Inicio > Poesía > Zenda recomienda: Notas para un papel que arde, de Enrique Fuenteblanca

Zenda recomienda: Notas para un papel que arde, de Enrique Fuenteblanca

Zenda recomienda: Notas para un papel que arde, de Enrique Fuenteblanca

Jueves en Zenda. Jueves de poesía. Jueves, en este caso, de Notas para un papel que arde, el tercer poemario del escritor andaluz Enrique Fuenteblanca (Sevilla, 1996), publicado por la editorial Letraversal. Después de debutar con el libro autoeditado Paisaje vivo, Fuenteblanca se destacó a comienzos del año 2020 con la publicación de Des-naturalizaciones, un libro en el que la concepción naturalista del lenguaje era puesta en entredicho —o, más específicamente, confrontada—. El camino de deconstrucción de las formas poéticas que traza el autor encuentra aquí, en estas Notas para un papel que arde, la continuidad adecuada: en su forma de des-decirse, Fuenteblanca construye un discurso siempre dispuesto a plegarse sobre sí mismo, con la firmeza política de quien aspira a ensanchar mirada y verbo de forma continuada, consciente de que el estatismo es una estación próxima al dogma.

El también poeta Juan F. Rivero apunta, acerca del libro: «Hay en el título de este libro una idea fundamental para entender la poética de Enrique Fuenteblanca. El poema ―o la nota― se escribe en una superficie que está siendo devorada por el fuego, y que por tanto es el objeto de una transformación: pasa de lo visible a lo invisible; del estatismo al movimiento; de lo que absorbe luz a lo que arroja luz. Es ese instante híbrido y dinámico de la transformación el que interesa al poeta, que se apercibe de él y procura observarlo atentamente. Así, el poema se convierte en un lugar de transición y posibilidad. En él, el pensamiento, la palabra y la imagen se hacen juntos. Los textos que nos presenta Notas para un papel que arde, atravesados como están por numerosas intertextualidades e invitaciones a la reflexión común, se encuentran en la desdibujada línea entre el ensayo literario y la poesía. Un ramo vivo de ideas que se abren, mariposas que dictan y letras de fuego».

Asimismo, la editorial comparte uno de los poemas del libro:

Dibujo. Segunda lengua

La herida le escribe a la herida desde dentro.
Sin duda, de la sangre se desprende algo,
una luz o justicia de lenguas que bailan.
Toda persona se reconoce en la denuncia
del maltrato íntimo que sucede
detrás de las ventanas.
Pero, tarde o temprano,
cada cristal y cada muro
es amanecido
en esta mañana de diáspora.
Es la lengua una multiplicidad de ojos
y de saliva estrellada que vuela
de un cielo a otro.
Es este edificio derrumbándose
y nosotras corriendo escalera abajo
en rayuelas de risa,
como si cayéramos en cada palabra.
Es todo el lenguaje del mundo una espiga sola,
y la palabra la prueba de que el desierto
nació de sus semillas.
Con este dolor que me he causado
recuerdo la ligereza con la que me sentaba,
madre y padre de la mano,
a mirar Roma o a reírnos de Nerón ardiendo,
cada literatura que alimentó mi hermano
y la historia, breve como una canción
que incide en la memoria y madura en la lengua.
Lo recuerdo para traspasar de un salto
la línea del azul al cielo desastrado;
para deshacerme en el instante siguiente
de la cima.

—————————————

Autor: Enrique Fuenteblanca. TítuloNotas para un papel que ardeEditorial: Letraversal. Venta: Todostuslibros, Amazon, Fnac y Casa del Libro.

4.3/5 (28 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

1 Comentario
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
danilo
danilo
1 mes hace

excelente literatura y poesía ancestral