Inicio > Actualidad > Fernando Fernán-Gómez, el prolífico escritor devorado por el cómico

Fernando Fernán-Gómez, el prolífico escritor devorado por el cómico

Fernando Fernán-Gómez, el prolífico escritor devorado por el cómico

Hace cinco años Elena de Llanos, cineasta, escritora y nieta de Fernando Fernán-Gómez, comenzó un viaje a la memoria literaria de su abuelo. Se sumergió en su archivo privado, que conserva el legado extraordinario de este creador polifacético que comenzó a escribir siendo un adolescente y que murió lamentando tan solo no tener más tiempo para seguir aprendiendo y contando más historias. Y ese voluminoso archivo aún sigue revelando piezas de su ingenio en forma de cartas, de artículos de prensa, de ideas aprehendidas en notas improvisadas, de guiones dispuestos para trasladar sus narraciones a imágenes.

“Mi abuelo fue un universo con muchas constelaciones que pueden observarse por separado, pero que forman un todo fascinante”. Elena de Llanos inició así una tertulia sobre la obra literaria de Fernán-Gómez que, en el marco de la Feria del Libro de Fráncfort 2021 y con motivo del centenario de su nacimiento, se celebró en la Biblioteca Municipal Eugenio Trías de Madrid. Compartieron charla con ella el poeta y ensayista Manuel Ruiz Amezcua, gran amigo del autor, y el catedrático de Culturas Románicas de la Universidad de Ratisbona Ralf Junkerjürgen, admirador de sus escritos y experto en cine español. La mesa estuvo moderada por la periodista Elena Sánchez.

"Su escritura es casi siempre autobiográfica y, como tal, marcada por la infancia de un hijo de madre soltera, cómica para mayor escarnio"

“Todo se lo debo al bachillerato”. Es una frase de Fernán-Gómez que recordaron los contertulios y que pone en valor su crecimiento creativo como autodidacta inquieto, polifacético; un talento transversal que era incapaz de ver límites entre la interpretación, la cinematografía, el teatro, la novela y la poesía. “Fernando era el poder de la idea”, aseguraba Ruiz Amezcua intentando lo imposible: convertir lo múltiple en unidad. Y, sin embargo, al prisma aún se le observa desde una sola de sus caras, la del actor que alargó su enorme sombra sobre el intelectual literario.

Su escritura es casi siempre autobiográfica y, como tal, marcada por la infancia de un hijo de madre soltera, cómica para mayor escarnio. Un chico tímido que se creía poco atractivo y que compensaba ese supuesto estigma con una búsqueda de la belleza, sobre todo femenina, primero en las obras ajenas y, después, en las propias. Eran sus personajes, los que interpretaba y los que creaba, quienes le proporcionaban seguridad e identidad. A menudo a través del humor (El vendedor de naranjas, Historias de la picaresca…) y siempre con un poso ácrata que le convertía en un exiliado interno en el franquismo y le hacía mirar de frente al poder para subvertirlo con elegancia (El viaje a ninguna parte, La Puerta del Sol…).

Varias editoriales están revisitando muchas de las obras de Fernando Fernán-Gómez en las que la memoria es absolutamente contemporánea, fluida, ingeniosa y brillante. Tal vez un viaje a ninguna parte, pero que merece la pena recorrerse.

Vídeo: Fernando Fernán-Gómez, el prolífico escritor devorado por el cómico

4.8/5 (17 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios