Inicio > Libros > Narrativa > Tras los pasos de la pirata Ching Shih

Tras los pasos de la pirata Ching Shih

Tras los pasos de la pirata Ching Shih

¿Alguna vez has pensado que el pirata más poderoso de la historia, dueño de un ejército imparable que dominó un mar entero y derrotó a emperadores, pudiera ser una mujer?

Posiblemente no. Yo tampoco, pero así fue.

Me encontré con Ching Shih mientras investigaba a otras piratas para una novela anterior. Poco a poco, comenzaron a aparecer referencias a mujeres que piratearon en distintas épocas y diferentes partes del mundo. Muchas más de las que hubiera podido imaginar. Así que me reté a descubrir todas las que pudiera. Todas que le hubieran existido o, al menos, sobre las que hubiera referencias. Y entre ellas surgió la figura de Ching Shih, enorme, magnífica, una reina entre los suyos. Comandó una armada de dos mil barcos, según algunas fuentes, y derrotó en varias batallas al mismísimo emperador de la China.

"Ya sabía todo lo que se podía saber sobre Ching Shih. Ahora debía aprender sobre el mundo chino y sobre la navegación y piratería en aquella parte del mundo"

¿Cómo era posible que no hubiera oído hablar de ella? En mi mente se gestó la idea de escribir su vida, pero primero tenía que terminar el proyecto que tenía entre manos. Y así lo hice: terminé, publiqué, y me puse con Ching Shih.

El trabajo de documentación llevó meses. Empecé por lo más sencillo: internet. Me sirvió para darme una visión global de lo que fue su vida y para ser consciente de las contradicciones y diferencias que había entre las distintas versiones.

Después comencé a visitar la biblioteca. Busqué libros sobre ella, sobre la piratería en general, sobre mujeres pirata… Compré muchos de ellos para poder consultarlos siempre que quisiera. Pero eso no era suficiente. Ya sabía todo lo que se podía saber sobre Ching Shih. Ahora debía aprender sobre el mundo chino y sobre la navegación y piratería en aquella parte del mundo.

China es gigantesca e inabarcable. Podríamos decir que son muchos países en uno. Tanto a nivel geográfico como lingüístico y cultural las diferencias son enormes, así que tuve que centrarme en su región de origen, Cantón. Y no solo eso: ya me había documentado sobre navegación en el Caribe. Tipos de embarcaciones, velamen, técnicas de abordaje… Entonces me di cuenta de que eso no me servía de nada, porque no tenía nada que ver con la China del siglo XIX.

"Aunque nunca he ejercido, soy historiadora de formación y se me quedó la afición por bucear en archivos y bibliotecas buscando datos apasionantes"

Así que me reuní con un experto en navegación. Un hombre cultísimo que me recibió encantado y que me explicó muchas cosas en las que yo no había reparado, como la importancia de la dirección del viento en una batalla naval. También consiguió que tuviera acceso a un modelo de junco chino, para que pudiera visualizar sus partes, sus estancias y su forma.

Toda la fase de investigación la disfruté mucho. Aunque nunca he ejercido, soy historiadora de formación y se me quedó la afición por bucear en archivos y bibliotecas buscando datos apasionantes. Cuando tuve todos los elementos ordenados y medianamente claros en mi cabeza, tocó comenzar a escaletar: montar el esqueleto de la historia y organizar qué va a ocurrir en ella, para tener una guía que me impida caer en bloqueos, zonas oscuras y enredos de los que no sepa cómo salir.

Luego probé distintas voces y tiempos, hasta que me di cuenta de que era la propia Ching Shih quien debía contarnos su historia. Una vez llegué ahí, todo comenzó a fluir. Escribí sin parar durante meses. Pensaba en ella al despertar y era lo que tenía en la cabeza al dormirme. Hiciera lo que hiciera, una parte de mi cerebro siempre estaba rumiando la historia. Así que cuando llegaba frente al ordenador vomitaba las palabras sin detenerme ni un segundo.

Tardé tres meses en tener un primer borrador. Lo dejé reposar un mes antes de volver a cogerlo y acercarme a él con una visión más imparcial. Y descubrí que me gustaba lo que había escrito, que apenas había que modificar algunos detalles. Lo envié a los lectores beta y, cuando recibí sus comentarios, seguí trabajando, puliendo, releyendo y volviendo a pulir.

El resultado final es Loto Rojo. Por cierto, siempre me cuesta poner títulos a mis historias y, sin embargo, este lo tuve claro desde el principio: no podía ser otro.

La Esfera de los Libros confió en mí y en mi historia y, gracias a ello, ahora tú tienes la oportunidad de acercarte a la vida de esta increíble mujer.

—————————————

Autora: Clara Mendívil. Título: Loto Rojo. La novela de Ching Shih, la pirata más poderosa de la historia. Editorial: La Esfera de los Libros. Venta: Todos tus libros, Amazon, Fnac y Casa del Libro.

4.7/5 (7 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios