Inicio > Actualidad > Sietecase es de todos
Sietecase es de todos

Una de las mejores virtudes de Reynaldo Sietecase (Rosario, 1961) como poeta es su innata sencillez, su nula colegiación en cualquier grupo, generación, secta o claustro gremial. Si bien es más conocido por sus labores periodísticas y narrativas, el firmante de poemarios como Pintura negra o Hay que besarse más escribe versos desde los 16-17 años. Y en ello sigue. Sin poder evitarlo, dice. Yendo por libre, evitando la pompa, huyendo de la solemnidad y reivindicando el carácter popular —no vulgar— y digerible de los poemas. Escribe, en definitiva, para que sus cómplices le entiendan.

"Sietecase, autor de, libro arriba / libro abajo, una decena de poemarios, vino a Madrid para celebrar su primera antología publicada en España, Nadie es de nadie"

Sietecase, autor de, libro arriba / libro abajo, una decena de poemarios, vino a Madrid para celebrar su primera antología publicada en España, Nadie es de nadie (Pigmalión, 2019). La presentó el pasado sábado en Aleatorio, meca lírica y copera de Malasaña, y quien firma este artículo tuvo el honor y el placer de ejercer de maestro de ceremonias en un acto carnívoro, divertido y humilde —adjetivos que calzan bien en la poesía del rosarino—.

Sietecase definió Nadie es de nadie como “una selección arbitraria de los ocho-nueve libros que tengo publicados en Argentina” y celebró “que una editorial española” se interesara en sus poemas. “Debe de haber un negocio extraño atrás”, añadió irónico.

Explicó que el título de la obra nace del verso de un poeta brasileño, Zé Cordeiro, “otra de esas amistades raras”: “Un amigo mío le compró en un bar un librito, me lo regaló a mí, y empezamos a escribirnos”. “Nos hicimos amigos —agregó—. Vino a un festival de poesía en Argentina, se enamoró de una argentina y está viviendo en la ciudad que yo abandoné, en Rosario”.

"El poeta clavó el recital y el respetable quedó ampliamente satisfecho. No hubo heridos"

El poeta señaló que la literatura argentina “está muy ligada a la melancolía” y que la mejor prueba de ello es el tango y sus compositores, infravalorados en su país: “Como están muy vinculados a la canción, se creen que no es alta poesía. La poesía del tango tiene tres factores: la mayoría de los autores son de origen italiano. Estos perdieron el país, la familia, hasta los apellidos, y perdieron la lengua: no pudieron sostener el italiano, el español tiene una fuerza, una contundencia, se lo traga todo. Ese triple abandono generó esa literatura de añoranza permanente”.

Durante el acto, Sietecase reivindicó a poetas como Mario Trejo y César Fernández Moreno, subrayó que “lo mejor de la poesía son los amigos” y destacó la importancia de los autores brasileños en su trayectoria: “Creo que la influencia de los poetas brasileros fue muy fuerte para mí. Ellos hacían poesía en la calle. Mi poesía, hasta la influencia Brasil, es más reconcentrada, incluyo con un toque social, y ellos hacían lo mismo pero cantando, jugando”.

Tras el diálogo entre presentado y presentador, Sietecase recitó algunos de los poemas incluidos en Nadie es de nadie, como “Oración escrita en la pared de un hospital”, “Mi hermana estaba loca de niña”, “Bamba” o “Proclama”. El poeta clavó el recital y el respetable quedó ampliamente satisfecho. No hubo heridos.

4.7/5 (7 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)