Inicio > Libros > Narrativa > El secreto de los nocturnos
El secreto de los nocturnos

La idea de esta novela creo que nace en mi cabeza de manera poliédrica y cuántica, porque me ha acompañado a lo largo de varios años…

Cuando era niño me quedaba fascinado por la pasión con la que mi abuelo Joaquín consultaba y cuidaba sus libros de Historia, como viviendo un ritual. Le veía en silencio, en esos momentos que eran para él una especie de “isla” particular a la cual abandonarse como un Robinson que precisaba desconexión de la realidad. Sólo cuando me hice mayor entendí la importancia de esa “isla”. Y por eso a él va dedicada la novela.

"No podía quedarme sin hacer un homenaje a todas esas grandes personas que utilizaron el teatro como herramienta para generar cambios de conciencia en una época oscura"

Fue cuando empecé a formarme como actor que me enamoré del poder de la palabras, de cómo pueden alcanzar las mentes y los corazones. Escuche “esa voz” y quise ser también portador de ella. Pasaron los años y, como actor, autor, director, o como docente de artes escénicas siempre he sentido fascinación por esos textos de construcción áurea que nos dejaron los autores de Teatro del Siglo de Oro. Autores como Lope de Vega, Tirso de Molina, Calderón, que conviven con la gente que nos dedicamos al teatro en todo momento, estando vivos, siendo presente y casi nunca pasado, por la universalidad de sus mensajes, por sus palabras que parecen respirar, tener carne, color y aroma en cada momento. Así las sentimos en cada uno de los proyectos que nos toca poner en marcha. Convivimos con esos autores convirtiéndoles como si fueran alguien más de la familia. Y sabemos que para conocer al autor también hay que investigar a fondo su época, viajar a ella. Por tanto, puedo decir que parte de la documentación precisa para El secreto de los nocturnos, no solo la tenía estudiada, sino también en algunas épocas, incluso interiorizada como persona que me dedico al Teatro. Sin yo saberlo, hacía tiempo que ya estaba realizando el viaje.

Por otra parte, Valencia, mi ciudad de nacimiento, es un mágico lugar lleno de historias en cada rincón de su casco antiguo, con un potencial infinito para la ficción en cualquier tiempo. Pero los valencianos somos quizás los que más desconocemos sobre nuestra historia. No hace mucho leí en algún lugar: “Sólo se puede amar lo que se conoce”. Así pues, hace falta conocer Valencia mucho más, para amarla como se merece. Decidirme por la Valencia de 1589 fue tomar conciencia como valenciano de que era importante que se supiese que Lope de Vega, posiblemente el autor de teatro más importante junto con Shakespeare, empezó a escribir el teatro que le dio fama y prestigio a partir de sus años en Valencia, aprendiendo de gente como Virués o Tárrega, que serían posteriormente miembros importantes, junto a Guillem de Castro o Gaspar Aguilar, de la Academia de los Nocturnos. Esta Academia era una de tantas sociedades que se extendían por toda Europa, donde se trasvasaba conocimientos, ideas ilustradas, humanismo, y se recuperaba la memoria de los clásicos, todo ello prohibido por la Inquisición y su dogma de fe. Me fascinaba la idea de que aquella gente se jugara la vida en aquel entonces por el apetito del conocimiento. No podía quedarme sin hacer un homenaje a todas esas grandes personas que utilizaron el teatro como herramienta para generar cambios de conciencia en una época oscura y cerrada para el libre pensamiento. Ese es, tal vez, mi lado del poliedro que dedico al compromiso.

"Me siento contador de historias en conexión con la tradición de comediantes que ya pululaban por pueblos y villas con su carro y sus mulos"

Pero sobre todo, de manera personal, quería darme el sencillo gusto de convivir con Guillem de Castro y Lope, con el padre Tárrega y los demás, unos cuantos meses, respirándoles, observándoles, acompañándoles a las corralas de Comedias, a la Catedral, a los Palacios, a las oscuras y peligrosas calles en la noche, a las Torres de Serranos, incluso a la Casa de la Santa Inquisición y a todos los lugares donde se desarrolla la trama de El secreto de los nocturnos, para aprender igual que Lope, de ellos mismos, para ser uno más de los «Nocturnos», añadiendo a nuestro viaje una aventura llena de peligros, en una investigación a contrarreloj para atrapar a un terrible asesino.

Todo el proceso ha sido un maravilloso viaje. Un viaje apasionante. Tanto, que no quería dejar de compartirlo con todos vosotros. Por eso me decidí por una novela. Porque a mí me ha llegado la Historia desde niño mucho más apasionante desde la ficción que desde el ensayo. Porque me siento contador de historias en conexión con la tradición de comediantes que ya pululaban por pueblos y villas con su carro y sus mulos, con el emocionante propósito de entretener, y de cambiar quizás alguna conciencia o pensamiento, desde la época de Felipe II, desde los Austrias, o incluso más allá en el tiempo.

Espero que vuestras mercedes disfruten de este viaje “secreto y nocturno” a una ciudad y un tiempo fascinantes. Pero no dejen de extremar cuidados porque les aviso que en cada callejuela pueden encontrarse con un nuevo peligro inesperado…

—————————————

Autor: Sergio Villanueva. Título: El secreto de los nocturnos. Editorial: Ediciones B. Venta: Todostuslibros y Amazon

4.9/5 (21 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios