Inicio > Libros > Narrativa > Perras callejeras
Perras callejeras

La editorial Tránsito celebra su primer año de vida con la publicación de su quinto título, Quiltras, una antología de relatos de Arelis Uribe. La obra, considerada por la literatura chilena como una crónica extraoficial del extrarradio, presenta en los ocho textos que la componen a mujeres fuertes a punto de estallar, perras callejeras, “quiltras”, deseosas de encontrar su ladrido en cada relato.

"En Quiltras encontramos una narración en segunda persona, una mezcla de conversación y evocación"

Ciudad desconocida es la narración con la que arranca la obra: dos primas —separadas de niñas— se reencuentran en la universidad. Un viaje que emprenden juntas a Bolivia, a escondidas de su familia, hará emerger la putrefacción que su familia lleva años ocultando. En Bestias una mujer vuelve a casa sola de noche. La acompaña una desconocida (una perra callejera que hace poco dio a luz) que parece seguirla, escoltarla, cuidarla. En esta narración breve, llena de sangre y ferocidad, un suceso terrible atraviesa el texto, separa a las dos protagonistas y confirma que se tendrán la una a la otra para siempre. Italia es la crónica de la añoranza por lo que nunca se ha tenido. Italia deslumbra al entrar en la vida de la narradora, y arrasa todas sus rutinas inundándolas de belleza, atracción, conduciéndola al terreno de la excitación por lo desconocido. En Bienvenida a San Bernardo la protagonista se reencuentra, años después, con un ligue de internet. “Las amistades de internet eran tangentes que desaparecían cuando apagaba el ordenador”, manifiesta en un momento de su relato, antes de encontrar por segunda vez a Lautaro, aquel amante ocasional, protagonista de encuentros esporádicos que no merecía —hasta ese fortuito segundo encuentro— palabras en su texto.

La inocencia se apodera de rockerito83@yahoo.es, el siguiente relato de descubrimiento de la sexualidad de una niña a través de la música e internet. Las primeras experiencias profesionales se relatan en El kiosko, el cuento que aborda una inspección en un instituto de Cholchol. En 29 de febrero se enmarcan relatos del pasado, de la niñez, miradas al verano, al brusco paso a la edad adulta. Escribir es peligroso, dice uno de los personajes en las últimas líneas de este relato que es un sólido y breve homenaje al Diario de Anna Frank.

"La libertad de palabra es el magma que se desliza por las narraciones de este título"

En Quiltras encontramos una narración en segunda persona, una mezcla de conversación y evocación. A vueltas con la nostalgia la narradora echa de menos capítulos de su juventud compartida, momentos estelares de dos primas que se ven abocadas a la separación al iniciar la universidad. Cada línea del cuento, que parece separarlas, las acerca en un final abrupto, emocionante y sorpresivo.

La libertad de palabra es el magma que se desliza por las narraciones de este título. Las palabras de Uribe aúllan por medio de esta serie de mujeres valientes, conformando un título sólido que despedaza en cada relato el estereotipo de mujer consolidado en la sociedad. Ternura y fiereza, delicadeza y desapego, soledad y compañía, la cara y la cruz se dejan ver en esta estimulante antología de narraciones, que tienen a la vez todo y nada en común, la valentía de dar voz a las mujeres chilenas de la calle, las perras callejeras, mujeres que por edad, clase social, nivel económico o cultural nunca tuvieron una voz como la que Uribe les ofrece en Quiltras: de igual a igual.

——————————————————

Autora: Arelis Uribe. Título: Quiltras. Editorial: Tránsito. Venta: Amazon, Fnac y Casa del Libro

5/5 (2 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)