Inicio > Libros > Poesía > 5 poemas de Kapital, de Adolfo García Ortega

5 poemas de Kapital, de Adolfo García Ortega

5 poemas de Kapital, de Adolfo García Ortega

Adolfo García Ortega* publica Kapital (Ed. Ya lo dijo Casimiro Parker, 2020), un poemario en el que se descubre a un Adolfo García Ortega que se rebela ante la irresponsabilidad social, desde arquitecturas poéticas que se construyen con un lenguaje osado en el que denuncia la injusticia política y cultural.

Zenda publica cinco poemas de Kapital.

OTRA SABIDURÍA 

Sé que la luz del bulevar trenza por la noche luces rojas.

Sé que el atardecer arrebata como un fragante héroe.

Sé que se enredan en los árboles los hilachos de las nubes.

Sé que la gente en la calle amontona alegría.

Sé que el párpado en vela atrae miradas cruentas.

Sé que los informativos de la tele son el vergel de la irrealidad.

Sé que la piedad de los mercados financieros es de gomaespuma.

Sé que hay que dejar enfriar el verano y comerse el invierno.

Sé que dormir en la calle es el grado cero de la hostelería.

Sé que el destino se gana el sueldo en la encrucijada.

Sé que los gestos de los políticos estúpidos causan furor en los votantes.

Sé que los votantes adoran a los políticos estúpidos.

Sé que los días aciagos son días felices yermos.

Sé que las guerras las carga la razón como el diablo.

Sé que la piel de elefante es hoy de papel para los ofendidos.

Sé que los ofendidos no son los humillados.

Sé que la mente sabe una manera de llegar al cuerpo.

Sé que soy una rana viviendo en el motor de un Porsche.

Sé, sí, pero también sé que ya no sirve de nada saber. 

 

CAMBIO CLIMÁTICO

Fúnebre es la soga negra de la lluvia.

El frío es parcial y el calor tangible.

Los pájaros no viajan y los niños no crecen.

Las olas arrasan con táctil estupor.

Los pulpos yacen exhaustos sobre las toallas.

Las calaveras se oxidan, bicolores y pulcras.

Ancianos mansos parecen tubérculos arrancados.

En las selvas, los ríos se hacen ásperos

y los monos culebras.

El lobo es una oruga con rostro humano

y los humanos lápidas de difunta influencia.

Los alimentos se pudren cobrizos sin ozono

y toda plantación es un sarcófago.

La tierra ronca, azota su sueño carne a carne.

Como caracoles, hombres y mujeres

son devorados por un solo dios,

el dios cretino que llamó fortuna a la existencia.

La humanidad se abortó a sí misma,

como era de esperar, y el universo nunca lo supo.

 

PROHIBIDO CANTAR 

Retuercen el brazo a la expresión,

pisan el cuello de la palabra,

golpean en la sien de la sílaba,

trituran los huesos del verbo,

cortan las falanges de la idea,

sacan los ojos a la canción,

escupen a las consonantes,

extraen los dientes de la burla,

cortan las orejas a la sátira,

degüellan a las estrofas,

perforan la lengua de la lengua,

queman los sonidos de las voces,

muerden el tobillo del énfasis,

arrancan las uñas de los párrafos,

disparan contra las mayúsculas,

descalabran a las sinalefas,

decapitan a los adjetivos,

abren las venas a las exclamaciones,

fusilan a los cantantes,

acuchillan con la ofensa,

crucifican la libertad

y no nos damos cuenta.

 

NO 

La boca que dice “no” es hermosa

y terriblemente desgraciada.

 

La boca que dice “no” es exacta

e intrínsecamente feliz.

 

La boca que dice “no” es cortante

y no tiene límites.

 

La boca que dice “no” es comienzo

y final a simple vista.

 

La boca que dice “no” es rugosa,

áspera, pero también preludio.

 

La boca que dice “no” es mujer

y tiene palabras propias.

 

LITERATURA EN PAZ 

¿Por qué?

¿Por qué se empeñan en llamar literatura

a todo papel encuadernado?

¡Oh, huecos! ¡Oh, vacíos!

¿Qué leéis?

¿Qué importa?

Mirad: leen los ciempiés, los coleópteros,

los dromedarios y las gacelas,

leen las gallinas y las hormigas,

las garrapatas y los kafkianos leen,

y los murciélagos de la lectura

a oscuras leen entre columnas dóricas

homéricas, totémicas como el tabú de Freud.

Fenecidos lectores, arquilectores,

ya leísteis, no leeréis.

Dejad a la literatura morir en paz.

Y que todo sea ya un videojuego.

 

*Adolfo García Ortega es colaborador de Zenda; publica cada primer miércoles de mes, junto a Ernesto Pérez Zúñiga, la sección Dos cabalgan juntos.

—————————————

Autor: Adolfo García Ortega. Título: Kapital. Editorial: Ya lo dijo Casimiro Parker. Venta: Casa del Libro

4/5 (3 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)