Inicio > Libros > Infantil > Tres son compañía, de F. K. Waechter: la comunión de los cuerpos

Tres son compañía, de F. K. Waechter: la comunión de los cuerpos

Tres son compañía, de F. K. Waechter: la comunión de los cuerpos

Los dibujos de F. K. Waechter se aplican en este libro a un trabajo de Hércules: mostrar los invisibles lazos de la amistad, dar forma al impulso que permite al individuo una percepción integral y solidaria de la vida, al otro lado del temor o del tedio. Para ello recurre a un principio cosmogónico (la unión de los elementos: agua, tierra y aire), y a una escena cotidiana y doméstica: la necesidad por parte de los niños de vivir entre pares, de relacionarse con compañeros que ensanchen su experiencia y permitan configurar su personalidad más allá de la familia. Los protagonistas de este libro son tres hijos únicos de una pareja de peces (el alevín Harald), de una pareja de cerdos (la lechona Inge), y de un par de pájaros (el polluelo Philip). Viven cada uno de ellos en el estrecho cerco de sus familias, sin amigos de su especie, con una experiencia restringida a su medio acuático, aéreo o terrestre.

"Los tres pequeños animales se funden entre sí permitiendo al ojo una mirada privilegiada, simultáneamente por encima y por debajo del agua"

Todos ellos han llegado a ese momento en que el afecto y la educación familiar no resultan suficientes: necesitan compañeros con los que compartir experiencias. La travesura (Waechter siempre evidenció un gran talento para el desenfado y la provocación, como buen artista satírico) pide espectadores y cómplices. Es en este punto donde el principio cosmogónico y el principio doméstico del que hablábamos arriba encuentran un afortunado concierto: valiéndose de un agudo arte de aproximación y distancia, los dibujos de Waechter entremezclan panorámicas paisajísticas con primeros planos; planos aéreos con planos subacuáticos; planos despejados con planos abigarrados. Pero, sobre todo, se nos ofrecen planos de integración, donde los tres pequeños animales se funden entre sí permitiendo al ojo una mirada privilegiada, simultáneamente por encima y por debajo del agua. Este es uno de los grandes logros de su trabajo: la comunión de los cuerpos de los protagonistas (que se enseñan mutuamente a nadar, a correr…) y la ubicación de dichos cuerpos en una naturaleza armonizada, donde todos sus elementos aparecen reunidos en un medio de sutil resonancia humana (la granja, la presencia de juguetes humanos en el lecho del estanque…).

"Waechter echa mano de uno de sus recursos favoritos: los tres pequeños protagonistas interpelan al niño lector"

La cubierta de la edición española muestra la viñeta donde Inga y Philip flanquean al pececillo Harald para que, fusionados en una trinidad animal, este último pueda “caminar” por tierra firme. En la edición alemana se optó por la viñeta en la que el polluelo y el pececillo unen sus barrigas ante los ojos de Inga, también sumergida en el estanque, en una estampa perfectamente “anfibia”. “Tengo que acercarme a verlo bien” dice en un momento del álbum la lechona Inga, y en sus palabras aparece condensada la voluntad artística de Waechter: acercarse a la escena de emancipación de las crías y, con ellas, de integración en un mundo orgánico, completo. Esa integración no excluye, de hecho, junto con la ampliación y unificación del mundo (que el pájaro nade, que el pez corra…) la exploración de los propios cuerpos, el despertar de una sensualidad necesariamente extrafamiliar. “¿Qué más podemos hacer juntos?”, se preguntan los protagonistas de este álbum en un momento del libro. Este interrogante, que alberga el título original de la obra en su edición alemana, evidencia el afán de descubrimiento completo, el deseo entusiasta de exprimir en compañía las posibilidades máximas de la vida.

En este punto de la obra, el libro se detiene y Waechter echa mano de uno de sus recursos favoritos: los tres pequeños protagonistas interpelan al niño lector (en este libro todo es diálogo y dibujo) y ofrecen unas páginas recortables, para que, con sus siluetas y las de otros animales y objetos, los niños jueguen con ellos y participen en el crecimiento de este círculo de amistad. El lector es invitado a sumarse al juego colectivo, el libro se convierte en una pieza física de contacto, de comunión alegre. Tal es el fin perseguido por un libro que nos mostró a un pez caminando y que se reserva para el cierre un último milagro amistoso: ver a un cerdo volar.

—————————————

Autor: F.K. Waechter. Título: Tres son compañía. Editorial: Blackie Books. Venta: Todostuslibros

5/5 (12 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios