Inicio > Libros > Narrativa > Ritmo y temblor en Casa Patas

Ritmo y temblor en Casa Patas

Ritmo y temblor en Casa Patas

Puedo trazar el origen de Ritmo y temblor hasta la tarde en la que un amigo fotógrafo nos invitó a su casa en una antigua colonia militar por Campamento. Allí, en el jardín, en un cobertizo acondicionado a modo de  estudio, mi amigo Javier Salcedo hacía series fotográficas de gente escuchando canciones. La idea era sencilla: pedir a amigos que eligieran una canción, charlar primero sobre el tema, y fotografiar luego a la persona mientras sonaba la canción. Elegí “Como el agua”, de Camarón, con Paco de Lucía a la guitarra.

Siempre me ha gustado el flamenco por su cara a cara con la autenticidad. Por venir del alma de las emociones humanas, las que compartimos y nos hacen pueblo, sin artificios. Hablando aquella tarde de “Como el agua”, sentí algo profundo, vital, que me pasaba por dentro.

"Ya en la edad adulta, me ha guiado también el ideario de Juan Ramón Jiménez: encontrar cosas que tengan verdad y contarlas de la forma más sencilla posible"

Mi literatura fluye de esos lugares del corazón, pero no hacia mi interior, en un ejercicio de introspección, sino hacia afuera. Si a mí me falta Sur, no me pregunto por qué: voy en busca de historias del Sur. De aquella tarde de “Como el agua” brotó el manantial que años después me llevaría a escribir Ritmo y temblor, que trata sobre historias que ocurren en un pueblo del Sur a orillas del Mediterráneo, y sobre la línea que divide a los que se marchan y a los que se quedan; sobre cómo se escucha hablar y sentir en un pueblo del Sur.

Podría citar muchas influencias contemporáneas que me atraen como lector, pero, en la escritura, mi patria absoluta es la fiesta del idioma, los Valle, Lorca, Bécquer, que leí en la adolescencia, y los clásicos que veía representados en el Teatro de la Comedia. Aunque no era mi única afición entonces, y leía otra literatura muy diferente, ésa es la fuente que llega hasta ahora y que sigue sonando igual en mi oído. Ya en la edad adulta, me ha guiado también el ideario de Juan Ramón Jiménez: encontrar cosas que tengan verdad y contarlas de la forma más sencilla posible.

"De todo ello va Ritmo y temblor, una novela sobre el Sur, el flamenco y la amistad"

En Ritmo y temblor, hablo de emociones y encuentros que a mí me parecen lo más valioso de la vida. Como escritor, creo que se puede hacer de su búsqueda (¿qué buscamos sino emociones auténticas?) una narrativa con arrastre clásico, que juegue con las técnicas más diversas del oficio. Ya están los pesos pesados para ocuparse de temas densos, la política, la crítica de la posmodernidad y el devenir del ser; bien, es un papel posible. Yo creo que la literatura es arte, y el arte es emoción. Y que hay un suspense en las emociones sencillas, íntimas, que guían nuestras vidas, tras el que se esconden grandes historias.

De todo ello va Ritmo y temblor, una novela sobre el Sur, el flamenco y la amistad. Durante la presentación en Casa Patas, una persona del público me preguntó cómo encontraba tiempo para escribir novelas y si tenía algún tipo de método. La dificultad central, respondí, no es el tiempo, es mantener la pasión. Es tener fe en la pasión que te mueve. Y en mi caso, esa fe no proviene de una fuerza que salga de dentro de mí, de, digamos, “heroicas” convicciones profundas. Viene de las personas con las que comparto mi vida y que me hacen creer en la vida. Porque cuando se está con gente que cree en la vida, entonces, creer en las pasiones no sólo es posible, sino ineludible.

Y así, editado por La Umbría y la Solana, llegó Ritmo y temblor a Casa Patas, el 27 de enero de 2022.

—————————

Autor: Emilio Trigueros. Título: Ritmo y temblor. Editorial: La Umbría y la Solana. Venta: Todostuslibros

4.6/5 (5 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios