Inicio > Libros > Juvenil > El Siglo de Oro, ¡LOL!
El Siglo de Oro LOL

Hoy, 23 de abril, queremos celebrar en ZENDA infantil/juvenil el Día del Libro rescatando algunos de nuestros poemas favoritos de los grandes escritores del Siglo de Oro, de esos que al leerlos siempre nos arrancan una sonrisa

Una buena excusa  para compartir la lectura de los clásicos con nuestros pequeños.

Cervantes

CervantesEntre los versos preliminares de la primera parte de El Quijote encontramos estos deliciosos versos de cabo roto, llamados así porque aparecen cortados en la última sílaba. De esta manera, el poema se convierte en un viejo juego de adivinanzas debiendo el lector suponer cuál es la palabra  que rima. Uno está dedicado a Sancho, su escudero, y el otro a Rocinante, su caballo:

Del Donoso, poeta entreverado, a Sancho Panza y Rocinante 

Soy Sancho Panza, escude-

del manchego don Quijo-

Puse pies en polvoro-,

por vivir a lo discre-;

que el tácito Villadie-

toda su razón de esta-

cifró en una retira-,

según siente Celesti-,

libro, en mi opinión, divi-

si encubriera más lo huma-.

(soluciones: -ro/-te/-sa/-to/-go/-do/-da/-na/-nas/-no)

A Rocinante

Soy Rocinante, el famo-

bisnieto del gran Babie-.

Por pecados de flaque-,

fui a poder de un don Quijo-.

Parejas corrí a lo flo-;

mas, por uña de caba-,

no se me escapó ceba-;

que esto saqué a Lazari-

cuando, para hurtar el vi-

al ciego, le di la pa-.

(soluciones: -so/-ca/-za/-te/-jo/-llo/-da/-llo/-no/-ja) 

Lope
LOPE-minA los 10 años ya traducía versos en latín y con 12 había compuesto su primera obra de teatro. Murió dejándonos  3.000 sonetos y más de 1.900 obras de teatro. Algunos como éstos, los escribió para sus hijos:

 

 

 

El congreso de ratones

Juntáronse los ratones

para librarse del gato;

y después de largo rato

de disputas y opiniones,

dijeron que acertarían

en ponerle un cascabel,

que andando el gato con él,

librarse mejor podrían.

Salió un ratón barbicano,

colilargo, hociquirromo

y encrespando el grueso lomo,

dijo al senado romano,

después de hablar culto un rato:

– ¿Quién de todos ha de ser

el que se atreva a poner

ese cascabel al gato?

La nena astuta

Un lobito muy zorro junto a un cortijo

se ha encontrado a una niña

y así le dijo:

– Mira niña, vente conmigo a mi viña

y te daré uvas y castañas.

 

Y respondió la niña:

– No, que me engañas.

Quevedo

QUEVEDO-minGran poeta y espadachín, Don Francisco nos dejó muchos textos satíricos y burlones, algunos de ellos afilados como estocadas, dedicados a su odiado vecino y compañero de letras, Luis de Góngora: 

Soneto a Luis de Góngora

Yo te untaré mis obras con tocino

porque no me las muerdas, Gongorilla,

perro de los ingenios de Castilla,

docto en pullas, cual mozo de camino;

 

apenas hombre, sacerdote indino,

que aprendiste sin cristus la cartilla;

chocarrero de Córdoba y Sevilla,

y en la Corte bufón a lo divino.

 

¿Por qué censuras tú la lengua griega

siendo sólo rabí de la judía,

cosa que tu nariz aun no lo niega?

 

No escribas versos más, por vida mía;

aunque aquesto de escribas se te pega,

por tener de sayón la rebeldía.

A una nariz

Érase un hombre a una nariz pegado,

érase una nariz superlativa,

érase una nariz sayón y escriba,

érase un pez espada muy barbado.

 

Érase un reloj de sol mal encarado,

érase un alquitara pensativa,

érase un elefante boca aariba,

era Ovidio Nasón mas narizado.

 

Érase un espolón de una galera,

érase una pirámide de Egipto,

las doce tribus de narices era.

 

Érase un naricísimo infinito,

muchísima nariz, nariz tan fiera,

que en la cara de Anás fuera delito.

Diseño de las imágenes: Cervantes, Lope y Quevedo construidos con las letras y signos del alfabeto Ibarra Real (www.ibarrareal.es).

Autora: Gloria Rodriguez (www.rollitocanalla.com)