Inicio > Libros > Narrativa > Costa: si te lo encuentras, no le des la espalda

Costa: si te lo encuentras, no le des la espalda

Costa: si te lo encuentras, no le des la espalda

Entretener y aprender. Esos son los dos objetivos que me propuse con COSTA, mi primera novela. Y ya está, no hay más.

No pretendo ser “el autor revelación que te sorprenderá”, tampoco he escrito “la novela del año, no te la pierdas”, ni mucho menos será “el libro que te recomendará tu librero”. He escrito una novela negra para entretener, algo que últimamente parece que se usa con desprecio (“ah, sí, la peli, buá, es entretenida, para pasar un rato si estás aburrido”), pero que yo sigo considerando el objetivo elemental que debe tener cualquier libro (o película) que se precie y que no siempre se consigue por estar a otras cosas.

"No he escrito una novela para cambiar mentes, lo siento; para concienciar, tampoco, mis disculpas"

No he escrito una novela para cambiar mentes, lo siento; para concienciar, tampoco, mis disculpas; ¿para hacerme rico? (risas). 

He escrito COSTA (pasemos a lo positivo) para que si tienes un viaje en tren de un par de horas y el paisaje es desolador (o te toca pasillo) puedas entretenerte con la historia de un detective cincuentón de los de gabardina y sombrero en los callejones más oscuros de la Sevilla moderna (en invierno, sí, la novela ocurre en los tres días que dura el frío en esta bendita ciudad). 

He escrito COSTA para que si empieza a llover, se te va internet en casa y no ves la tele desde que importaba más una guerra que un tweet, puedas entretenerte con un detective violento pero eficaz, al que puedes amar y odiar al mismo tiempo por lo que dice (habla poco) y hace (pega mucho), y al que es mejor no dar la espalda.

"¿Y has aprendido, Chema? Sí. Muchísimo. Creo que estoy preparado para escribir una novela más compleja, para profundizar más en los personajes"
 

Y he escrito COSTA, sobre todo, para aprender. Esta novela es una autopublicación, es decir, no hay una editorial detrás. Mi idea desde el principio era aprender todo lo que conlleva sacar al mercado un libro, y la mejor forma de saber qué querrán las editoriales de mí y qué puedo exigirles yo en el futuro era encargarme de todo. ¿Significa esto que tiene menos calidad que una novela tradicional? Pues seguramente, pero he tratado de subsanar estas ausencias contando con profesionales allí donde yo no podía ofrecer una mínima garantía.

La portada (obra del diseñador Alberto Domínguez), la corrección ortotipográfica (Silvia Barbeito), las ilustraciones (@Glenfi_Barnum), la foto de mi cara (José Miguel Barrio) y las lecturas previas al lanzamiento (además de mi pareja, Sonso, de tres escritores como Rocío Pérez-Pérez, Adrián Badía y Fran Navarro) creo que le han dado a la novela un acabado profesional, si no a la altura de una editorial (tampoco hay que fliparse), sí a la altura de un buen producto de… entretenimiento. 

¿Y has aprendido, Chema? Sí. Muchísimo. Creo que estoy preparado para escribir una novela más compleja, para profundizar más en los personajes, para saber todo lo que una editorial me puede ofrecer (y qué motos no comprar) y, sobre todo, a saber dónde voy colocando mi techo para no chocarme intentando hacer algo para lo que aún no estoy preparado. Lo que sí he podido hacer ya en COSTA (o eso me han dicho) es diseñar una historia entretenida, crear un protagonista del que dan ganas de saber más cosas y conseguir una lectura fluida.

"He corregido, maquetado, corregido (otra vez), creado dos booktrailers, corregido (que sí) y estudiado libros de grandes autores"

He aprendido mucho, además, en el curso que esta casa, Zenda, hace con Cursiva. De profesores como Emilio Lara, Álvaro Colomer, Arturo Pérez-Reverte, Juan Gómez-Jurado, Élmer Mendoza, Alberto Marcos, Juan Eslava Galán o Rosa Montero he sacado dos cosas: consejos espectaculares y baños de realidad. Para qué más. 

Ah, una última cosa por si algún otro escritor novel puede encontrar ayuda en estas palabras: para escribir COSTA he tenido imposible tener una rutina (cuarentena con teletrabajo y recién nacido) y aun así ha salido a la luz. He escrito en el móvil con mi hijo durmiendo en el otro brazo, de madrugada cuando no podía quedarme dormido después del segundo bibi de la noche; he corregido, maquetado, corregido (otra vez), creado dos booktrailers, corregido (que sí) y estudiado libros de grandes autores… en periodos de diez minutos de calma, y no es ningún drama. Simplemente hay que apretar los dientes. Y escribir (y corregir).

El libro ya está disponible en Amazon.es por muy poco (9,99€ en papel y 2,99€ en Kindle), pero si alguien no se lo puede permitir, con que me escriba en mis redes por privado (@Chemadeaquino) se lo mando en ebook (y ya me lo pagará cuando pueda). Además, si alguien se compra el libro en papel y le hace una foto a la portada mencionándome, también le regalo el ebook, ya está bien de pagar dos veces por lo mismo 😉

4.8/5 (19 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios