Inicio > Actualidad > Libroesfera > Escritores norteamericanos contra Trump, en Ñ de Clarín

Escritores norteamericanos contra Trump, en Ñ de Clarín

Escritores norteamericanos contra Trump, en Ñ de Clarín

Auster, Rushdie y Morrison alertan contra la neopolítica que atraviesa el país. Ninguno de ellos figura en la biblioteca de los votantes del magnate. Son la resistencia literaria de Norteamérica que repudia a Donald Trump.

Entrevistado por la BBC cinco días antes de que Donald Trump ganara las elecciones presidenciales en Estados Unidos, el escritor estadounidense Paul Auster dijo que estaba viviendo “la campaña política más terrorífica” de su vida, y que todos sus conocidos estaban al borde del colapso nervioso. Consciente de que pertenece a la “elite despreciada” por buena parte de los votantes del republicano, a quienes describe como medularmente racistas, agregó: “Hoy estamos tan divididos como lo estábamos cuando estalló la Guerra Civil en 1861. Las dos partes de este país no pueden dialogar más. Yo ya no puedo escuchar lo que dice la derecha, me vuelvo loco”.

El autor de La trilogía de Nueva York no es el único escritor que acaba de atravesar la campaña electoral “más terrorífica” desde que tiene edad para votar. Stephen King, especializado en historias escalofriantes de alcance masivo, dejó claro en su cuenta de Twitter que sus lealtades no se inclinaban hacia el candidato republicano. “¡Voten!”, instó a sus más de dos millones y medio de seguidores el 8 de noviembre. En la madrugada del 9, cuando el triunfo de Trump parecía irreversible, el autor de El resplandor avisó que se alejaría de la red por un tiempo, no sin antes citar, a modo de lección, las inscripciones que suelen leerse en los bazares: “Si lo rompes, lo pagas”.

Salman Rushdie, el célebre escritor nacido en la India en 1947, se nacionalizó estadounidense tras casi dos décadas de vivir en Nueva York y ejerció, entusiasta, su flamante derecho al voto. En sus redes sociales hizo una continua y apasionada campaña en favor de Hillary Clinton, usó el hashtag #ImWithHer (“Estoy con ella”) y afirmó que Trump era un “depredador sexual” al que terminarían encarcelando “por abuso infantil”. Desde que su candidata perdiera las elecciones, el autor de Los versos satánicos está sumido en un ininterrumpido silencio digital.

Pincha aquí para seguir leyendo el artículo en Ñ de Clarín.