Inicio > Libros > Narrativa > Del sentido carnal

Del sentido carnal

Del sentido carnal

Esta es una edición conmemorativa de la primera, que apareció hace veinte años. Marina Mayoral, aparte de su labor de investigadora y catedrática de universidad, con estudios sobre la obra de Rosalía de Castro, Emilia Pardo Bazán, Gertrudis Gómez de Avellaneda, Carolina Coronado, entre otros, y sus análisis de literatura contemporánea, ha publicado muchas novelas e innumerables relatos.

Este libro, que reúne una docena de cuentos, es a mi juicio muy significativo de eso que tanto se está celebrando ahora: los cuarenta años de nuestra Constitución, que supuso un cambio radical en tantas cosas, pero muy claro en un tema  que, para los que nos educamos en el nacionalcatolicismo, es especialmente sensible: la visión “normalizada” y no pecaminosa del erotismo.

"A partir de una referencia a un poema de Constantino Kavafis, Marina Mayoral presenta un ciclo de cuentos que mantiene una notable frescura y vigencia"

El cuerpo desde la visión “carnal” era el peor pecado en los tiempos de la educación adolescente y juvenil de mi generación, y la lectura primera de este libro, hace ya veinte años, me mostró claramente hasta qué punto las cosas habían cambiado de forma sustantiva en la creación literaria española.

A partir de una referencia a un poema de Constantino Kavafis, Marina Mayoral presenta un ciclo de cuentos que mantiene una notable frescura y vigencia. En la excelente escritura se alternan la aparente sencillez con la complejidad, cuando es necesaria. Se trata de un conjunto narrativo marcado por la naturalidad expresiva y cierta distancia poética, donde hallamos la mirada pícara, la justa distancia burlona, el humor, la ternura, la melancolía, siempre la voluntad de análisis del sentimiento desde ciertos matices lujuriosos, en una magistral reconstrucción del tiempo y del espacio, esa localidad que la autora bautizó como Brétema y en la que podrían cristalizarse varios lugares gallegos —Mondoñedo, Santiago, alguna zona de la costa…—.

Los personajes, redondos —como los calificaría Edward Morgan Forster—, tienen diferentes edades, géneros y tendencias sexuales, y en sus actitudes se encuentran sutiles homenajes a otros referentes míticos o literarios,  como Don Juan, King Kong, Safo, Midas o la reina Antinea.

"Veinte años después de su primera edición, he aquí una muestra memorable de lo que supone el cuento para mi generación literaria"

Las tramas, fieles al título, nos ofrecen numerosas facetas del deseo carnal: en Aquel rincón oscuro conocemos a un adolescente fascinado por la nueva sirvienta; en Adiós, Antinea, la atracción de una joven hacia un apuesto cura de ojos verdes; El buen camino nos presenta ciertos sueños tenebrosamente eróticos de una escritora; Doña Sofi, masajista de mujeres, la relación convincente de una masajista con una cliente; El dardo de oro, sucesos que lleva consigo la playa, la natación, la atracción por un misterioso navegante poseedor del dardo; En los parques, al anochecer, conocemos la autobiografía secreta de una ejemplar maestra que recuerda sus viajes, sus casuales relaciones y su gusto por “el anonimato, el desconocimiento del otro, el encuentro rápido, animal, de dos cuerpos que se desean…”; en Solo pienso en ti, la historia de la viuda que se casa con un excura y las sofisticaciones teatrales de sus relaciones íntimas; en El fantasma de la niña negra, la imaginación de tramas a partir de la realidad en un curioso protagonista homosexual; Los cuerpos transparentes ofrece la aventura hospitalaria de un petulante conquistador y su sensible enfermera; La belleza de ébano, la relación de una divorciada con un acompañante contratado a través de una agencia; La última vez, cómo afronta lo que parece un proceso de Alzheimer un hombre ante su esposa; por último, Recuerda, cuerpo, cómo una firme y antigua atracción carnal que no pudo llevarse a cabo se contempla cuando han pasado muchos años.

He repasado fugaz y muy esquemáticamente el planteamiento de las tramas, para presentar la diversidad y la mixtura de imaginación y sabiduría narrativa que nos ofrece este ciclo de cuentos, ejemplar en cuanto a la concentración y condensación dramáticas, en un panorama psicológico de gran riqueza y a través de un juego de voces que nos sujeta con firmeza, con esa capacidad de atracción de los buenos relatos orales.

Veinte años después de su primera edición, he aquí una muestra memorable de lo que supone el cuento para mi generación literaria, de la mano de una magnífica autora.

———————————

Autora: Marina Mayoral. Título: Recuerda, cuerpo. Editorial: Raspabook. Venta: Amazon, Fnac y Casa del libro

0/5 (0 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)