Inicio > Poesía > 6 poemas de Ron Padgett
6 poemas de Ron Padgett

Ron Padgett es un poeta, ensayista, narrador y traductor nacido en Tulsa, Estados Unidos, en 1942, integrante de la segunda promoción de la Escuela de Nueva York. En 1958, cuando tenía 17 años, cofundó la revista literaria The White Dove Review junto con Dick Gallup y Ted Berrigan, en la que publicaron poemas inéditos de autores como Allen Ginsberg, Jack Kerouac o E.E. Cummings. En 1960 tuvo como profesor a Kenneth Koch en la Universidad de Columbia. Publicó en 1967 su primer poemario, Bean Spasms, escrito en colaboración con Ted Berrigan. A este libro le siguen más de una decena entre los que destacan Great Balls of Fire (1969), How to Be Perfect (2008) o Alone and Not Alone (2015). Padgett es el autor de los poemas que escribe el protagonista de Paterson, la película dirigida por Jim Jarmusch. Ha obtenido varios premios y en 2012 fue finalista del Pulitzer de poesía. También se dedica a la traducción del francés de poetas como Guillaume Apollinaire y Pierre Reverdy. Su obra se encontraba inédita en castellano hasta que la editorial Kriller71 publicó la antología bilingüe Cómo ser perfecto en 2018, seleccionada y traducida por Patricio Grinberg y Aníbal Cristobo.

***

A la manera de Reverdy 

Nunca hubiera querido volver a ver tu cara triste
Tus mejillas y tu pelo despeinado por el viento
Anduve por todo el país
Bajo este húmedo pájaro carpintero
Día y noche
Bajo el sol y la lluvia

Ahora estamos cara a cara nuevamente
Qué le diría alguien a mi cara

Una vez me apoyé contra un árbol a descansar
Tanto
Que me quedé atrapado ahí
Este tipo de amor es terrible

***

Tres poemitas (I)

Te llamo
por teléfono &
charlamos, pero
la forma en que
al teléfono
le falta una tele
es la forma en que
me siento, deseando
que el resto de ti
estuviese conmigo.

***

Poema de amor

Tenemos muchísimas cerillas en casa.
Siempre las tenemos a mano.
En este momento nuestra marca favorita es Ohio Blue Tip,
aunque antes preferíamos las Diamond.
Eso fue antes de descubrir las cerillas Ohio Blue Tip.
Tienen paquetes perfectos,
cajas duras en azul claro y oscuro y etiquetas blancas
con palabras grabadas con forma de megáfono,
como para decirle más alto al mundo
“Aquí está la cerilla más hermosa del mundo,
sus cuatro centímetros de pino suave coronados
por una cabeza rojo oscuro, tan sobria y furiosa
y decidida siempre a estallar,
y encender, quizás, el cigarro de la mujer que amas,
por primera vez —y ya nada nunca
vuelve a ser igual. Todo eso te daremos.”
Eso es lo que me diste, yo
soy el cigarro y tú la cerilla o yo
la cerilla y tú el cigarro, quemándonos
con besos que arden hacia el cielo.

***

Poema

Estoy en casa.
Afuera se está bien: un sol
cálido sobre la nieve fría.
Primer día de primavera
o último de invierno.
Mis piernas bajan corriendo
las escaleras y cruzan
la puerta, mi mitad
superior tecleando aquí.

***

El clavo

Sentado aquí,
descansando,
distendido,
muerto como
un clavo
torcido
y reventado
contra la madera
de una puerta
tirada en el basurero
años
atrás, te
duermes
más y más
pensando
en ese clavo,
enterrado en la madera,
sin labios
para contar el cuento.

***

Cómo ser perfecto 

Todo es perfecto, querido amigo.
—Kerouac

Duerme un poco.
No des consejos.
Cuida los dientes y encías.
No te asustes por nada que no puedas controlar. No te asustes, por ejemplo, porque se pudiera derrumbar el edificio mientras duermes o porque algún ser querido pudiese caer muerto de repente.
Tómate una naranja todas las mañanas.
Se agradable. Te ayudará a ser feliz.
Eleva tus pulsaciones a 120 durante 20 minutos seguidos cuatro o cinco veces por semana haciendo algo con lo que disfrutes.
Ten esperanza en todo. No esperes nada.
Cuida primero las cosas que estén cerca de casa. Arregla tu habitación antes de salvar el mundo. Luego salva el mundo.
Que sepas que el deseo de ser perfecto es probablemente la expresión velada de otro deseo —ser amado, tal vez, o no morir.
Establece contacto visual con un árbol.
Se escéptico con todas las opiniones, pero intenta ver el valor de cada una de ellas.
Viste de forma que te agrade tanto a ti como a los que te rodean.
No hables rápido.
Aprende algo cada día. (Dzien dobre!)
Se amable con las personas antes de que tengan la oportunidad de comportarse mal.
No permanezcas más de una semana enfadado con ninguna cosa, pero no olvides qué es lo que te tuvo enfadado. Mantén tu enfado al alcance de la mano, como si fuera una bola de cristal. Añádelo después a tu colección de bolas de cristal.
Se leal.
Lleva zapatos cómodos.
Organiza tus actividades para que presenten un agradable equilibrio y variedad.
Se amable con las personas mayores, incluso cuando sean odiosas. Cuando seas viejo, se amable con los jóvenes. No les tires el bastón cuando te llamen abuelo. ¡Son tus nietos!
Vive con algún animal.
No pases mucho tiempo con grupos grandes de personas.
Si necesitas ayuda, pídela.
Trabájate una buena postura hasta que resulte natural.
Si alguien mata a un hijo tuyo, coge un arma y le vuelas la cabeza.
Organízate el día de forma que no tengas que ir con prisas.
Que se note que aprecias las cosas que la gente hace por ti, incluso si les has pagado, incluso si se trata de favores que no has pedido.
No derroches el dinero que podrías estar dándole a los que lo necesitan.
Asume que la sociedad tiene defectos. Después llora solo cuando descubras que tiene muchos más de los que imaginabas.
Cuando te presten algo, devuélvelo en mejores condiciones incluso.
En la medida de lo posible, utiliza objetos de madera en vez de los de plástico o de metal.
Mira ese pájaro que va por ahí.
Después de cenar, friega los platos.
Cálmate.
Visita otros países, a excepción de aquéllos cuyos habitantes hayan manifestado algún deseo de matarte.
No esperes que tus hijos te quieran, para que así puedan hacerlo si  ellos lo desean.
Medita sobre lo espiritual. Luego ve un paso más allá si te apetece. ¿Qué es lo que hay ahí fuera (dentro)?
Canta de vez en cuando.
Se puntual, pero, si llegas tarde, no seas pesado dando excusas.
No seas demasiado auto crítico ni demasiado auto complaciente.
No pienses que existe el progreso. No existe.
Sube las escaleras.
No practiques el canibalismo.
Imagina qué es lo que te gustaría que pasara y luego no hagas nada que lo convierta en imposible.
Desconecta el teléfono al menos dos veces en semana.
Ten limpias las ventanas.
Extirpa cualquier rastro de ambición personal.
No uses demasiado la palabra extirpar.
Perdona a tu país de vez en cuando. Si eso no fuera posible, vete a otro país.
Si te notas cansado, descansa.
Crece un poco.
No vayas por las estaciones de tren murmurando “¡Vamos a morir todos!”
Incluye entre tus verdaderos amigos a personas de las distintas etapas de la vida.
Aprecia los placeres simples, tales como el placer de masticar, el placer del agua caliente corriéndote por la espalda, el placer de la brisa fresca, el placer de caer dormido.
No exclames “¡A que es maravillosa la tecnología!”
Aprende a estirar los músculos. Estíralos todos los días.
No te deprimas demasiado por envejecer. Hará que te sientas más viejo. Lo cuál es deprimente.
Haz solo una cosa a la vez.
Si te quemas un dedo, ponlo de inmediato en agua fría. Si te revientas un dedo con un martillo, mantén la mano en el aire durante veinte minutos, Te sorprenderán los poderes curativos del frío y de la gravedad.
Aprende a silbar a un volumen tal que traspase los oídos.
Mantente tranquilo en momentos de crisis. Mientras más crítica sea la situación, más tranquilo debes estar.
Disfruta con el sexo, pero no te obsesiones demasiado con él. A excepción de breves periodos durante la adolescencia, la juventud, la mediana edad y la vejez.
Contempla el lado opuesto de todo.
Si te paraliza el miedo de haberte ido demasiado lejos nadando en el mar, date la vuelta y vuelve al bote salvavidas.
Mantén vivo tu lado infantil.
Responde pronto las cartas. Utiliza sellos atractivos, como los que llevan imágenes de tornados.
Llora un poco de vez en cuando, pero únicamente cuando estés solo. Después date cuenta de que te sientes mucho mejor. Que no te de vergüenza sentirte mejor.
No tragues humo.
Respira hondo.
No seas impertinente con la Policía.
No pongas el pie fuera de la acera hasta que veas que se puede cruzar la calle del tirón. Desde la acera podrás estudiar a los peatones atrapados en medio del tráfico enloquecido y ruidoso.
Se bueno.
Camina por calles diferentes.
Hacia atrás.
Acuérdate de la belleza, que sí existe, y de la verdad, que no existe. Observa que la idea de verdad es tan poderosa como la idea de belleza.
Permanece fuera de prisión.
Al final de la vida, hazte místico.
Usa crema Colgate y su nueva fórmula de control del sarro.
Visita a los amigos y conocidos en el hospital. Cuando te parezca que ya es hora de irse, vete.
Se honesto contigo mismo y diplomático con los demás.
No te vuelvas loco a menudo. Es perder el tiempo.
Lee y relee los grandes libros.
Cava un hoyo con una pala.
En invierno, antes de acostarte, humidifica el dormitorio.
Que sepas que las únicas cosas perfectas son un juego de 300 en los bolos y un juego con 27 bateadores y 27 outs en béisbol.
Bebe mucha agua. Cuando te pregunten qué deseas tomar, dí “agua, por favor”.
Pregunta “¿dónde está el baño?” pero no “¿dónde se puede orinar?”
Se amable con los objetos físicos.
Al llegar a los cuarenta, hazte un “físico” completo cada pocos años con algún médico de tu confianza y con el que te sientas a gusto.
No leas el periódico más de una vez al año.
Aprende cómo se dicen “hola”, “gracias” y “palillos” en chino mandarín.
Tírate pedos y eructa, pero que no suenen.
Se especialmente cordial con los extranjeros.
Asiste a obras de marionetas e imagina que tu eres uno de los personajes, O todos ellos.
Saca la basura.
Ama la vida.
Lleva el cambio exacto.
Cuando haya un tiroteo en la calle, no andes cerca de las ventanas.

3.9/5 (37 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios