igualdad y pone al hombre como la víctima. Es como, vamos a ignorar todo el sistema patriarcal y el hecho que las mujeres aún están de 2das en ese sistema y pone un ejemplo lastimero de un niño, a quién el autor se derramó en elogios, siendo violentado por una niña, a quién el autor solo describió como problemática. Wow!
Lo curioso es como defiende el hecho que el niño hipotético respondiera con violencia. No, él no podía denunciar y comentar a sus padres ni nada. Y mientras a la niña la juzga por un accionar totalmente fuerte y violento al niño lo justifica porque es una respuesta. No.

Aitor
Aitor
3 ddís hace

Y que pasó para que la niña le diera una leche? Pedrito le dijo algo fuera de lugar, porque al final, si te faltan al respeto aunque no justifica dar una leche, te la puedes ganar. Recordemos al caraanchoa, el repartidor que pego, salió impune. Curioso que no menciones que le dijo Pedrito para que la niña pegara. Sólo por entender mejor la situación vamos.

Janos
Janos
1 día hace

Cada vez se le nota más cuando se inventa las anécdotas, Don Arturo….