Inicio > Libros > Narrativa > Tiempos de barbarie y oscuridad

Tiempos de barbarie y oscuridad

Tiempos de barbarie y oscuridad

La manera como Santi Laganà (Reggio Calabria, 1954) redacta la dedicatoria en Hierro y sangre hace que el lector se enganche desde el principio a la novela.

“A mis hijos. Para que se den cuenta de lo mucho que le ha costado a la humanidad el progreso: solo sobreviviendo a las ruinas y al más abyecto embrutecimiento ha podido sentar las bases del renacimiento de épocas siguientes. Y para que comprendan que también una simple novela de ficción, si está escrita con rigor histórico, es cultura”.

Lo que hace especial al libro no solo es la historia que nos cuenta, de por sí atractiva, sino también la magistral descripción que realiza de los tiempos en que se desarrolla.

"Lo llamativo de la obra es el profundo análisis sociológico y etnográfico que Laganà hace de la barbarie imperante"

La trama se sitúa en el 960 d.C. Anna, una joven de 15 años, se encuentra en el borde del bosque en las proximidades de su casa. Cuando ve llegar a unos desconocidos siente miedo y se oculta sin que ellos la vean. Desde su escondite presencia cómo entran en su casa y preguntan por ella. Desconoce el motivo por el que la buscan. Más tarde se enterará de que alguien poderoso ha sabido de su belleza y la quiere para él. Los visitantes, al no encontrarla, interrogan a su familia, y ella, desde su escondite, es testigo de cómo los masacran por negar su existencia. Los salteadores deciden no matar al hermano pequeño, poseedor de igual belleza que ella, para poder llevárselo y entregarlo a quien les ordenó el secuestro, en lugar de Anna. A partir de ese momento, el objetivo principal de la vida de la joven pasa por recuperar lo único que le queda, su hermano, y liberarle de la esclavitud a la que está destinado. A lo largo de esa búsqueda va descubriendo otra vida distinta a la apacible existencia que, hasta entonces, llevaba con su familia labrando las tierras de su señor. En el recorrido que inicia en pos de los secuestradores va descubriendo la crueldad que en esos tiempos estaba reservada a los desheredados como ella. Para su desgracia, se encuentra con una colección de rufianes, a cada cual peor. Solo hay cuatro personas dispuestas a ayudarla desinteresadamente en su búsqueda.

Lo llamativo de la obra es el profundo análisis sociológico y etnográfico que Laganà hace de la barbarie imperante, entendiendo por barbarie la falta de cultura y civilidad, que lleva aparejados comportamientos fieros y crueles.

"El hombre esclavizado tiene un valor como herramienta de trabajo, como mercancía y como juguete"

El siglo X se considera en Europa el “siglo de hierro y sangre”, por ser ese el comportamiento dominante: era la ley del más fuerte, donde la vida no valía nada y la muerte, en muchos casos, podía ser un alivio que pusiera fin a los sufrimientos que soportaban los habitantes de un mundo pobre, dañino e indigno, en donde no podían encontrar un futuro que les llevase lejos de su miserable vida. Solo los poderosos que formaban parte de las clases dominantes, grandes mercaderes, caballeros, nobles y eclesiásticos, podían tener una vida mejor.

Con la caída del Imperio Romano y el fin de su civilización, que durante más de 500 años había dominado los vastos territorios de Europa y los países ribereños del Mediterráneo, se da inicio a un periodo de tiempo muy extenso en donde no hay atisbo de recuperación de los valores de civilización y progreso que habían instaurado los creadores del mayor y más duradero imperio de la antigüedad. Todos los países se ven envueltos en unos tiempos oscuros, tristes y salvajes, donde la fuerza se impone a cualquier intento de convivencia. Quien tiene una mínima herramienta, ropa, arma o comida puede ver que en cualquier momento se la quitan, y con el robo también puede que se lleven la vida, ya que carece de valor. Es habitual, como en el caso de la trama del libro, que  si no pierden la vida pierden la libertad y todo lo que pueda ser considerado como una mínima existencia digna. El comercio de esclavos es una práctica que constituye posiblemente el negocio más lucrativo. El hombre esclavizado tiene un valor como herramienta de trabajo, como mercancía y como juguete para saciar los más depravados y sádicos instintos.

"Son tiempos difíciles. Tiempos en que la gente es mala, sórdida. Solo se ve hierro y sangre"

Se desata una competición entre los hombres por ser más pérfidos, más crueles y más miserables con sus semejantes. Los habitantes de esos oscuros tiempos tienen una media de vida muy baja y en su existencia las condiciones en que sobreviven son infames. Están desnutridos, sus hábitos higiénicos son nulos, padecen enfermedades sin posibilidad de curación, sufren pestes que son una condena a muerte… No tienen posibilidad de educarse y adquirir conocimientos, ya que la Iglesia cristiana los tiene sometidos a la ignorancia y amenazados con los más terribles sufrimientos eternos en caso de no seguir las doctrinas impuestas por los príncipes de la Iglesia; incluso viven atemorizados por la superchería de que con la llegada del milenio vendrá el fin del mundo. Viven condenados por nacimiento a trabajos forzados y reciben castigos físicos inimaginables por cualquier nimiedad o el mero capricho de sus amos.

Santi Laganà, de manera expresa, destaca en su análisis a ese grupo de desconocidos que deciden ayudar a la protagonista. Y llega a la conclusión de que también hubo buenas personas que se unían entre sí, sin pedir nada a cambio, por compañía y amistad, y pone en boca de los protagonistas este reconocimiento:

«Son tiempos difíciles. Tiempos en que la gente es mala, sórdida. Solo se ve hierro y sangre; en donde la miseria es primogénita de la injusticia. Y la injusticia se difunde cuando no hay ley ni orden. No hay nada peor que perder la esperanza, vivir el presente sin pensar en el mañana, dejarse dominar por el egoísmo más despiadado. La histeria colectiva sería la peor desgracia para la humanidad. Es detestable la ignorancia y la superstición».

Tendrán que pasar cuatro siglos más para salir de esa oscuridad en que sumió al mundo mediterráneo la caída de la civilización romana.

——————

Autor: Santi Laganà. Título: Hierro y sangre. Editorial: Suma. Venta: Todostuslibros y Amazon.

5/5 (13 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios