Inicio > Series y películas > Sobre el Episodio IX de La Guerra de las Galaxias

Sobre el Episodio IX de La Guerra de las Galaxias

Sobre el Episodio IX de La Guerra de las Galaxias

Me dice Leandro Pérez Miguel, director de Zenda, para orientarme en lo que es un blog, que “blog” es igual a “bloc”, y por lo tanto tomo buena nota de esto, en este mismo blog, por cierto.

Por ello no será raro que a veces este blog tenga la forma de un cuaderno de notas, pues no en vano, además, es un auténtico “cuaderno de campo”, de la literatura, de la vida.

El 10 de enero de este año fui a ver el Episodio IX de La guerra de las galaxias a los cines Palafox. Escribo unas notas el día 11 de enero, sábado:

—Final de la saga. ¿Habrá más películas?

—Me ha encantado ver este Episodio, y me ha encantado verlo en una sala grande, con una pantalla grande.

—Mientras veía la película recordaba toda la saga, todos los guiños que tiene este nuevo episodio.

—Impresionante el sonido, las imágenes. Estas películas, como me dijo una vez el escritor Alberto Vázquez-Figueroa, hay que verlas en pantalla grande.

—Los que hemos crecido con La guerra de las galaxias la encontramos siempre familiar, y sus personajes como si fueran grandes amigos nuestros, compañeros, efectivamente, familiares.

—Es una película, como todas las de la saga, para ver más de una vez, o muchas veces, porque es muy compleja, y se escapan muchísimos detalles. Bastante hace uno para comprender el episodio mientras lo ve por primera vez.

—Noto mi pluma muy embridada porque no quiero estropear a los lectores la película antes de que la vean.

"En estas películas casi se puede decir que está todo, desde los mitos, la Historia, la Literatura, la Ciencia-Ficción…"

Es una película muy polémica: a unos les encanta; a otros les disgusta mucho. A mí me ha emocionado, me ha divertido y me ha hecho pensar e imaginar. Ahora que reflexiono creo que eso es precisamente lo que quería George Lucas al hacer las primeras películas, y lo que él mismo quería hacer mientras las rodaba.

Cuando tenía 18 años Lucas tuvo un accidente de coche muy grave (quería ser piloto de carreras), y le cambió la vida. Se puso a estudiar las materias interesantísimas que darían forma a La guerra de las galaxias o Indiana Jones, como antropología y mitología. También escritura creativa, con un texto tan maravilloso como El héroe de las mil caras, de Joseph Campbell. Y por supuesto cine.

Todo eso desemboca en La guerra de las galaxias, un “cóctel mitológico”, como lo llamó Agustín Sánchez Vidal, catedrático de Cine y escritor que me ayudó mucho cuando escribí mi libro sobre la saga, La guerra de las galaxias: El mito renovado.

En estas películas casi se puede decir que está todo, desde los mitos, la Historia, la Literatura, la Ciencia-Ficción… Todo o nada, porque todo está inmejorablemente disuelto en ese “cóctel mitológico”, que decía Sánchez Vidal.

Ayer vi el Episodio IX en compañía de mi amiga y coach Carmen Giménez-Cuenca, que tiene una gran sensibilidad hacia la saga.

Desde hace muchos años los jedi me recuerdan a los coaches, como puse de manifiesto en un artículo que escribí sobre el tema y que precisamente le dediqué a Carmen Giménez-Cuenca.

"Me decía Carmen Giménez-Cuenca, y yo creo que tenía mucha razón, que la saga simboliza en buena medida nuestra época, y que puede dar pistas de por dónde va la humanidad en estos momentos"

La guerra de las galaxias, como buen mito, nos dice algo especial. Joseph Campbell, que tan importante fue en el proceso creativo que llevó a Lucas a La guerra de las galaxias, decía que los mitos eran “modelos”. La guerra de las galaxias es una “historia” (“mito” significa “historia”, “relato”, “narración”), un mito moderno que sintetiza todos los mitos, como diría Luis Alberto de Cuenca, y nos enseña muchos contenidos trascendentes, con personajes que nos pueden servir de modelos, o de anti-modelos, ellos y sus trayectorias o peripecias.

A mí, cuando era niño, me servían para jugar. Para jugar, por ejemplo, a ser Luke Skywalker o Han Solo.

Ayer me decía Carmen Giménez-Cuenca, y yo creo que tenía mucha razón, que la saga simboliza en buena medida nuestra época, y que puede dar pistas de por dónde va la humanidad en estos momentos, en la actualidad y en el futuro.

—Habrá otras obras —me decía—, porque el ser humano sigue creando, pero ésta es muy importante.

Para terminar subrayaría mis impresiones al ver esta película: me ha emocionado y me ha hecho viajar, interiormente, por toda la saga, aparte de divertirme mucho, porque La guerra de las galaxias también es una gran historia de aventuras.

3.5/5 (23 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)