Inicio > Libros > Narrativa > Un color fronterizo
Un color fronterizo

“Escucha el lastimero / soplo de los espacios: / ese ininterrumpido mensaje que se forma / del silencio, y que viene, hacia ti, susurrando, / desde los que murieron jóvenes.” El mismo soplo que Juan Rulfo sintió que le llegaba de Rainer Maria Rilke es el soplo que siente Mariana Travacio que le llega de Rulfo. Así es la cadena de vientos, desde Pandora hasta hoy. Estos, sin embargo, son vientos de bonanza. Nada malo puede surgir de la Primera de las diez elegías dedicadas a la princesa Marie von Thurn und Taxis-Hohenlohe, y más cuando es Juan Rulfo quien las traduce (Elegías de Duino, Sexto Piso, 2015), convirtiendo la atmósfera que envuelve a los poemas en un asunto de su entera propiedad. Había un mundo en aquellas elegías y con sus cimientos, Rulfo construyó Comala.

"De áspera violencia y plena de sentimientos extremos, Como si existiese el perdón supura encarnizamiento con la anécdota convertida en vida"

Como si existiese el perdón atestigua la deuda que Mariana Travacio tiene contraída con la prosa fantasmal del autor de El llano en llamas. Hasta las dimensiones de la novela responden a la querencia de Rulfo por lo bien medido, donde la selección de materiales se hace decisiva a la hora de vertebrar el relato. Nada falta y nada sobra. Tal vez eso sea lo más difícil de lograr, puesto que la estrategia se acerca a los dominios del poema y a los del microrrelato: todo se hace significativo. Difícil tarea, y aun peligrosa, visto el resultado en otros intentos que han quedado en pura afectación y burda copia del autor jalisciense. De la argentina Mariana Travacio (Rosario, 1967) poco había trascendido hasta la fecha, a pesar de haber recibido numerosos premios nacionales e internacionales, con una producción que ha sido publicada en revistas y antologías desde Argentina a Estados unidos, pasando por España. Ahora se me hace imprescindible la lectura de Cotidiano (2015) y Cenizas de Carnaval (2018), dos libros de relatos muy prometedores tras la experiencia de lectura de esta novela, aparecida al otro lado del Atlántico en 2016 y que hoy recupera para nosotros la joven editorial Las afueras, con un diseño tan elegante como su selecto catálogo.

"No demoren, adéntrense en estas páginas, pero no tengan prisa en recorrer sus sesenta y dos fragmentos de prosa excelsa"

En algo más de cien páginas se pone en pie un mundo que bebe de la elegía, del réquiem y de la remembranza para explicar una historia de venganza y redención en los llanos azotados por el viento incólume y por las volanderas de los gauchos. Hablar de western kafkiano puede dar pistas sobre el relato, pero se queda corto a la hora de expresar la profundidad abisal a la que se ven abocados los protagonistas en su búsqueda de justicia y en la implacable determinación con que llevan a cabo su encomienda. De áspera violencia y plena de sentimientos extremos, Como si existiese el perdón supura encarnizamiento con la anécdota convertida en vida, una encarnación tan violenta como la promesa que traen consigo esas nubes empeñadas en no romperse —o en hacerlo de golpe— que decoran el paisaje pampero donde se mueve la familia de los Lopretes, y el Tano y sus hombres, entre los que se encuentra el narrador de la novela. “Un sol lacerante evaporaba las aguas de la lluvia y nos metía esa humedad en las narices: puro olor a barro secándose.” Ese es el ambiente en el que correrá la sangre. También lo hará el amor, porque por él late todo lo conocido, Rilke y su Marie, Rulfo y su Clara, nuestro narrador y su Luisa, la que atesora en su mirada un gesto “como si existiese el perdón”.

No demoren, adéntrense en estas páginas, pero no tengan prisa en recorrer sus sesenta y dos fragmentos de prosa excelsa. Hay historias que piden ser paladeadas con tiempo, dejándolas que se templen en la palma de la mano como un brandy añejo, o mejor como las aguas de vida destiladas a partir de peras Williams de la Patagonia o las curadas con naranjas tucumanas. Comprobarán entonces que lo espirituoso también puede ser un estado del alma.

—————————————

Autora: Mariana travacio. Título: Como si existiese el perdón. Editorial: las afueras. Venta: Todos tus libros, Amazon y Casa del Libro.

4.4/5 (5 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)