Inicio > Actualidad > Entrevistas > Carolina Redondo: «Somos la sombra que proyecta nuestro pasado»

Carolina Redondo: «Somos la sombra que proyecta nuestro pasado»

Carolina Redondo: «Somos la sombra que proyecta nuestro pasado»

El pasado mes de enero los muchos ávidos lectores de España descubrimos con emoción el título de la obra ganadora del Premio Nadal de Novela 2022, Las formas del querer, de la periodista cultural Inés Martín Rodrigo. De un día para otro las informaciones culturales de todo el país repetían el título de esa novela y nos presentaban la exitosa trayectoria de la autora, quien en sus propias redes sociales anunciaba que el libro estaría muy pronto en las librerías publicado por la editorial Destino del Grupo Planeta.

El jurado, formado por Alicia Giménez Bartlett, Care Santos, Lorenzo Silva, Andrés Trapiello y Emili Rosales, tuvo que elegir a la obra ganadora entre 937 originales presentados. La dotación económica del galardón es de 18.000 euros y el prestigio del ganador, inmediato. Sin embargo, hubo otros cinco finalistas que no solo quedaron descartados sino directamente invisibilizados. Es el caso de Carolina Redondo Fernández, finalista al Premio Nadal por su manuscrito El pasado invisible. Se trata de su segunda novela y es un original inédito esperando un cariñito.

Así comienza la obra finalista al Premio Nadal 2022, El pasado invisible, de Carolina Redondo Fernández:

«Karen podía sentir cómo el niño se apretaba contra ella. El olor a óxido y a mar era muy intenso. Del otro lado de las paredes del container le llegaron unas voces amortiguadas. La oscuridad modificaba el paso del tiempo. Sentó a Dani sobre sus piernas, mientras le frotaba los brazos y la espalda para hacerle entrar en calor.

—Mamá, te quiero como un elefante.

¿Cómo iba a hacerse cargo de un niño al que no recordaba?»

***

—Carolina, esta es tu segunda novela. ¿Cómo fue la experiencia de tu primera publicación?

"Creo que a todos los escritores nos pasa lo mismo: el impulso para escribir es tan fuerte que sacas tiempo de donde sea"

—Mi primera novela, El sueño de Newton, fue publicada por una editorial muy modesta que le dio poco recorrido. A esta nueva novela le he querido dar más oportunidades, la he presentado a concursos, y con bastante éxito: El pasado invisible quedó preseleccionada en el Ateneo de Sevilla en 2021, y el 6 de enero quedó entre los cincos finalistas del Premio Nadal.

—A pesar de estos reconocimientos, de momento no hay resultados en términos de un contrato editorial o un interés por parte de agentes literarios.

—Lamentablemente, no. Sin embargo, me ha dado un impulso a nivel interno y fuerza para seguir. Esos reconocimientos me hacen pensar que hay algo más y son una motivación para seguir estudiando, formándome y escribir mucho más.

—Profesionalmente no te dedicas a la escritura (al menos de momento). ¿Cómo compaginaste la escritura con el resto de quehaceres?

—Tardé dos años en escribir la novela, sin dejar el trabajo, de atender a los niños, etc. Creo que a todos los escritores nos pasa lo mismo: el impulso para escribir es tan fuerte que sacas tiempo de donde sea: te levantas pronto, te acuestas tarde, sacrificas algún fin de semana. Pero no duele, no lo he sufrido, lo he disfrutado.

—¿De qué trata El pasado invisible?

"Nuestra identidad es nuestra propia memoria, pero ¿qué pasaría si nos dieran una segunda oportunidad?"

—Karen y su hijo Dani llegan a una isla polar tratando de encontrar respuestas sobre la muerte de su padre. Allí conocerán a Finn, un escritor en busca de inspiración que sufre una extraña enfermedad, y a Eva, una pintora italiana que trata de escapar de una tragedia a través de sus cuadros. Todos ellos huyen de su pasado y tratan de reinventarse, de tener una segunda oportunidad en una isla donde, cada mes de marzo, una tormenta de arena asola todo a su paso y hace que la gente comience a olvidar. No saben que la isla es una madre posesiva. Un lugar de pérdida. El hogar del olvido.

—¿Qué papel juega el olvido en la historia?

—El tema principal de la novela es cómo nuestro pasado conforma nuestro futuro. Hay un pasado ciénaga que te atrapa y proyecta su sombra sobre ti, te enfanga. Y hay un pasado pradera que te lanza al futuro, a tener confianza, proyectarte. Nuestra identidad es nuestra propia memoria, pero ¿qué pasaría si nos dieran una segunda oportunidad? Todos los personajes tienen un pasado complicado y en la isla pueden elegir reinventarse. Otro tema destacable en El pasado invisible es el amor materno-filial. El personaje de Dani está basado en mi hija mayor, Marta. Sobre todo sus conversaciones; los niños tienen formas alucinantes de enfocar las cosas.

—El escenario de la novela es una isla muy peculiar. ¿Qué tiene de especial?

—La isla es una madre posesiva. Tiene una personalidad propia. Está muy cerca de la Antártida, hay fenómenos electromagnéticos, las auroras boreales son espectaculares y no funcionan los aparatos electrónicos. Atrae a los personajes. Luego ellos se van dando cuenta de que han sido llamados allí. Es un lugar muy complicado.

—Cuéntanos más sobre los protagonistas.

"Dani es un niño de siete años muy inteligente, suspicaz. La tormenta no le afecta. A pesar del dolor, se da cuenta de que es el único que puede guardar los recuerdos de su madre"

—Karen es la madre de Dani. Tiene un pasado de maltratos y acarrea un secreto que vamos descubriendo en la novela. Eso le hace ser una persona introvertida, no le gusta relacionarse con los demás, que la toquen. Busca esclarecer el misterio sobre la muerte de su padre, que desapareció en una expedición de la Antártida hace más de 20 años. Viaja a esta isla porque es el último lugar donde se le vio. Ella va tratando de resolver el misterio de esa muerte a la vez que va conociendo a otras personas en la isla y todo se va complicando. Tenía previsto salir de la isla antes de marzo, porque la previenen de la tormenta, pero por una serie de acontecimientos, no lo consigue. Y ha de vivir las cinco semanas que dura la tormenta en la isla, lo que le hace perder la memoria hasta el punto de que no recuerda a su propio hijo.

—Qué terrible. ¿Y qué pasa con el hijo olvidado?

—Dani es un niño de siete años muy inteligente, suspicaz. La tormenta no le afecta. A pesar del dolor se da cuenta de que es el único que puede guardar los recuerdos de su madre.

—¿Qué hay de los demás personajes de la isla? ¿Por qué van? ¿Por qué se quedan o se van de allí?

—Por ejemplo Finn, el otro protagonista, es un escritor de Nueva York que ha publicado su primera novela. Ha tenido mucho éxito y ha recibido premios, pero ahora está en un bloqueo creativo, vacío. Se obsesiona con una fotografía de la isla que ve en una revista y se da cuenta de que la respuesta a su bloqueo debe estar en esa isla. Finn tiene un trastorno obsesivo-compulsivo que le condiciona su forma de relacionarse con los demás. Allí conoce a Karen. Ambos son retraídos y tienen pasados complicados; entablan una relación muy bonita. Al final Finn tendrá que decidir entre reinventarse o seguir como está.

—Es todo muy inquietante, sobre todo el tema de la memoria.

"Las distintas maneras de enfrentarse al olvido están muy presentes en la historia"

—Sí, cuanto más tiempo llevan viviendo en la isla los personajes, más pierden la memoria. Esto hace que las relaciones entre los habitantes sean cada vez más complejas. Hay gente que se olvida de sus seres queridos, maridos, hijos, y esto deriva en un caos. Además, después de cada tormenta siempre hay muchas muertes. Algunos personajes abrazan el olvido y lo ven como una bendición. Otros se resisten a que se les escurran los recuerdos. Las distintas maneras de enfrentarse al olvido están muy presentes en la historia.

—¿Seguirás escribiendo?

—Seguro, eso no lo olvido.

***

El pasado invisible es una de las cinco obras que han estado a escasos giros del azar de convertirse en grandes ventas nacionales. Podrán venir tormentas, pero pase lo que pase no debemos olvidar que hay muy buenas historias ocultas. Llegar a finalista del Premio Nadal ya es todo un éxito, y la historia de Carolina Redondo Fernández, El pasado invisible, merece ser leída. No dejemos que quede invisible en el presente.

4.5/5 (17 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios