Inicio > Libros > No ficción > 25 libros de no ficción recomendados por Zenda en 2019

25 libros de no ficción recomendados por Zenda en 2019

25 libros de no ficción recomendados por Zenda en 2019

A lo largo de todo el curso presente, en Zenda hemos dedicado los martes a recomendar un libro de no ficción, bien fuese ensayo, memorias o un híbrido entre ambos. Llegados al final de 2019, recapitulamos: estos son, desde nuestro punto de vista, los 25 libros de no ficción más destacados de entre los que han poblado los martes de nuestro Zenda Recomienda

25. The Game, de Alessandro Baricco (Anagrama)

La mirada de Alessandro Baricco se revuelve contra el fatalismo esgrimido por su propia generación. Ya sexagenario, el autor italiano reproduce un análisis distanciado en lo emocional del impacto de las tecnologías en el diseño de un nuevo orden social. Asimismo, Baricco reflexiona sobre cómo este fenómeno genera, al mismo tiempo, una nueva ola reaccionaria que busca salvaguardar un status quo que, antes de serlo, fue concebido a partir de otras revoluciones distintas. El choque entre la mirada revolucionaria de la juventud y el poso acomodaticio de la edad es el núcleo palpitante de The Game, un libro en el que, en esencia, Alessandro Baricco lucha contra aquello en lo que no desearía convertirse.

24. El monje de Moka, de Dave Eggers (Literatura Random House)

El monje de Moka se construye alrededor de un permanente diálogo entre el contexto social en que se ubica y el conflicto individual de su protagonista, a través del que Eggers enarbola todo su discurso en favor de la desestigmatización de las personas de origen musulmán en los Estados Unidos de la era Donald Trump.

23. Playing Changes: Jazz para el nuevo siglo, de Nate Chinen (Alpha Decay)

Chinen relee desde una perspectiva contemporánea la relevancia del jazz como elemento de discusión musical, en la periferia de un siglo, el pasado, en el que se erigió como el hogar de algunos de los músicos más importantes de la historia.

22. La ciudad infinita, de Sergio C. Fanjul (Reservoir Books)

Trazando una arquitectura de pensamiento alrededor del urbanismo madrileño, Sergio C. Fanjul consigue al mismo tiempo ejercer como catalizador de la energía de la ciudad concreta y expandir sus líneas a un lugar en el que los nombres se difuminan, a un espacio en el que la ciudad se transforma en algo íntimo. Su mirada inquieta, correosa, camina por Madrid buscando algo, tratando de extraer el jugo a la propia acción de la búsqueda. Su poética de lo minúsculo, abrazada a una concepción cosmopolita de las cosas, devuelve una mirada puramente contemporánea en la que las fronteras estallan para adivinar la infinitud de la ciudad.

21. De algunos animales, de Rafael Sánchez Ferlosio (Literatura Random House)

Última obra a la que el escritor español Rafael Sánchez Ferlosio (1927-2019) dedicó sus esfuerzos antes de su fallecimiento, editada por el sello Literatura Random House. En ella, Ferlosio recoge, apoyado en una serie de ilustraciones procedentes de la enciclopedia La vida de los animales, una mirada global al universo de animales que pueblan su extensísima obra, como si de una labor enciclopédica se tratase. En el medio de la clasificación, como no podía ser de otra manera, hace un esfuerzo por colarse, libre, la literatura.

20. Una risa nueva, de Jordi Costa (Lengua de Trapo)

El acuerdo con el espectador: ese es el elemento fundamental del que parten Costa y sus colaboradores. Empleando lo reflexivo como arma constructiva, Una risa nueva se coloca un espejo enfrente y comienza a detectar sus imperfecciones de discurso. El pensamiento crítico, la inteligencia del planteamiento cómico y el regreso a las bases del posthumor sentadas por Andy Kaufman —entre muchos otros— sirven para generar un espacio de diálogo en el que siempre quepa el respeto. Aun cabiendo la risa.

19. Kubrick en casa, de Vicente Molina Foix (Anagrama)

Este cuaderno de Molina Foix sirve como mirada a los procesos internos de trabajo de uno de los cineastas más importantes de la historia del cine americano y universal, al mismo tiempo en que se concede ser una reflexión sobre el acceso a figuras de este perfil, cuya celebridad alcanza, en ocasiones, una magnitud casi deshumanizadora.

18. Rialto, 11, de Belén Rubiano (Libros del Asteroide)

Rialto, 11 se articula como un artefacto literario que se expande desde la tesis autobiográfica para convertirse en un diálogo en permanente transformación, en tanto se moldea de manera paralela a las dinámicas del mercado librero. La ternura, el cariño y la mirada saltarina que Rubiano lanza sobre el mundo de la lectura convierten a este libro no sólo en un ejercicio útil de pensamiento, sino en un viaje sonriente hacia nuestros afectos.

17. El otro Kioto, de Alex Kerr y Kathy Arlyn Sokol (Alpha Decay)

Obra curiosa pergeñada por el japonesista estaounidense Alex Kerr y publicada en España por Alpha Decay. Tras alrededor de cinco décadas viviendo en tierras japonesas, empapado de su cultura y de las calles de Kioto, Kerr da una vuelta al concepto de guía turística empleando una serie de conversaciones con su amiga Kathy Arlyn Sokol, junto a la cual dibuja un mapa oculto de una de las ciudades que mayor masa turística moviliza en todo el mundo.

16. Las mejores palabras, de Daniel Gamper (Anagrama)

Último ensayo publicado por el profesor de filosofía y escritor catalán Daniel Gamper (Barcelona, 1969), galardonado el pasado mes de mayo con el 47º Premio Anagrama de Ensayo y editado por la propia editorial Anagrama. Colaborador de medios como Metrópolis, ARA y La Vanguardia, incide en este ensayo sobre una reivindicación de un uso íntimo de la palabra, de la recuperación de unos circuitos de comunicación abstraídos de las dinámicas socio-tecnológicas del presente.

15. Un año en Sand County, de Aldo Leopold (Errata Naturae)

El libro se divide a sí mismo en tres apartados fundamentales: en el primero, Leopold describe con sumo cuidado y atención las prácticas que lleva a cabo en su granja de Wisconsin, ajeno y enfrentado al mundo moderno; en el segundo, reflexiona sobre su relación con el ecologismo como una constante que marca más de cuarenta años de su vida; finalmente, termina por adentrarse de lleno en el plano ensayístico, proponiendo un lúcido ejercicio de pensamiento acerca de una serie de cuestiones esenciales de corte humanista, vinculadas a los propósitos últimos de nuestras vidas y a nuestra manera de relacionarnos con nuestro entorno.

14. Tierra de mujeres, de María Sánchez (Seix Barral)

Atravesado por la fuerza lírica de su autora, Tierra de mujeres se alza como un templo en el que María Sánchez pone el foco sobre una serie de cuestiones que permanecen en los márgenes de la historia contada: el rol de las mujeres como eje que sustenta el medio rural frente a la despoblación, la deconstrucción de la mirada literaria —habitualmente masculina— que se aproxima al campo desde un lugar de privilegio y la reivindicación de lo rural como punto fundamental en el desarrollo industrial de un territorio. El resultado: un fresco que brilla por la autenticidad de su mirada y el profundo respeto que dirige hacia el objeto literario, hacia lo retratado.

13. Fealdad, de Gretchen E. Henderson (Turner)

La propuesta que la escritora plantea en Fealdad: Una historia cultural es fascinante per se: un análisis antropológico de Occidente en base al concepto que, a lo largo de las generaciones, se ha ido teniendo de la fealdad. Así, Gretchen E. Henderson observa el reverso de las cosas de manera inteligente, invirtiendo una de las miradas más recurrentes de la historia del arte: la cernida alrededor del concepto de la belleza. De ese modo, se sumerge en un fascinante mapa de la fealdad a través de la historia, recorrido por el impacto de las diferentes culturas, épocas y tradiciones que la fueron modificando y, aún hoy, la moldean a lo largo y ancho del mundo.

12. Quiero escribirte esta noche una carta de amor, de Ángeles Caso (Lumen)

Un volumen que recopila una serie de correspondencias llevadas a cabo por un notable grupo de grandes escritoras; cartas de amor ahora recogidas en común y enhebradas por la mano de la escritora e historiadora del arte asturiana Ángeles Caso, publicado en el seno del sello editorial Lumen.

11. En la mitad de la vida, de Kieran Setiya (Libros del Asteroide)

El propio Setiya se refiere a En la mitad de la vida como un libro que «no es sólo para quienes se encuentran en la mediana edad, sino para cualquiera que esté lidiando con la irreversibilidad del tiempo». En él, enraizando su discurso en un impresionista paseo sobre la percepción del tiempo de algunos de los pensadores más relevantes de la historia de la humanidad —Aristóteles, Schopenhauer, Virginia Woolf, Simone de Beauvoir—, Kieran Setiya propone una reflexión de corte filosófico que no tiene miedo a la hora de derivar en un texto de cierta cadencia divulgativa, casi coloquial.

10. La mejor madre del mundo, de Nuria Labari (Literatura Random House)

En La mejor madre del mundo, Nuria Labari comienza preparando su dispositivo quirúrgico. Lo que viene a continuación, avisa, es una operación a corazón abierto: su novela —que es y no es novela, que es y no es ensayo— abre en canal el concepto heredado de la maternidad y lo sacude en busca de su lectura esencial, de la putrefacción de las raíces que acumulan siglos estancadas en el fondo de la conversación pública.

9. Escritos, de Marcel Duchamp (Galaxia Gutenberg)

Edición preparada por José Jiménez para el sello editorial Galaxia GutenbergMarcel Duchamp supo anticipar los nuevos horizontes del arte en el mundo actual. En su trabajo: las obras, las imágenes y objetos elegidos, los textos, y su desdoblamiento en un alter ego femenino como Rrose Sélavy, se integran en una misma unidad, en una originalísima síntesis poética de visualización y reflexión.

8. Enseñarle a hablar a una piedra, de Annie Dillard (Errata Naturae)

En última instancia, da igual que Dillard nos relate un viaje a la última frontera o un paseo por las colinas Blue Ridge que rodean su casa: en la prosa de esta autora el mundo natural, el más exótico, el más cercano, destella, cuando no arde, como la más lúcida metáfora del espíritu. Pocos, muy pocos escritores han expresado mejor el inexpresable temor, la inaplazable reverencia que siempre ha suscitado la naturaleza y que nuestra contemporaneidad, tanto en su versión «eficaz» y «extractiva», como en su versión «paisajística» y «sostenible», se empeña en olvidar

7. Prosas apátridas, de Julio Ramón Ribeyro (Seix Barral)

Edición conmemorativa que ha llevado a cabo el sello Seix Barral con motivo del 90º aniversario del nacimiento del autor peruano. Con prólogo del cineasta Fernando León de Aranoa, esta nueva edición es otra oportunidad para acceder al imaginario fragmentado y lúcido de Ribeyro, uno de los autores más respetados de la literatura hispanoamericana del siglo XX que ahora, 25 años después de su fallecimiento, vuelve a ser reivindicado.

6. Expuesta, de Olivia Sudjic (Alpha Decay)

Tras su fulgurante debut en la narrativa a través de Una vida que no es mía (publicado en España por Destino), Sudjic profundiza aquí en las entretelas psicológicas de la sociedad contemporánea, sus formas y sus mecanismos: si en la narrativa indagaba en la plataforma de Instagram como nuevo expositor de las emociones, aquí Sudjic interpreta a su propio texto como un escaparate de sí misma, empleando su cuerpo a imagen y semejanza de la sociedad a la que, con finísima precisión, acaba por retratar.

5. El roce del tiempo, de Martin Amis (Anagrama)

Este grupo de breves ensayos, escritos por Amis a lo largo de tres décadas —el periodo comprendido entre 1986 y 2016—, aglutina aproximaciones del autor galés a personajes tan diversos como John Travolta, Donald Trump, Diego Armando Maradona, Philip Larkin o Christopher Hitchens.

4. La compasión difícil, de Chantal Maillard (Galaxia Gutenberg)

Este es sin duda el libro más perturbador que ha escrito Chantal Maillard hasta la fecha. En él se enfrenta a los grandes temas sobre los que la humanidad lleva interrogándose desde el principio de los tiempos. El nacimiento, el dolor y la muerte, los dioses y su ausencia, la relación de nuestra especie con los demás seres vivos, la maternidad y el suicidio, la culpa y la inocencia, el juicio y la creencia. Todo ello girando en torno al eje de una primordial violencia que todos padecemos a la vez que infligimos. ¿Cómo compadecer, considerando el crimen?, se pregunta la autora. ¿Y cómo no compadecer, considerando el hambre?

3. Un apartamento en Urano, de Paul B. Preciado (Anagrama)

La búsqueda de Paul B. Preciado continúa en expansión. Curtido en indagaciones alrededor del diagrama de poder que constituye los hilos del deseo en la sociedad contemporánea, en Un apartamento en Urano despeja la cuestión para plantear una serie de conceptos desde las esencias, prologado con emocionante maestría por Virginie Despentes. El suyo es un pensamiento que obliga a plegarse, a reconocer el cuerpo bajo las señas de identidad socioculturales que llevamos inscritas en la piel.

2. Un montón de migajas, de Elena Gorokhova (Gatopardo)

Empleando una raíz de libro de memorias, Gorokhova noveliza el recorrido mediante el cual, durante su juventud, escapó de la ortodoxia soviética en busca de una mayor libertad lingüística, de una amplitud de movimientos que le fue negada, tanto desde el estado como en el seno de su familia, hasta cumplir 24 años.

1. Mi padre, el pornógrafo, de Chris Offutt (Malas Tierras)

Cuando Andrew Offutt murió, su hijo Chris heredó un escritorio, un rifle y ochocientos kilos de porno. Andrew fue considerado el rey de la pornografía escrita del siglo XX, con una carrera literaria que comenzó como medio para pagar la ortodoncia de su hijo y que pronto cobró vida hasta alcanzar su punto álgido durante la década de los setenta, cuando la popularidad comercial de la novela erótica llegó a su apogeo. Con su esposa ejerciendo como mecanógrafa, Andrew escribió desde su casa en las colinas de Kentucky, encerrado en una oficina en la que nadie osaba entrar, más de cuatrocientas novelas.

3.9/5 (7 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)