Inicio > Historia > Historia de Roma > Tiberio, el digno sucesor de Augusto

Tiberio, el digno sucesor de Augusto

Tiberio, el digno sucesor de Augusto

El primer emperador romano, Augusto, ya lo tuvo complicado siendo el sucesor en el poder del mítico general Julio César. A Tiberio le tocó una misión aún más complicada: continuar con el legado de ambos. Como político fue un digno continuador del primero y como militar un gran relevo del segundo.

¿Quién fue Tiberio?

Tiberio —por nacimiento, perteneciente a la gens claudia— entró a formar parte de la gens julia gracias a la boda de su madre —que para lograrlo se divorció del padre de Tiberio— con Octavio Augusto, y a su posterior boda con la hija de este; todo quedó en familia. Su carácter huraño y su escaso amor por el poder le convirtieron en un gobernante atípico, un buen gestor y destacado militar, que logró un periodo de prosperidad para el Imperio, pero que no obtuvo grandes adjetivos de los cronistas de la época. Su personalidad reservada era el reverso de la de su hermano Druso, afable y seductor. La temprana muerte de este último modificó los planes de Augusto para elegir su sucesor. Tiberio no le decepcionó y superó todas las expectativas.

"El 14 d.C. murió Augusto y Tiberio, que había sido designado como co-princeps un año antes, fue el elegido para sucederle"

Como militar su currículum fue inmaculado, lleno de grandes victorias, destacando las logradas contra los partos. Su conocimiento del ejército le permitió realizar posteriormente una remodelación administrativa de las tropas del imperio. También fue cuestor y tribuno. Y llegó a retirarse de la vida pública, a la isla de Rodas, donde permaneció alejado de las intrigas por la sucesión del César. El 14 d.C. murió Augusto y Tiberio, que había sido designado como co-princeps un año antes, fue el elegido para sucederle. Sus primeras decisiones buscaron evitar el enfrentamiento, compensando por igual a senadores y a los miembros de la poderosa guardia pretoriana. Sus problemas surgieron dentro del mismo ejército que tanto le había apoyado. Las legiones de Panonia y Germania seguían protestando por sueldos adeudados y se levantaron contra él. A partir de ese momento se apoyó en su hijo Druso el joven y en el general Germánico para tranquilizar a los militares y llevar a cabo su plan: fortificar las fronteras en lugar de seguir expandiéndose. Después de la muerte de Druso, Tiberio delegó el poder en Sejano y se marchó a la isla de Capri.

La leyenda negra de Tiberio

"No solo le acusaron de relaciones sexuales con jóvenes amantes, también de torturar de forma sádica a sus enemigos"

Como ocurrió con Nerón y otros emperadores, Tiberio también tuvo su leyenda negra. En la película de Tinto Brass —que contó con un guion original de Gore Vidal— Calígula, Peter O’Toole brindó una histriónica interpretación —al nivel de la de su compañero de reparto Malcolm McDowell— sobre Tiberio, al que se representaba en el film como un viejo pedófilo. Pero ese perfil macabro del sucesor de Augusto lo escribió un historiador posterior, Suetonio, que no se ahorró detalle para describir las supuestas perversidades que acontecían en la villa de Capri. No solo le acusaron de relaciones sexuales con jóvenes amantes, también de torturar de forma sádica a sus enemigos. Otros testimonios hablan de un Tiberio erudito que se retiró a la isla acompañado de científicos y filósofos con los que compartió sus últimos días.

¿Cómo murió Tiberio y quién le sucedió?

Uno de los que también contribuyó a difundir bulos sobre Tiberio fue su sucesor, Calígula, ansioso por acceder al poder. Después de los problemas con Sejano —su amigo y confidente durante muchos años—, que acabó dando un uso déspota del poder que le legó Tiberio, y al que denunció por traición ante el senado, la sucesión del César parecía abocada a un final trágico. Durante su breve reinado, Calígula instauró un periodo de terror, muertes y traición. Solo necesitó de unos pocos años para dilapidar todas las riquezas que Tiberio había acuñado durante su próspero mandato en el cual llenó las arcas de Roma. Las falsedades y grotescas historias que surgieron en torno a su figura no han desvirtuado los importantes logros de este emperador, conocido como «el más triste de los hombres», y quizás lo fue porque en su planes nunca estuvo reinar.

4.4/5 (56 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
1 Comentario
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Fernando
Fernando
1 mes hace

Tiberio siempre ha sido un personaje maltratado por la Historia, incluso en la biografía que le dedica Marañón se le presenta como el prototipo del resentimiento y el rencor. Tiberio no fue un personaje popular en Roma, todo lo contrario que en las provincias, donde se le consideró un eficiente y justo administrador pero gracias a artículos como este se ofrece una visión del personaje más completa, teniendo en cuenta que fue un hombre desdichado la mayor parte de su vida, con sus luces y sus sombras, que también las tuvo.