Inicio > Series y películas > «Citas Barcelona», con Carmen Machi y Belén Cuesta

«Citas Barcelona», con Carmen Machi y Belén Cuesta

«Citas Barcelona», con Carmen Machi y Belén Cuesta

Pau Freixas, director de series como Pulseras rojas o Los misterios de Laura, ha comenzado el rodaje de una nueva ficción por capítulos, Citas Barcelona, con un reparto coral en el que destacan Carmen Machi, Belén Cuesta, Iván Massagué, Laia Costa o Carolina Yuste, desvela este jueves la plataforma Prime Video.

Citas Barcelona es una nueva versión del formato Cites que se estrenó en TV3 en 2015 y que a su vez era una adaptación de la británica Dates, creada por Brian Eisley en 2013.

La serie narra encuentros entre desconocidos fraguados en internet, historias sobre lo que ocurre cuando la tecnología desaparece y lo único que queda son dos personas con sus propias necesidades y contradicciones, indica la sinopsis.

Los miedos, secretos y expectativas de la primera cita, su búsqueda de amor, sexo o simplemente alejarse de la soledad son algunos de los hilos conductores de la trama.

El formato propone también «una cita romántica con la Ciudad Condal», en la que tendrán cabida sus lugares más icónicos, como la Sagrada Familia, el puerto o la Rambla, además de otros rincones menos transitados.

Cada uno de los seis capítulos de esta primera temporada narrará la historia de dos citas. A medida que la serie avanza los personajes se mezclan y sus historias se entrecruzan.

Pablo Rivero, Manuela Vellés, Carlos Cuevas, Gonzalo de Castro, Miguel Ángel Muñoz, Alejo Sauras, David Verdaguer, Eva Santolaria o Carme Balagué también suman sus nombres al reparto.

Producida por Filmax, Citas Barcelona se estrenará en exclusiva en Prime Video y TV3 en 2023.

0/5 (0 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

1 Comentario
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Josey Wales
Josey Wales
3 meses hace

Deberían hacer una serie sobre personas hurgándose las narices. Creo que sería al menos tan natural e interesante, y menos asqueroso, que meter nuestras narices en historias sin más interés que la recreación artificial y artificiosa de la intimidad, «uséase», la basura que todos guardamos bajo la alfombra. Nos encanta.