Inicio > Creación > Adelantos editoriales > Sin el dolor no habríamos amado, de Joan Margarit

Sin el dolor no habríamos amado, de Joan Margarit

Sin el dolor no habríamos amado, de Joan Margarit

Explica Joan Margarit, en el epílogo de su Antología personal Sin el dolor no habríamos amado:»Desde la juventud ha sido para mí una práctica habitual componer mis propias antologías de poetas que admiraba. Cuando aún no había las facilidades mecánicas de hoy con los ordenadores, lo hacía con fotocopias. Todavía ocupan, bien encuadernadas, un lugar relevante en mi biblioteca y continúo leyéndolas. Ahora me he propuesto añadir, hecha por mí mismo, la Antología más difícil, la de mi propia obra. El trabajo del poeta está trabado de forma invisible con la vida de sus lectores. Llegado un momento, es a ellos y a ellas a quien tengo que ceder la responsabilidad, cuando deseen asumirla, de seguir sus particulares caminos dentro de unos poemas que son ya tan suyos como míos.

Zenda adelanta cinco poemas de esta edición bilingüe, editada por Visor Libros.

De “Restos de aquel naufragio”
(1975-1986)

BONA SORT

Sort hagi qui s’estimi aquest silenci
de la paraula escrita i pugui haver
una amiga amb els ulls color de fusta
per envellir plegats.
Només basarda per aquesta filla
que mai no es farà gran, tresor i runa
dels marbres de la vostra joventut.
Ara, el fum de la pira és als teus ulls:
sort tens, doncs, d’estimar-te aquest silenci
de la paraula escrita i poder haver
una amiga amb els ulls color de fusta
per envellir plegats.

BUENA SUERTE

Suerte tenga quien ame este silencio
de la palabra escrita, y tenga una amiga
con los ojos color de la madera,
para envejecer juntos.
Sólo un vago temor por esta hija
que no saldrá jamás de su niñez,
tesoro y ruina
de aquel mármol de vuestra juventud.
El humo de la pira está en tus ojos:
Suerte tenga quien ame este silencio
de la palabra escrita, y tenga una amiga
con los ojos color de la madera,
para envejecer juntos.

MARE RÚSSIA

Era l’hivern de l’any seixanta-dos:
el llum encès en el capçal del llit
no s’apagava fins a ser esvanit,
a l’alba, per murmuris de clarors.
Tolstoi va ser incansablement llegit:
mentre en algun badiu bordava un gos,
jo imaginava, al bosc, un fabulós
passeig en els trineus sota la nit.
Va nevar a Barcelona, aquell hivern.
Calladament ens van embolcallar
els flocs de neu com una gran vitrina,
i, en arribar el bon temps, amb el desgel,
tu ja tenies per a mi, Raquel,
el rostre clar d’una Anna Karenina.

MADRE RUSIA

Era el invierno del sesenta y dos:
en la cama, la lámpara encendida
no se apagaba hasta el primer rumor
de claridad al comenzar el día.
Fue cuando leí a Tolstoi sin descanso,
imaginando en los lejanos bosques
mientras ladraba un perro en algún patio
fabulosos trineos en la noche.
Nevaba, en Barcelona, aquel invierno.
En silencio nos fueron envolviendo
los suaves copos como una vitrina.
Y al llegar el buen tiempo, tú, Raquel,
ya estabas a mi lado con aquel
claro rostro de una Ana Karenina.

De “Llum de pluja” (“Luz de lluvia”)
(1986)

ASPLUND PROJECTA UN CEMENTIRI

Coneix el vent perdut a dins del bosc
vora la mar. Coneix la llum del nord,
que és la de la memòria. No pensa
que sigui un privilegi ni la sort
d’alçar l’Acròpoli amb marbre blanc
ni la dissort de destruir Cartago.
Sap que la mort és una simetria
desconeguda del que ha estat la vida.
Ara es proposa de bastir l’albada,
que és l’hora del no-res i l’esperança.
Primer projecta l’horitzó amb l’heràldica
qui sap si d’una creu o d’una espasa,
i amb la Bíblia dura i transcendent
en els seus ossos, imagina un vent
que l’ànima s’endú com una boira
quan la terra es fa càrrec del que és seu
i, amb maternal tendresa, el cos perdona.

ASPLUND PROYECTA UN CEMENTERIO

Conoce el viento errante por el bosque,
cerca del mar. También la luz del norte,
que es la de la memoria. Él no cree
que sea un privilegio, ni la suerte
de alzar la Acrópolis en mármol blanco,
ni la desgracia de destruir Cartago.
Y, de la muerte, sabe que es una simetría
desconocida de lo que es la vida.
Hoy se propone construir el alba,
la hora de la nada y la esperanza.
Proyecta un horizonte con la heráldica
de la cruz —o quién sabe— de la espada,
y con la Biblia, dura y trascendiendo
entre sus huesos, imagina un viento
que al alma arrastrará como a una niebla
cuando, al tomar su propiedad la tierra,
con maternal ternura absuelva al cuerpo.

RARON: TARDOR DEL 1986

L’agulla de pissarra blau marí
de la petita església
va escrivint en el vent la pòstuma elegia.
Acàcies de tronc negre i robust,
conservadores com l’eternitat,
són al recer del mur on bat la llum
que ve, severa, de les grans muntanyes.
Alguna fulla cau com un senyal,
poderós i discret, del pas del temps.
Amb les pluges vindrà més solitud.
Va confiar en l’atzar, va passar fred
en castells solitaris.
Ara, aquest cementiri amb poques tombes.
El roser puja per la pedra grisa
i l’herba és una vànova
damunt del llit definitiu i auster.
Sota la fullaraca,
cargols blancs barrejats amb terra fosca
com una resta d’àmfores.
Rainer Maria Rilke és en el vent.

RARON: OTOÑO DE 1986

La aguja de pizarra azul marino
de la pequeña iglesia
escribe sobre el viento una elegía póstuma.
Acacias con un tronco negro y fuerte,
conservador, como la eternidad,
buscan la protección del muro donde pugna
esta severa luz de las montañas.
Cae una hoja, parece una señal
poderosa y discreta, del transcurrir del tiempo.
Con las lluvias vendrá más soledad.
Confió en la fortuna,
pasó frío en castillos con poca compañía.
Ésta es su casa ahora.
El rosal sube por la piedra gris,
la hierba es una colcha
sobre la última y austera cama.
Y, bajo la hojarasca,
Rainer Maria Rilke está en el viento.

De “Edat roja” (“Edad roja”)
(1991)

AMOR I TEMPS

Recorda quan encara no sabies
que no et tindria pietat la vida.
Amor i temps: el temps que és en nosaltres
com la sorra del riu que, a poc a poc,
va canviant la forma de la costa.
L’amor, que ha copiat en els teus ulls
la claredat de l’illa del tresor.
Sensual, solitària, voltada
per la sonora senectut del mar
i pels crits militars de les gavines.
El somni clandestí d’un home gran.

AMOR Y TIEMPO

Recuerda cuando aún desconocías
que la vida no tendría piedad contigo.
Amor y tiempo: el tiempo nos habita
como arena del río que, despacio,
va cambiando la forma de la costa.
El amor, que ha copiado en tu mirada
la claridad de la isla del tesoro.
Sensual, solitaria, rodeada
por la sonora senectud del mar
y gritos militares de gaviotas.
El sueño clandestino de los cincuenta años.

—————————————

Autor: Joan Margarit. Título: Sin el dolor no habríamos amado. Editorial: Visor. Venta: Amazon, Fnac y Casa del Libro.

4.4/5 (7 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)