Inicio > Libros > Narrativa > Un bolero en la distancia

Un bolero en la distancia

Un bolero en la distancia

Tocando lejos, la novela de Inma Villanueva Ayala es, por una parte, la historia de una huida que nunca encuentra destino. Narrada en primera persona por una mujer de treinta y cinco años de la que nunca sabemos su nombre, hecho que nos permitiría entroncar la obra dentro de la autoficción, es también un recorrido íntimo y sentimental por una vida que se desmorona de manera irremediable.

La protagonista está casada con Stefan, un hombre atento y cariñoso con el que lleva una existencia acomodada, pero no se siente feliz. Vaya donde vaya le acompaña siempre una nostalgia de algo a lo que no es capaz de ponerle nombre, un pesar tan informe como inamovible. «Que yo me fui con él para estar lejos, para huir, para escapar, para alzar el vuelo. Mientras más lejos mejor. Más lejos. Más lejos. Dos mil kilómetros de distancia no son suficientes. Y Stefan lo sabía. Lo supo siempre», afirma en un momento de la obra.

"A través de una fiesta a otra en el entorno sensual y cálido de la noche caribeña, narra en tono intimista las vidas truncadas de las personas con las que se encuentra en su periplo"

Con una prosa ágil y prolija en descripciones que salta de un recuerdo a otro, llegando a acercarse en ocasiones al stream of consciousness, acompañamos a la protagonista no sólo en sus viajes por la isla de Cuba, donde se enamora de Severino, un cantante septuagenario con el que vive una relación adúltera, sino que también nos conduce a Marruecos, Siena, el norte de Italia, los estudios universitarios en Málaga, etcétera, a medida que entra en contacto con diversos objetos y sucesos que funcionan como magdalenas de Proust para evocarle momentos de su vida: la infancia en casa de la abuela, los primeros estadios de su relación con Stefan, la enfermedad de su madre…

A través de una fiesta a otra en el entorno sensual y cálido de la noche caribeña, narra en tono intimista las vidas truncadas de las personas con las que se encuentra en su periplo por Sancti Spíritus, La Habana, Trinidad de Cuba, Cienfuegos. Y siempre presente en la narración la figura paterna y autoritaria. Tanto en el padre fallecido (hecho que sirve como excusa para el segundo viaje a la isla) como en los estallidos de ira del nuevo amante setentón de la protagonista o en la importancia histórica de Fidel Castro en la vida de los cubanos.

"Amor, enfermedad, muerte, esperanzas cercenadas. Y siempre una sensación de urgencia, de no estar donde se debe"

«Unido el cielo al asfalto por la decrepitud ilumina­da de las casas, de sus gentes negras, mulatas y blan­cas, de mi sonrisa agradecida por el alivio de la lluvia», cuenta la narradora para acercarnos su experiencia sensorial de la isla de Cuba, frisando en ocasiones el síndrome de Stendhal, y con numerosas referencias literarias: a Gabriel García Márquez, a la Odisea de Homero. Puesto que no parece mera casualidad que en el primer capítulo el hombre que les guía en su barco por la ciénaga se llame Ulises y esté casado con una mujer llamada Penélope que les regala una colcha tejida por ella misma.

Amor, enfermedad, muerte, esperanzas cercenadas. Y siempre una sensación de urgencia, de no estar donde se debe, de buscar permanentemente su sitio mientras deambula de un recuerdo a otro como en una película de Fellini. Porque como dice la protagonista de Tocando lejos: «El tiempo se alarga tanto que casi se parte».

———————

Autora: Inma Villanueva Ayala. Título: Tocando lejos. Editorial: EDA Libros. Venta: Todostuslibros y Amazon

4.6/5 (8 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios