Inicio > Libros > Narrativa > Una realidad con vida propia en los cuentos de Manuel Longares

Una realidad con vida propia en los cuentos de Manuel Longares

Una realidad con vida propia en los cuentos de Manuel Longares

El intenso conocimiento en el cuento hispánico de la profesora Ángeles Encinar es indiscutible. Así lo demuestran los numerosos volúmenes de estudios, antologías y ediciones críticas dedicadas a este afán investigador desde la década de los noventa hasta la actualidad. Su incansable labor ha contribuido a ubicar este género en el relevante lugar que merece en la literatura española contemporánea.

En esa sólida trayectoria nos regala ahora Encinar una magnífica edición de los cuentos de Manuel Longares, escritor que sobresale por su exigencia literaria y por su carácter reservado. La amplia introducción, que antecede a una selecta bibliografía y a una nota previa a las ficciones recogidas en el libro, abarca un necesario perfil del autor y una exhaustiva profundización en su obra, con especial énfasis en los cuentos pero sin desatender el resto de su narrativa. Es de agradecer que el completo análisis personal de los diversos aspectos acotados por Encinar esté aderezado no solo por algunas afirmaciones de estudios precedentes sino por significativas declaraciones de Longares, expresadas en conferencias y en entrevistas, que ilustran de modo complementario la poética narrativa de este autor.

"Un segundo epígrafe advierte las diferencias entre periodismo y literatura, quehaceres a los que se ha dedicado Longares."

La sección inaugural, centrada en su trayectoria, especifica el modo en que seduce mediante el empleo del lenguaje literario y de su estilo: “La elección de la palabra idónea, con el matiz preciso, portadora de la expresividad requerida, fundamenta toda su producción” (p. 7). A su vez, realiza un acercamiento a su biografía, a su formación y a su faceta profesional, sugiriendo los interesantes vínculos entre estas y su obra. Un segundo epígrafe advierte las diferencias entre periodismo y literatura, quehaceres a los que se ha dedicado Longares, para relacionar a esta última con la imaginación, la memoria y la palabra.

Seguidamente, se presenta un análisis de sus novelas que subraya cómo se ha conformado su estilo. Encinar reseña cada una de ellas desglosando con exactitud las claves narrativas que las constituyen y el peso de las influencias de autores predilectos. Ese itinerario, con títulos tan destacados como Romanticismo (2001) y Nuestra epopeya (2006), perfila el afán experimental de este escritor. Su estudio demuestra que lo metaliterario, los matices ensayísticos, las antinomias como la combinación de lo culto y lo popular, el carácter lúdico, lo humorístico, la parodia, el lenguaje expresionista, lo grotesco y el esperpento son algunas de las estrategias empleadas por Longares. Con ellas narra un magnífico retrato literario de la historia de España, de convulsas décadas del siglo XX, así como de su intrahistoria y de la ciudad madrileña que la acoge y que alcanza protagonismo a través de sus personajes, sus formas de vida y sus círculos sociales.

Las dos secciones que cierran la introducción focalizan la atención en el cuento, insistiendo en su variedad formal y estética. Tras establecer la poética de Longares sobre este género, condicionado por la construcción, al que diferencia del relato, centrado en la narración de una historia, Encinar transita por los rasgos fundamentales de su libro de relatos Las cuatro esquinas (2011), y de sus libros de cuentos, Extravíos (1999) y La ciudad sentida (2007).

"Encinar reafirma la singularidad y la calidad literaria alcanzada por Manuel Longares con variados discursos y técnicas, con la experimentación y con un magistral dominio del lenguaje"

De Las cuatro esquinas realza Encinar la visión abarcadora de la historia de España desde la década de los cuarenta hasta la primera del siglo XXI, de nuevo con Madrid como espacio protagonista, en la que “el escritor entrelaza con perspicacia memoria, historia y ficción” (p. 27). Con certeros apuntes dirigidos a aspectos argumentales y formales, hace notar cómo recupera lugares de la memoria entrecruzando en sus relatos “dimensiones históricas, etnográficas, psicológicas y políticas” (p. 28).

También sus dos libros de cuentos son diseccionados desde todos los ángulos posibles: antecedentes, origen, distribución formal, variedad de asuntos y estéticas, estructuras, técnicas, tonos, ritmos, juegos lingüísticos e interpretaciones. Observa el afán lúdico y experimental de Extravíos, con unas perspectivas “que van desde el realismo naturalista de la primera ficción hasta el juego metaliterario de la última, pasando, entre medias, por enfoques paródicos, surrealistas, sarcásticos y con mucho humor” (p. 37). Y constata la hibridación genérica, la rememoración de un tiempo histórico, la literatura como materia de su obra, las intertextualidades y el protagonismo de Madrid como territorio de invención literaria, en La ciudad sentida (2007). El epígrafe final examina las claves de cuatro cuentos y de tres “miniaturas”, uno inédito y seis aparecidos en revistas, revisados por Longares para este volumen.

Encinar reafirma la singularidad y la calidad literaria alcanzada por dicho autor con variados discursos y técnicas, con la experimentación y con un magistral dominio del lenguaje que crea una realidad con vida propia, pues “la imaginación le dicta para dar vida a la fantasía y a la letra” (p. 58). Esta magnífica edición contribuye, de modo cabal, al necesario conocimiento de la narrativa breve de Manuel Longares.

————————————

Autora: Manuel Longares. Título: Cuentos. (Edición, introducción y notas de Ángeles Encinar). Editorial: Clásicos Castalia. Venta: Amazon, Fnac y Casa del libro