Inicio > Libros > Narrativa > Del amor y las apariencias
Del amor y las apariencias

Con una bella portada blanca, la viñeta de un auto que se aleja en la noche lluviosa bajo un cielo de tungsteno, la editorial Sloper recupera Una ciudad del norte, novela de Pedro Ugarte publicada por primera vez en 1999. La obra narra la vida de Jorge, de la niñez hasta la edad adulta, al mismo tiempo que radiografía a la sociedad vasca de la segunda mitad del siglo XX: desde el franquismo hasta el bum económico de los noventa.

Nieto de indiano enriquecido e hijo de rentista venido a menos, Jorge recibe una educación elitista en los jesuitas y una idiosincrasia según la cual «al margen de tres o cuatro oficios escogidos (profesiones liberales, cuya pronunciación invadía nuestros labios a la hora de retratar el futuro) solo existían la pobreza y la marginalidad».

"Jorge vive en un mundo de apariencias, adulando a quienes sirven a sus deseos de supervivencia y de éxito"

En tan estrecho mundo, el triunfo consiste en ser abogado, médico, economista, ingeniero… o en heredar la empresa familiar, si se dispone de ella. Pero al padre de Jorge solo le ha dado para dilapidar la fortuna del abuelo y dejar a su vástago una formación que le lleva a ansiar el triunfo y el reconocimiento social, sin preocuparse de lo más importante: la sinceridad consigo mismo y la realización personal.

Jorge vive en un mundo de apariencias, adulando a quienes sirven a sus deseos de supervivencia y de éxito: «A mí me gustaba decir gracias y, en pocas ocasiones pero verdaderamente importantes, me gustaba reiterar ante mis bienhechores, con voz quebrada y temblorosa, no lo olvidaré. En realidad, jugaba con la gente a incrementar sus deudas afectivas (…). Bastaba que alguien me recibiera en su despacho para hacerle ver que de esa magnanimidad dependía toda mi existencia».

"El autor nos muestra que todo ese mundo es un mundo de máscaras, una representación cuya falsedad exige a los actores del elenco ser fieles a su papel"

A través de este procedimiento sutil, el protagonista de la obra, que ha escogido el oficio de periodista, consigue su primer trabajo en un consulado de Francia y se adentra en la tela de araña de la diplomacia y la política, en sus ideales impostados y en sus bajos negocios, «donde cierta inmundicia interior era lo único que ayudaba a sobrevivir, donde solo la resignación servía para encontrar cierto acomodo».

El autor nos muestra que todo ese mundo es un mundo de máscaras, una representación cuya falsedad exige a los actores del elenco ser fieles a su papel, sin que sus sentimientos salgan en ningún momento al exterior, so pena de ser expulsados de la función.

"Una ciudad del norte es una radiografía de la burguesía y de la política vasca"

Pero, al cabo, en esa expulsión de la obra, en ese despido, se encuentra la catarsis, la posibilidad de abrir una compuerta para escapar de las apariencias e imposturas gracias al amor. Solo el altruismo hacia el ser amado, la necesidad de mostrar sus sentimientos a una mujer, permitirá a Jorge ser finalmente sincero, decirle a ella y decirse a sí mismo su propia verdad y aprender a vivir de nuevo.

Tal como escribía al comienzo, Una ciudad del norte es una radiografía de la burguesía y de la política vasca, una poderosa narración donde lo social se funde con lo personal y se convierte en telón de fondo. Al fin y al cabo, todas las clases acomodadas y todas las clases políticas se parecen entre sí.

Lo más singular de la novela es la complejidad de Jorge como personaje y, en este sentido, la narración de Pedro Ugarte avanza firme, sin desmayo y con tensión dostoievskiana entre la hipocresía, el vicio y el deseo de redención del protagonista.

—————————————

Autor: Pedro Ugarte. Título: Una ciudad del norte. Editorial: Sloper. Venta: Todos tus libros, Amazon, Fnac y Casa del Libro.

5/5 (2 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios