Inicio > Libros > No ficción > Tras los pasos de don Quijote

Tras los pasos de don Quijote

Tras los pasos de don Quijote

Asombro y desencanto, de Jorge Bustos, es un libro de viajes, que resulta novedoso en los tiempos actuales en los que internet y la globalización se han conjurado contra los libros de este género y el turismo ha popularizado una forma colectiva de moverse por el mundo que ha eliminado lo que el viaje tiene de experiencia personal y de conocimiento. El viaje es uno de los temas universales de la literatura, con lo que conlleva de descubrimiento, de entusiasmo y de melancolía. Uno de los pilares de la literatura occidental, la Odisea, es el relato de un viaje épico por tierras ignotas, que obligan a Ulises a enfrentarse a la aventura y al peligro. Cervantes, en la más universal de las novelas españolas, le hace emprender tres viajes al bueno de Alonso Quijano. Jorge Bustos se propuso seguir los pasos del hidalgo cervantino, en el cuarto centenario de la publicación de la segunda entrega del Quijote: viajar por La Mancha y pisar los caminos que recorrió Alonso Quijano, para mirarlos con los ojos de ahora. Hace cien años Azorín hizo ese mismo viaje, enviado por el periódico El Imparcial. El director le llamó a su despacho, le previno contra los bandidos y le dio un pequeño revólver: “Ahí tiene ese chisme, por lo que pueda tronar”. A Jorge Bustos lo envió El Mundo, con una cámara de fotos al hombro y un ordenador para mandar las imágenes desde las ventas en las que don Quijote se peleaba con pellejos de vino y él con el wifi.

Esas tierras que recorre hoy el viajero en este libro están descritas como un lugar donde parece que el progreso no acaba de llegar nunca. Pero están pobladas por gentes acogedoras, hospitalarias, que muestran una resignación serena y laboriosa. Conservan algo de esa piedad que Cervantes atribuyó al Caballero de la Triste Figura, dispuesto a ejercitar la comprensión con todos, en un mundo gobernado por la crueldad y la burla.

"El relato transmite una actitud jovial y una ironía amable. La prosa está compuesta de imágenes que evocan las sensaciones"

La mirada sobre estos paisajes vinculados desde entontes al nombre de don Quijote está acompañada en este libro por el humor. El relato transmite una actitud jovial y una ironía amable. La prosa está compuesta de imágenes que evocan las sensaciones: la canícula manchega, “el serrucho insidioso de la chicharra”, “la atmósfera congestionada de luz”, el silencio mineral de la llanura al atardecer. “Arde el día como si la tierra hubiera dejado de girar”, dice el viajero, mientras camina por el campo polvoriento de Criptana “como un penitente sin vocación”.

La voluntad de estilo es el rasgo más destacado de estas páginas. Esa actitud le lleva al autor a reivindicar en un momento las palabras que nos hacen apreciar la exactitud cuando nombramos el aire como “cierzo”, “terral” o “brisa”. Y se pregunta si en el mundo sin matices hacia el que caminamos “el futuro preservará nuestra capacidad de anticipar el sabor de la sal cuando decimos ola y de empezar a percibir la seda del jazmín cuando en pleno invierno decimos primavera” (pág. 66).

"Cervantes se sirvió de don Quijote, el personaje más profundamente humano y contradictorio de la literatura, para ver y contar el mundo"

En el verano de 2019 Jorge Bustos recorrió Francia: de la baja Aquitania hasta Normandía pasando por Bretaña y París y regresando por la orilla del Loira. Este viaje se cuenta en la segunda parte del libro. Es más largo y también más reposado. El relato se ensancha aquí en detalles históricos y en descripciones tranquilas de los lugares que visita como un “turista filosófico”, que es la expresión con la que se define a veces. El autor compara en estas páginas ambas sociedades, la peninsular y la afrancesada, y al final vuelve a recordar las dos experiencias, las dos singladuras que componen este libro: «Si se viaja siempre para conocer, y conocer es intentar resolver algunas contradicciones, conviene que todo viaje concluya frente al mar», escribe al llegar a San Juan de Luz, «donde concluyó, junto con su locura, el largo viaje del ingenioso hidalgo».

Tras el relato de esos dos viajes, el libro añade un breve texto titulado “Del gallo al cisne”, que es la expresión del desencanto que se anuncia en el título. En 2015, tras el atentado islamista en la sala Bataclan, el autor fue a París como periodista. Su impresión de aquel viaje merece una lectura detenida, porque habla de la crisis de la información, del periodismo y de la forma de ver la realidad. “Se trata de andar, ver y contar”, se dice en las primeras páginas. Eso es el periodismo. Y eso es también la literatura. Cervantes se sirvió de don Quijote, el personaje más profundamente humano y contradictorio de la literatura, para ver y contar el mundo. De esa mirada surgen el asombro y el desencanto, que son las dos emociones en las que se basa este libro.

—————————

Autor: Jorge Bustos. Título: Asombro y desencanto. Editorial: Libros del Asteroide. Venta: Todostuslibros y Amazon

4.9/5 (15 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios