Inicio > Actualidad > Concursos > Concurso de poemas de otoño en Instagram: primeros 50 seleccionados

Concurso de poemas de otoño en Instagram: primeros 50 seleccionados

Concurso de poesía de otoño

Alrededor de un millar de poemas han participado en nuestro último concurso de poesía en Instagram, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. El fallo del jurado, que está formado por Ana Merino, Antonio Lucas, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire y Raquel Lanseros y Miguel Munárriz, será anunciado esta semana.

Para poder participar en la promoción era necesario colgar en Instagram un poema ya fuese mediante una imagen, un vídeo, o un comentario en una publicación propia, o mediante una historia destacada. Además, los participantes, al publicar el poema en Instagram, debían seguir las cuentas de @zendalibros e @iberdrola, y también tenían que incluir la etiqueta #poesíaenInstagram. Era obligatorio, por último, enviar un mensaje directo a @zendalibros en Instagram con el enlace de la publicación o de la historia destacada que contenía el poema.

El primer premio está dotado con 1.000 € en metálico. El premio para los dos textos finalistas es de 500 € en metálico.

A continuación ofrecemos los cincuenta poemas que optan a los premios. El jueves —es decir, pasado mañana— publicaremos la segunda selección, con los diez finalistas definitivos. En este enlace puedes consultar las bases del premio. Gracias a todos por participar.

***

1

@gracek_1981

Entre la hojarasca

Amanecía
el otoño
deshojado
en la vereda.
Un viento
ocre
y amarillo
crepitaba
como una fogata
ardiente.
Entre la hojarasca,
una paloma,
muerta.

2

@poegreen 

La mirada perdida

Recuerdo la fragilidad
que la deconstruía.

Un roble melancólico en otoño,
caída y resquebrajada su corteza.

Pliegues cargados de manchas solares
y estrías bendecidas de caricias.
Trincheras de posguerra
y labores de maternidad.
Hermanos y maridos perdidos
e hijos bien crecidos.

Solo quedó la niña introvertida
y el ente que en silencio
llenaba la estancia.
El rostro suspiraba hipnotizado.
La voluntad de unos zarcillos
lo mantenían firmemente asido
a su pasado.

 3

@aleeexmarin18

A punto de finalizar el otoño
salimos en batida al castañar
en busca de setas.
Encontramos insectos muertos

bocarriba

y me cuentas que
se colocan así porque
pierden las fuerzas
para estar de pie.
Yo te pido la mano
para ayudarme a subir
a lo alto del monte
y de ahí observar
la umbría, donde nace
el alimento.
Tocando los botones
de mi abrigo, me
pregunto si podrán
coserme los párpados
antes de prenderme fuego.

4

@sargentokirk

si no fuera el otoño un bosque seco
sería madre
de un rayo sin hojas
o una trampa perfecta
en un libro cerrado

5

@salakov76

Con qué sueñan los maniquís

De cartón piedra
y labios papel maché
aguardan el milagro.

Pero la vida transcurre
a cámara lenta
dentro de la pecera;
su tacto de linóleo
frisando la realidad
tras el escaparate sucio.

Observad sus dientes aburridos
contra la superficie acristalada,
como intentando gritar:

“esto es agua,

esto es agua,

¡socorro!”

Algunas noches estiran sus miembros
o esbozan atrevidas posturas
dentro del local abandonado
de la calle La Iberia;
otras noches fantasean con el fuego,
el milagro que nunca llega.

(todos los maniquís

sueñan con arder)

“Rebajas de otoño”,
reza un cartel añejo,
persistente en su mensaje
desde 1978.

 6

@jotasantatecla

Una figura rosada sin buey
ni pétalos, ni padre -él no-
vaga por el vientre hacia el muslo,
su órbita le sitúa en una playa de agujas.

Todo desde el mar parece ceniza
y su rostro se gira hacia las voces.

Allí le esperan cangrejos nupciales
en un festín de otoño;
allí su Carne golpea la arena
mientras emerge una caja vacía.

Los relojes murmuran
la bienvenida del recién nacido.
Ruido.

El ruido del hombre balbucea

sus primeras palabras.

La placenta sobre las rocas.
cuenta cómo se consume el refugio.

7

@carlosasensio

Me aclaro la garganta
esperando

la caída

de las hojas.

¡No pronuncies su nombre!
-me gritaste-
si no vas a hacer
con tus manos
y tus cuerdas vocales
un sayal
para apresurar

el otoño.

8

@louisberto

Amor de otoño

Amo amarte en el otoño
La temporada de la conjugación
Del buen tiempo en nuestra vida
El vigor del sol se despide
Ella no puede quemar nuestros sueños
Nuestros dolores están cayendo
Como las hojas de los árboles en pie
Y nuestro amor se mide en longitud
De la noche

9

@antonio.diaz.mola

Estación

No te alejes, que no eres sino árbol,
una querida esencia de alma y luz,
raíz y viento, de donde surge al fin
el horizonte. Observa cómo el tacto,
autor de la existencia, instaura vida
en plena condición de ser otoño:
entre los adoquines de la plaza hay

descenso y plenitud,

arqueología de hojas cuyo fin
es origen de ciclo y de memoria.
Haz visible los límites del aire:
inhala una deriva de fragmentos
donde el tiempo acumula su verdad.
No busques vanagloria ni esperanza.
Recuerda en la estación lo transitorio.

10

@gustavoyuste

Cambio de temporada

Una manera de recibir el otoño:
el mismo vestido de playa
con el que posaste para la cámara
conmigo de acompañante y el mar de fondo,
ahora viste a un maniquí
durante las ofertas de liquidación.
La modelo sin rostro permite
que todos tus gestos sean posibles
y, parado frente a la vidriera,
suelo buscar tus ojos.
Sin embargo el reflejo me muestra a mí mismo
abrigado de más, pálido y desprolijo;
una postal de nuestro eterno desfasaje.

¿Eso es una etiqueta con el descuento
o el porcentaje de posibilidades
de no vernos nunca más?

11

@ceciliasilveira64 

Cíclico

El enterrador de piedras no teme al otoño.
Lleva en su memoria las rutas azules
que lo guían al sitio afortunado.
Escucha el latir de sus semillas,
se sienta a esperar las nevadas,
y huele.
El enterrador de piedras esconde la luz.
Riega lo que aspira con lo que no fue,
permite a la vida de antes
confundirse con la muerte.
El enterrador de piedras espera la primavera.

12

@daniel_ce_ese

Viernes, 06 de noviembre (todos los días son día de muertos)

Henos aquí, parcialmente
Mas felices cual otoño pretendiendo
con colores sobornar al invierno

Henos aquí jugando a la amnesia
Jugando a ser todavía los niños que juegan
apostando fuerte pues aún no les nace la muerte
y nada pueden perder

Henos aquí día a día callando ante nosotros mismos
el secreto de que vivir es ya estar medio muertos

Henos aquí parcialmente

/ Cayendo

como el soborno del otoño
ante la tiesura del invierno / inocente
pues sólo obedece órdenes del destino,
esa improvisación premeditada por Dios.

/ culpable, pues nos masacra
a pesar del quinto mandamiento

Somos los pecados de Dios

13

@micheltgll

Camino a Europa

Ruedan sobre las vértebras del mapa,
tocan el costillar del camino como un arpa reacia:
allí las fosas y la hierba,
apellidos y nombres,
de este lado la dignidad y su vacío.
Los niños tiemblan dentro esperanzados cual espectros,
turbas de árboles escupen el otoño,
la última obscuridad
y la primera.
En el vagón cerrado
en lo que lleva
de un lugar hasta otro,
lo que pensaron extranjero
con lengua de familia los inquieta.
Al descender un sol único y rojo los recibe
y miran ilusionados,
pero en ese sitio
el mismo sol sale todos los días.

14

@ramiro.poe

el poema que cabe en el
despertar del otro
es un recuerdo de la infancia que
contempla a lengua seca
el otro lado del otoño

15

@lacasadelascienpuertas

A media tarde, con el ruido blanco
de las hojas que empiezan a perder
el color propio del estío, estás
sentado en un café en la ciudad
que huye de la canícula salvaje
y se adentra no sin cierta inquietud
en el otoño, estás aquí sentado
con el regusto del café en la boca
leyendo o interpretando unos poemas
como si fueras tú, como si tú
hubieses dicho estas palabras antes
y ahora las hubieras encontrado
por puro azar en un cuaderno viejo
de tapas viejas, que también ha vuelto
de ese espacio profundo del amor.

16

@ramon_duval

Alma de otoño

Cuando el atardecer besa el silencio,
las hojas destilan su esencia
perdiendo su verdor;
durante el equinoccio otoñal,
en donde el crepúsculo
suele llegar acompañado
de brisas heladas.

En la desnudez del follaje,
el ocre del paisaje mustio
cautivó el beso del tiempo;
al contener en sí mismo
hojas rojas y púrpuras,
de un otoño en mi corazón.

Las aves han migrado
y con su huida
han dejado la piel incrustada
entre la aurora de tormentas,
donde el girasol,
recibió entre sus pétalos
el alma de otoño.

17

@eelbardo1

Vencejos

Han bajado del aire los vencejos
antes de que abra abril la primavera
regresan a su casa de madera
aunque otoño no es tiempo de cortejos.

Habitantes de espacios disparejos,
de la altura más alta y extranjera,
que cruza cada día una frontera
sobre cielos azules o bermejos.

Ha venido al cajón de mi persiana
a vivir su romance una pareja
que sus trinos escucho en la mañana.

No hay canción más hermosa ni más vieja
que celebra la vida y la desgrana
y reúne a los solos y empareja.

18

@josemiguelosncr

Otoño

Tuviste que nacer
en otoño,
la estación de las hojas muertas.

Es como si ese útero
eligiera

que nacieras muerto entre las hojas
que nacieras muerto entre los charcos

ahogado con el fuego de las nubes.

Tuviste que nacer
en otoño,
la estación de los nichos bonitos.

Es como si cuando nacieras
todos corrieran para reunir

todas

las

flores

del

mundo

haciendo de tu nacimiento
una senda de flores
que morirán cuando las abandones
que como el agua se

diluye,
acecha,
acaba contigo.

Yo

nunca

quise

nacer

con

los

árboles

desnudos

En otoño.

19

@pelsde

No veré la tardor
arenosa como cruz
en la Sagrada Familia
the autumn en el New Forest
del año mil ni el otoño
que seca las hojas de
los libros en Corrientes.

20

@cantarerobandres

Foto de otoño

Puerta de salida aquella
En que se espera
Paciente el animal
Contra la acera acurrucado
En una apretada espiral
Que hasta de sí mismo lo protege.

Ventana abierta otra
Sobre la pared gastada
Del edificio antiguo
En cuyo portal se abre
La gran boca del día
Para los hambrientos comensales.

Calle desconocida en sombra
Donde en el gris dormitan
Cartones en el suelo
Como esteras mugrientas
Bajo el cielo plomizo
De una derrota triste por anunciada.

Casa descubierta una
Donde el otoño entra
A bocajarro.

21

@flordecretona

aquí
lugar

donde vuelan mariposas

y moscas

podría ocultarme
en plena calle: nadie ve un cuerpo

sepultado en la mitad del pueblo

ni la respiración de Dios
haría algo para sentirme

¿puede arrastrarse esta piel?

aquí es estigma la tierra sola
una flor sin semillas
sacada del huerto

Otra espera

plantar pétalos

parar un día de

exhumar cadáveres

tallar epitafios

temer por los niños

agradecer la muerte

del enfermo

aquí nunca es otoño
qué importa

las semillas
y sus botones terminan
olvidad_s por el aire
reducidos a un día

enterradas/muertos

22

@jorgeantonio7935

Atisbando

La ventana de mi cuarto hace belleza:
me permite ver pasar a los mortales,
a las ramas vacilar,
a la tarde dudar urbanamente,
a niños que en actos de arrogancia ajustician hormigas
determinando su destino,
a una pared diciendo “moriremos asesinados por el tedio”,
a una nube gotear sangre (estaba viva!),
a un caracol con pereza exasperante,
me veo pasar con esta mano que huele lo que vive
llevando un canasto con verduras,
al otoño convertirse en canción enfulgurada,
vejada por los ojos que envejecen
detrás de otras ventanas.

23

@marbenela 

Algunos troncos están cortados.
Algunos caminos conducen al marasmo.
Y el afilador…
Ahora sé porque es otoño. Está escrito
En estos pasos,
En las luces apagadas o intermitentes,
En este océano de espadas que diluyen la tinta de los newspapers.

Este es un mundo diferente.
No he nacido en esta ciudad dentro de la ciudad,
Pero comprendo el viento entre las hojas.

Algunos troncos están huérfanos
Y algunos niños son túmulos que le brotan a la sequedad de la tierra.

Otoño,
Textura de nube gris,
Pentagrama de vida ciega.

24

@juanlumora

El otoño

El niño
toma del suelo
la hoja seca.

El padre
piensa que su hijo
sostiene el otoño
sin saberlo.

Pero entonces
la hoja se vuelve verde.

25

@implosivo

Si llora un árbol,
otro salto del tiempo
traza el otoño.

26

@joseignaciodeanguisola

Bajo el paladar de una hoja
Sale mi voz, la que te llama.
No bajo su caparazón fácil
Para las carreras del viento,
Ni su fracción de culpa de sombra
Bajo las acusadoras ramas desnudas.
Bajo el paladar de una hoja
Rizada para ser cuenco, caída
Para llamarte, fin del otoño
Resistiéndose en tu nombre.

27

@oliverneoquimico

Demasiado breve

Una hoja

se pregunta

mientras cae

si este otoño

no fue

demasiado

breve.

28

@unrinconparalapoesia

Cupido

El céfiro arrastra las notas del primer compás de desamor,
que recorre los bosques como un eco trágico y fúnebre,
abriéndose paso entre bestias mitológicas hasta el bosque
donde las saetas vuelan por el aire gélido entre los cipreses.
Durante los primeros días de otoño -torpes, aletargados-
un joven Cupido había reemplazado su rudimentario arco,
hecho con madera de fresno, por un obsequio de su madre.
Un nuevo arco, áureo y bruñido, contenía en su carcaj
dos flechas: una con la punta de oro, que originaría el amor;
otra con la punta de plomo, que sembraría el odio, el olvido.

29

@spring_seville

el becerro que come hierba
la hierba del otoño de una
poca de lluvia los perros que ladran
atados que saltan y se abalanzan

atados

los hombres los mismos hombres
con los mismos nombres que pegan
al perro atado y caminan hacia el becerro
y le acarician susurrando “vas a morir
este día” y el becerro no se asusta
no gime y el perro ladra el perro atado
que se abalanza porque sin entender
ha entendido los golpes de los hombres
de los mismos hombres con los mismos nombres
que engullen al becerro

30

@mrjulenca

Es casi una tarea legendaria
la de salvar las copias
que se deja uno mismo en los cristales.

Qué fue de aquel mirarse -te preguntas-
aun sin saberse solo un invitado
a esta fiesta de charcos
que acordonan el resto primigenio:
una red de mirada
al borde del otoño
y esa otra gravedad que amasa el cielo
y lo esconde en la holgura del zapato.

¿Será el aire una voz que nadie habla?
Hay trazos de su ser en lo que mueve.

31

@fiebelh

El tiempo es una enfermedad

Con la luz enferma del sol,
del azul al gris el día
se tiñe y termina. Lo oscuro
se cierne, luces hablan
en las casas que bordean
esta calle en este otoño.
A un costado los hogares ajenos,
con el centro de una mesa
donde una familia se dispone a cenar
sin decir palabra. Las hojas que
hoy cayeron sin temperatura que acompañe
fueron un completo desajuste
entre la piel y la vista.
Aunque eso no explica nada.
Somos lo que sucede
entre una vela que se enciende
y una que se apaga.

32

@colorcodemymoods

Del estandarte de aquel señorío
descosido el uróboros sinoble
habló gules, cruzado por mandobles:
“El otoño es el duelo del estío”.

Recostado y falto de poderío,
hiedra enhiesta sobre un sillar de roble.
Las larvas lucían sus velos nobles,
atezados agentes del hastío.

Es víscera lo que anhela el gusano:
fuego, piel, y la acerada bengala
de sus tachonados ojos tebanos.

Crudo amor marcial, el alma empala
la sarisa mordaz, el odio humano;
el vino y el humor templan la escala.

33

@larafg.photo

De tu nombre sólo queda
esta luz mortecina
y el latido de tambores
adentrándose en la niebla

Así es como llega el otoño
aquello que parecía perenne
en las horas cálidas
hoy se precipita lentamente

34

@mauricio_montiel_figueiras

Gnóstico otoñal [Très luisant]

Se fragua el otoño
en tu tacto de oruga,
bajo
la fronda
de manos ancestrales.

Hay un ruido de eucaliptos
creciendo
al dorso del ocaso;
dedos que caen,
hojas marchitas,
del ramaje tejido
por la luz
que desfallece,
que se extingue,
que se va
para no volver
salvo hecha polvo
de luciérnaga.

Germinan uñas en el viento:
aliado insomne,
aliado olmo.

La música,
ahora,
es ese árbol
plantado justo
en las raíces
del instante.

Otoño:
mágico conjuro amarillento
de tus yemas.

35

@ana_botsw

Amigo, sí: pero poeta (¿también?)

Conocerte es el error
de saberte la herida
que ni se cura ni empeora.

Conocerte es saber
que mi sílaba emigra a tu cuaderno
y no la puedo retener.

Poeta.

En el otoño de mi literatura
tus versos
son el epílogo del talento
y la tinta que vertí en competirte
ahora la invierto en subrayarte.

 36

@escarpa

Yo quisiera no estar nunca presente.
Nadie me va a creer, porque pensamos
que lo que vemos es lo que tramamos.
Pero, si yo pudiera, efervescente-

mente desaparecería, ente
de mí, materia entre los gramos
de no ser, servicial, como los tramos
que no están. Como hace alguna gente.

Sin sentido ancilar, y sin sentido
en general. Sentir esa punzada
que es como la tristeza, pero en nido.

Ser nada más que nada y luego nada.
Venir, mas sin querer haber venido.
Contarlo, en sí, escribir, lengua empe[a/e/u]ñada.

37

@tamaraestaloca

Algo cambió

Vi el otoño empezar
y no fue molesto para mí
sentir el roce, ver morir
y saber que en un punto opuesto del mundo
un oso despierta de la hibernación.

¿Quién puede llamar verdad
a lo que depende del tiempo?

Algo cambió, no hay rencor al despedirme
ni sobreactúo mi optimismo.
Quizás aprendamos a amar lo frío
o haya bestias secretas
que el verano adormece.

Sería hermoso verlas brillar
cuando nadie espera nada.

38

@lan_oviacadaver

 Y así
de tu mano dorada y triste
me alejaste, otoño, de su lado
a alfombrar las calles
con la sombra de mi amor
desesperado
A acuarelar, con mi llanto
en ocre y bermellón
su recuerdo latiendo,
a cada paso

39

@margamayordomo.3.14.16 

Otoño

me han pedido que formule una palabra
digamos: flor  pájaro  rojo
no es eso
estaban ya distribuidos los colores    el júbilo
no reconoce los fonemas (en su precarísimo estado)
las alcancías del ocre
el limón furtivo
el color de los tucanes    tampoco
los campos de agar-agar
quizás     viejos augurios__
desconozco el poder de la palabra __insípida forever
quiero estar sola
mùa-thu / autumna / autumn
todas las lenguas me traspasan     el vandalismo del verbo

y hundo las uñas en el humus
y hubo palomas grajos
__mucho río   la barbarie de los bronces
y ahora quieres que hable
¿estás seguro?

40

@jpmarui

Haiku 311020 Kogarashi

Viento de otoño
Llega como un aviso
Cortaré leña

41

@felix_arnaiz

Estación de alarma

El otoño es el tiempo de los frutos.
Miguel d’Ors

Cada uno cosecha lo que siembra.
Gálatas 6:7

Cae la tarde en Valparaíso.
Los satélites dan lluvias en Okinawa
y en castilla las nubes navegan como transatlánticos.

La señora Maribel toca su saxofón de plata
en el piso de abajo,
compone la melodía para este poema.

Por mi ventana cruza una oscura golondrina
que, imagino, marchará al sur en busca de calor
-los gobiernos no han logrado imponer
todavía
sus políticas restrictivas sobre el vuelo internacional
a las aves migratorias-.

Son tiempos difíciles -aseveran los expertos por la radio.
Recojamos en este humilde otoño
la castaña madura de los días enfermos.

42

@jesuspachecoprz

Tiempo

Beauty convinces
ANNE CARSON

Puedo ver cómo el tiempo hiere los cuerpos
de los ángeles          los inmortales cuerpos de luz
y los blanquiazules cuerpos arrugados por la vida
arrebatando la infancia

en un acto de misterio rotundo

Sea pues          esta cadena de amor dorado
una inscripción nacida del otoño para pervivir
el alma tibia                           a la primavera prometida

del recuerdo

43

@riverafloreso 

Calaverita japonesa

Vientos de otoño,
se van abriendo las sendas
del Mictlán.
Sale la muerte
y busca a la niñita
de oriente.
Va por el jardín,
donde la niña busca
su satori.
La va siguiendo
por la guía de flores
de los cerezos.
Entra al campo
santo y no atrapa
a la niñita.
Solo se logra
llevar con ella, flores
de cempasúchil.

44

@ivancastanedarevuelta

Difunto

Honras de otoño.
Florece el camposanto;
coches, perfumes…

La multitud celebra:
oigo el llanto del pórtico.

45

@gnzalo.m

Cambio de armario

Ya que estoy aquí,
diré que aún me queda tiempo para hablar
de la hierba húmeda a la espalda,
de los ojos de taladro que atraviesan
este imposible cielo de chapa púrpura.

Se vacía el otoño de presunciones, como una trenza
desanudada de límites y conchas, mientras la lluvia
-esa visita que apenas sonríe- y las hojas, como guadañas,
se afilan en su tránsito atmosférico.

Las recibirá el asfalto
a la espera del redondo viento, deseosas, transformadas
en pensamientos que no yerran,
el disparo que hoy acierta a la gaviota.

46

@ketty_blanco 

Las mujeres colocaron macetas de geranios.
En las tardes traían alfombras, tomates,
un pincel para dibujar puertas y figuras de humo.
A veces, rugían al unísono como una locomotora.
Y más de una muchacha se tendió entre las líneas
ferroviarias para que el tren aplastara su tristeza
(arrullo fugaz de los que esperan fundar un nuevo planeta).
Pero, solo las serpientes y la brisa canicular
cruzaban hacia el otoño.
El día era narrado cada noche,
en el último vagón compartían el botín:
las hojas amarillas, el olor agrio de los basureros.

47

@chacapau 

Las manos de mi madre
bordando otoño
colcha y nube dorada

48

@joseolmo15_

Óleo pardo

El horizonte se enluta
con oscuras capas.
Viene a deshojar los árboles.
Las chimeneas suspiran
sobre los tejados,
el viento arrastra

hojas muertas

en los olvidados rincones.
Con el crepitar del fuego
enmudece el silencio.
Los campos callan
bajo el grito de la lluvia,
mientras el otoño se pierde
por las calles desiertas.

49

@davidguijosa.letras

sienes

estamos aparcando.
[…]
viste teléfonos móviles rechinar y rielar. te dio tiempo
a escuchar sobre facturas electrónicas y cocina molecular.
probaste la comida de los servicios sociales. te dio tiempo
a decirle que no al futuro.
te cambiaste de ropa una última vez.
[…]
nos vemos la próxima semana. te llamo.
[…]
besé tu frente

(un är det så farligt),

estaba fría y sola.
los labios aún me saben a compost y rocío.
hoy vives en el otoño,
filtrada en el suelo,
fundida en las plantas que te bebieron
en las orillas del lago donde te convertiste en polvo líquido
por última vez

50

@mancollado

Castellano para extranjeros

En el interior del Café con Libros
siempre es por la tarde.
En su terraza habitan hijos del invierno,
buscadores de estío que no comprenden la realidad
de un país en perpetuo ocaso.
Yo, sin embargo, nací en octubre y en Castilla:
el otoño me espera dentro.

Suena Sabina tras invocarlo con un comentario de texto.
Los verbos intransitivos revelan cierta humildad.
Sabemos que, si algo nos place, es mérito del mundo.
Empapado de jovial melancolía por un tiempo ajeno
y un presente siempre acabando,
pienso que merece la pena vivir
cada pequeña y arrebatada
primavera.

3.1/5 (51 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios