Inicio > Libros > No ficción > Ahondar en el torbellino
Ahondar en el torbellino

Pocos autores han penetrado tan profundamente en la naturaleza humana como lo ha hecho la obra de Fiodor Dostoievski. Tal y como podemos leer en Noches blancas, Pobres gentes, Apuntes del subsuelo, El jugador, Crimen y castigo, El idiota, Los demonios, Los hermanos Karamázov… su capacidad para deslizarse por los agujeros de lo real, y ahondar en sus abismos, es tan potente que lo hacen un verdadero maestro de lo imposible. Más allá de su formalismo, o de sus temáticas más o menos recurrentes, su escritura es un torbellino que ahonda en los rincones más oscuros, abismáticos e ignotos del destino humano.

Por todo ello, se han vertido miles y miles de páginas, en todos los idiomas imaginables, intentando desgranar la lógica de sus argumentos, sus intenciones veladas, las oscuridades que vertebran su creatividad… Demasiados tratados sesudos, excesivos ensayos superficiales. Sin embargo, pocos libros recorren la obra dostoievskiana con la solvencia, elegancia, sobriedad, erudición y amenidad a cómo lo realiza Tamara Djermanovic en su obra El universo de Dostoievski, editada por Acantilado.

"En particular, el verdadero interés de Tamara Djermanovic es vehicular en todo momento ambos aspectos: análisis exhaustivo y pormenorizado de la obra junto con el desgranamiento de determinadas vicisitudes existenciales de su protagonista"

Y no es fácil. Tamara es especialista en literatura y cultura eslava, rusa, y, sobre todo, en la obra de Dostoievski (tal y como lo prueba su tesis doctoral o sus anteriores trabajos académicos, así como alguno de sus libros, entre el que cabe destacar Dostoievski entre Rusia y Occidente, editado en 2006 por Herder), y escapar de la lógica del especialista (jerga, designaciones, academicismos…) es complicado. Tamara, sin embargo, rehúye las dificultades inherentes a su empresa y se adentra en un análisis de la obra dostievskiana en la que la sapiencia se conjuga magistralmente con la frescura, donde la erudición se aúna armoniosamente con la fluidez explicativa.

Cabe destacar que este libro no pretende ser un retrato exclusivamente biográfico de Dostoievski ni un recorrido analítico de la letra dostoievskiana. En particular, el verdadero interés de Tamara Djermanovic es vehicular en todo momento ambos aspectos: análisis exhaustivo y pormenorizado de la obra junto con el desgranamiento de determinadas vicisitudes existenciales de su protagonista. Y es que no podía ser de otra forma. En Dostoievski, como es bien sabido, hay numerosas similitudes entre los pormenores de su existencia y su universo literario. Sin embargo, Dostoievski siempre utilizó la realidad fáctica, los hechos materiales y psicológicos, como masa crítica, como punto de arranque a partir del cual poder desarrollar su propuesta literaria. De modo que su realismo, en consecuencia, está contaminado de pasiones, delirios, fantasías y deseos (aunque, sea dicho de paso, este es el realismo, “en el sentido más elevado de la palabra” que pueda concebirse según Dostoievski).

"Así pues, podríamos colegir que la historia siempre es irracional, que la existencia, en último término, está movida por los hilos de lo inconsciente"

Más aún si cabe. De este realismo (casi) mágico no sólo participa el imaginario de su autor, sino que también requiere de la complicidad de sus lectores. Tal y como apunta Tamara Djermanovic, jamás existirán dos lecturas dostoievskianas que coincidan plenamente ya que su universo literario interpela de tal manera la experiencia del lector que invalida cualquier adecuación con cualesquier otras lecturas (llevadas a cabo por un mismo lector, en su comparación con la de otros…). El lector es cómplice en todo momento de los vericuetos de la trama y del desarrollo de los personajes.

También es importante, a su vez, destacar cómo Tamara Djermanovic articula dos de los grandes temas de la obra dostoievskiana: por un lado, el carácter irracional del ser humano y, por el otro, cómo ese carácter determina el destino del sujeto. Es decir, y en primer término, puede verse como el (anti)héroe dostoievskiano está atravesado por sus pasiones, deseos, sentimientos, delirios… La racionalidad se ve ahogada en todo momento por el imperio de lo irracional, lo inconsciente le gana constantemente la partida a la razón. No obstante, y en segundo lugar, lejos de detenerse ahí, Dostoievski apostará todo a lo irracional: ese imperio de la irracionalidad será la que va a determinar, por una banda, el carácter real del personaje en cuestión y, por el otro, sus elecciones, su vida, su destino. Así pues, podríamos colegir que la historia siempre es irracional, que la existencia, en último término, está movida por los hilos de lo inconsciente. Y es que, si lo miramos bien ¿no nos da la realidad constante prueba de ello?

—————————————

Autora: Tamara Djermanovic. Título: El universo de Dostoievski. Editorial: Acantilado. Venta: Todos tus libros, Amazon, Fnac y Casa del Libro.

5/5 (5 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios