Inicio > Libros > No ficción > Para sentir las emociones del arte

Para sentir las emociones del arte

Para sentir las emociones del arte

¿Para qué sirve el arte? Es la pregunta con la que se abre este libro de Alain de Botton y John Armstrong. El arte nos acerca al sentido de la vida, responden desde el principio los autores. Y parten de la tesis de que el arte tiene un valor terapéutico, con capacidad de guiar, estimular y consolar a quienes lo contemplan. Se oponen desde esta perspectiva a las tesis que en el siglo pasado defendieron el arte como una forma autónoma de cualquier otro valor sentimental, ideológico, ético o social: el arte por el arte. Frente a una postura exclusivamente esteticista, los autores atribuyen siete funciones al arte: estimula nuestros recuerdos, infunde esperanza, libera de la tristeza, aporta equilibrio emocional, contribuye al conocimiento de uno mismo, impulsa el crecimiento personal y nos permite percibir con mayor intensidad aquello que apreciamos. “El arte nos ayuda a aferrarnos a las cosas que amamos cuando ya se han ido”, escriben.

De Botton y Armstrong tienen una admirable capacidad para exponer sus teorías estéticas con una prosa literaria. Este ensayo conjuga la exposición precisa con la claridad divulgativa y un lenguaje sugerente. Abunda en metáforas, en comparaciones y en ejemplos clarificadores. Está escrito desde el entusiasmo y desde el convencimiento de que el arte hace intemporales experiencias que son de naturaleza fugaz, pero impactantes, hermosas y conmovedoras. El arte, desde esta perspectiva temporal, atrapa el valor de un instante.

"Este libro está escrito desde el entusiasmo y desde el convencimiento de que el arte hace intemporales experiencias que son de naturaleza fugaz, pero impactantes, hermosas y conmovedoras."

Este libro es una edición ilustrada que se ha reeditado en formato de bolsillo. Cada afirmación y cada hipótesis acerca del valor terapéutico del arte están respaldadas con el ejemplo de alguna obra artística que se reproduce en el libro. Exactamente se representan en estas páginas 141 obras: pinturas, esculturas, fotografías y ejemplos de la arquitectura universal. Pertenecen a todas las épocas del arte, lo que propicia en el libro un diálogo entre obras de distintas tendencias, entre géneros y autores diversos y entre diferentes concepciones de la representación artística, que ejemplifican las ideas expuestas en el libro.

El planteamiento de esta teoría del arte no es abstracto y establece distancias con el academicismo. Propone que los académicos “deberían estudiar cómo conectar el espíritu de las obras que más admiran con las debilidades psicológicas de los espectadores. Deberían analizar cómo puede el arte aliviar un corazón desolado, situar el dolor de un individuo en la perspectiva adecuada, ayudarnos a encontrar consuelo en la naturaleza, educar nuestra sensibilidad en las necesidades de los demás, mantener presentes en nuestra mente los ideales correctos de una vida exitosa y ayudarnos a comprendernos a nosotros mismos” (pág. 80).

"Ante una obra de arte, los autores se preguntan: ¿qué lección útil para nuestra vida está tratando de enseñarnos?"

De forma innovadora, llegan a sugerir los autores del libro que, para cumplir esa función terapéutica, las obras deberían organizarse en los museos según los sentimientos que provocan. De tal forma que, al contemplarlas, nos llevaran al mundo de nuestras emociones; y aprendiéramos la ternura contemplando La Madonna de Borromeo que esculpió Donatello; o reconociéramos de qué manera hemos de apreciar lo que amamos, al mirar el cuadro en que Pisano representa el amor entre Dafnis y Cloe.

Ante una obra de arte, los autores se preguntan: ¿qué lección útil para nuestra vida está tratando de enseñarnos? Y a esta pregunta responden analizando qué aportan las obras en torno a estos cuatro valores: la experiencia del amor, la conciencia de la naturaleza, las relaciones económicas y sociales y el reconocimiento del arte como motor para cambiar el mundo. “El arte es la imagen de un destino —escriben en la página 226—: indica dónde deberíamos ir”.

—————————

Autor: Alain de Botton y John Armstrong. Título: El arte como terapia. Editorial: Phaidon, 2017. Venta: Amazon, Fnac y Casa del libro

Accede al foro de Zenda