Inicio > Óscar Lobato (Page 3)

Óscar Lobato

Óscar Lobato nació en Madrid el siglo pasado, sin jamás alardear de ello. De niño, aspiraba a convertirse en hombre renacentista, desistiendo al descubrir que Renacimiento no era ningún país iberoamericano. Movido por su sed de conocimientos, intentó convertirse en piloto de pruebas de la Flex o masajista titular de la mansión Playboy, sin la menor fortuna en ambos empeños. Desencantado, se alistó al Regimiento de Ficticios Reales, sirviendo con honor en varios frentes, mentones y barbillas. Reclutado para el Servicio Exterior de Confusión, se le asignó a la legación de Zagreb en calidad de Tercer Hombre, ascendiendo posteriormente a Cuarto Elemento y Quinta Puñeta. Como tapadera a sus actividades clandestinas, ha ejercido el periodismo durante más de treinta años y escrito tres novelas (Cazadores de humo, Centhæure y La fuerza y el viento, publicadas por Alfaguara/Penguin Random House).

Publicaciones del autor

El gran marfuz

¡Adoro a Erich von Däniken! Encabeza mi lista de superhéroes favoritos. El suizo y su Recuerdos del futuro constituyen la prueba de cómo un...

La Reina del Congo

Blanca Celia Josefina Delacroix, baronesa de Vaughan, se ganó la vida holgadamente con el sudor de su entrepierna. “Y porque los flacos del auditorio...

De nazis y cuernos

Adolfo Hitler ansiaba unos cuernos. No unas astas cualesquiera, sino unos pitones arios, heroicos, titánicos. El Führer soñaba resucitar las ciclópeas encornaduras de los...

Franquistas y miserables

Calma. Relax. “Sosiéguense celosos alborotos”, que dijo Lope de Vega. Las voces “franquistas” y “miserables” en un titular aprestarán a muchos a buscar el...

El mensajero del miedo

Cosa de drogas, fijo. Cómo si no osaría Richard Condon escribir algo así. ¿Una conspiración comunista para convertir a un hijo de la élite...

El espía que mamó

Disimulen, pero sí. Mamar, como suena. En sus dos acepciones: aprender algo a tierna edad y emborracharse. Ambas las reunió Ian Fleming, genial embustero,...